El secreto de comer carne entre vegetales

Ensalada LasarteTiempo de preparación. 25 minutos

Ingredientes. 10 tomates cherry, 1 aguacate, 1 manzana, 2 huevos Gorrotxategui, 1 filete de presa ibérica de 200 g, 1 manojo de cebollino y otro de perifollo, 16 piparras (guindillas) y 1 lechuga de caserío. Para el aderezo. 300 g de nata, 50 g de queso azul, 30 g de mostaza de Dijon, 40 g de vinagre de sidra, sal y pimienta.

Elaboración. se lava, escurre bien y se corta a mano, a trozos irregulares, la lechuga, dándole un toque rústico.Los tomatitos se cortan por la mitad y el aguacate se pela y se corta en gajos finos.La manzana se corta en bastones finos y se mantiene en agua con un poco de limón para que no se ennegrezca. Se cuecen los huevos en abundante agua con sal durante 10 minutos y, una vez fríos, se pelan y se cortan en cuatro trozos. Se saca el filete de presa ibérica un rato antes de cocinarlo para que pierda el frío del frigorífico. Cuando esto sucede se marca la carne en una sartén antiadherente por las dos caras y se deja reposar unos 10 minutos. Transcurridos, se corta en tiras de 1 centímetro de ancho y se le echa sal gorda por encima. Mientras, se fríen las guindillas en aceite de oliva durante unos 15 segundos. Se reserva todo para el emplatado.

Para el aderezo. se diluye el queso azul en 100 g de nata caliente. Una vez mezclado, se agregan la mostaza, el vinagre, la sal, la pimienta y el resto de la nata.

Acabado y presentación. en la base del plato se dispone una capa del aderezo. Encima, se coloca la lechuga troceada y se la rodea con los tomates cherry partidos por la mitad. Sobre la lechuga se va alternando la manzana, el huevo y el aguacate y se vierte nuevamente salsa por encima.

PASO A PASO

1. Se trocea la lechuga una vez limpia y escurrida.

2. Se prepara el aderezo diluyendo el queso en parte de la nata y agregando el resto de ingredientes de la salsa.

3. Se cortan las diferentes frutas.

4. Se marca la carne en una sartén por las dos caras, se deja reposar y se corta en tiras.

Mis trucos

Para que las hojas de la lechuga resulten mucho más crujientes basta con sumergirlas en agua helada por espacio de unos 15 minutos. Así conseguimos una textura fantástica.