Este norteamericano de 44 años ha convertido su ‘hobby’,fotografiar a la gente estilosa que ve por la calle, en un negocio que ingresa más de un millón de dólares. Su blog ‘The Sartorialist’ es toda una referencia internacional para las gentes de la moda. Hablamos con él con motivo de una exposición de su trabajo, que llega a España de la mano de Loewe y PhotoEspaña.

Scott Schuman, más conocido como The Sartorialist así se llama su blog, es hoy una de las voces (y las miradas) más influyentes del mundo de la moda. Recorre el mundo retratando personajes que capturan su atención. Todopoderoso (su blog mueve miles de dólares al mes en publicidad) e influyente, ha expuesto en el VictoriaandAlbert Museum de Londres o el Tokyo Metropolitan Museum of Photography y su trabajo llega ahora a España de la mano de Loewe y PhotoEspaña (puede verse en la tienda Loewe de Madrid, calle Gran Vía 8, entre el 13 de junio y el 5 de agosto. En septiembre viaja a Barcelona). Polémico con otros blogueros y crítico con el mundo de la fotografía de la moda, lo suyo es el street style, la fotografía callejera de moda. Todo un referente.

XLSemanal. The Sartorialist nace en 2005 ¿Imaginaba que se convertiría en algo tan grande?

Scott Schuman. No. No me imaginaba que alcanzaría estas dimensiones. Además, no existía nada con qué compararlo.

XL.¿Se siente un pionero?

S.S. Sí, fui uno de los primeros en hacer que la moda tuviera protagonismo en Internet. Ya se venía hablando del street style, claro, pero supe darle un aire romántico a las fotos. En eso fui pionero. logré hacer fotos de street style de otra manera.

XL.¿Qué le llama la atención? ¿Cómo elige a sus retratados?

S.S. Cualquier cosa que me haga reaccionar. La luz, el momento y, por supuesto, el aspecto de la persona. Es muy importante la actitud, cómo están de pie. Lo que me choque puede ser algo grande o pequeño. Una gran personalidad o todo lo contrario. A menudo lo pequeño, lo tímido, lo silencioso te ofrece una foto tan atractiva como la personalidad dominante. XL. No ha dicho nada de la ropa

S.S. Es importante, pero es solo un elemento más, junto al corte de pelo, el maquillaje, la ubicación

XL. ¿Se considera fotógrafo de moda?

S.S. Me encanta ir a desfiles y las revistas de moda, pero mi objetivo no era, ni es, ser un fotógrafo de moda. Mi sueño no va por ahí. Los fotógrafos de moda buscan novedad, novedad, novedad. Pero en la vida real la gente mezcla piezas viejas con nuevas. Y es, precisamente, ese elemento de sorpresa lo que hace a la street fashion nteresante.

XL. Y más real también.

S.S. Claro, las chicas y los chicos son más guapos porque son reales.

XL. Creo que su proceso de trabajo no es tan espontáneo como parece. a lo mejor conoce a alguien interesante y se citan para otro día.

S.S. Si voy de compras, conozco a alguien en una tienda y me gusta el aspecto que tiene, a lo mejor le hago la foto ahí mismo o quizá lo cite para otro día. ¡Pero lo difícil de verdad es cuando conozco a alguien y al final no le hago una foto! 

XL. ¿Lo acompañan estilistas o maquilladores?

S.S. Tengo claro lo que me gusta y no he encontrado un estilista que me aporte, la verdad. Intento no tener que ver con ellos. Mucho del estilo en la foto es cómo llevas puesta la ropa, si te doblas una manga o no, si te abrochas la chaqueta o la dejas abierta No necesito a nadie para eso.

XL. ¿Qué tal se siente fotografiando en España?

S.S. Cuanto más vengo, más gente interesante conozco. Es todo un reto, porque siento que hay algo que está ahí y que se me escapa, o quizá sea que he llegado demasiado pronto. Madrid, por ejemplo, tiene todas las papeletas para convertirse en una ciudad aún más importante. La gente aquí tiene mucho estilo. Está justo detrás de ciudades como Londres o París. Necesita una o dos personas sorprendentes que hagan ver al mundo lo importante que puede ser Madrid.

