Valenciano, del 50. Soy disléxico, sufrí con la lectura y me agarré al dibujo. He diseñado hoteles, un parque temático, logos Repaso mi carrera en el Museo ABC

Javier Mariscal. ¿La mascota de la crisis? ¡No, hombre, no! Las mascotas son para otro tipo de cosas. Mmmm ¿Y quién me la encargaría? 

XLSemanal. El Gobierno alemán.

J.M. ¿Y