XL. ¿Se siente en casa al exponer en un museo?

S.S. Sí, claro. Conozco a fondo la historia de la fotografía y de la street photography. Por ejemplo, a Brassai. No es exactamente street style, pero se le parecía. O a August Sander, en Alemania. Era street photography, no estaba hecha desde un punto de vista de la moda, pero conforme pasa el tiempo no podemos evitar verlas con un cierto romanticismo y un reflejo de la moda de la época.

XL. ¿Es su aspiración con sus fotos? ¿Reflejar el momento actual para tiempos futuros?

S.S. Tengo la fortuna de que mis fotos se ven en un entorno contemporáneo. A la gente le gustan y responden ante ellas. Pero, efectivamente, creo que mostrarán toda su fuerza dentro de 100 años. la gente ya no vestirá de la misma manera y eso incrementará su romanticismo. Será interesante ver cómo envejecen. 

XL. Usted se ha mostrado muy crítico con otros blogueros, como la joven Tavi Gevinson, muy influyente a sus 15 años.

S.S. Creo que muchos de estos blogs hechos por gente joven son muy susceptibles de ser comprados por las marcas. Si tienes 18 años, estás encantado de que te regalen una bolsa o unas zapatillas Pero en el momento en que lo haces están perdiendo toda credibilidad y quizá seas solo un fenómeno pasajero. Hay muchos blogs, pero pocos han dado el paso al siguiente nivel. No intentan comunicar algo. Lo hacen por otras razones y eso afecta a la calidad.

XL. Pero el suyo genera mucho dinero, es todo un negocio  

S.S. Hay anunciantes, sí. Pero no hay nadie que nos diga lo que tenemos que hacer. Lo dejo muy claro al hablar con las marcas. Hay otras cosas que podemos hacer. por ejemplo, fotos para su página. Pero mi sitio permanece limpio. A cambio utilizo cada vez más Twitter para hablar de un producto concreto que me gusta. unas gafas, unas zapatillas, unos vaqueros, lo que sea. Es otro medio completamente diferente.

XL. ¿No salva ningún otro blog?

S.S. Miro mucho los tumblr [plataforma para colgar fotos on-line], aunque no recuerdo ningún nombre porque tengo guardados en mis favoritos los que me interesan. Y hay gente que sí hace algo interesante, como Tommy Tom y su blog jakandjil.com.

XL. Y el de su novia, la también bloguera Garance Dore.

S.S. Tiene el blog más interesante del mundo. Ella es la comunicadora contemporánea por antonomasia, capaz de ilustrar, hacer fotos, escribir No es una artista, es una comunicadora. Escribe como habla, y esa es la clave de su éxito.

XL. No es muy optimista sobre el futuro de los medios impresos.

S.S. No es que no sea optimista. Creo que habrá menos revistas impresas. Pero lo impreso tendrá más aura, se verá como algo más importante. ¡si se han tomado su tiempo para llevarlo a la imprenta, será porque merece la pena! Es como con las fotos. Ahora muchos no las imprimen, pero cuando lo haces te encanta tocarlas. Al mismo tiempo, ahora la comunicación es mucho más barata. Todo lo que hace una revista, tener su influencia y comunicar con la gente, se puede hacer con poco dinero en la actualidad. Y sin tener que venderse. Quizá sea un sueño romántico, pero me gustaría que se transformara en algo real.

XL.¿Democratizar la comunicación?

S.S. El problema es que hoy cualquiera puede tener una opinión, pero eso no quiere decir que sea interesante. Por eso tienes a tanta gente hablando y hablando, pero pocos sobresalen. La generación más mayor tiene miedo Les asusta todavía salirse del medio tradicional para intentar usar este otro. Así que al final tienes a muchos chavales de 20 años y sin experiencia hablando de cosas de las que no tienen ni idea. Eso podría matar todo esto. Llevará un tiempo llegar a la siguiente generación de blogueros que tengan algo que decir.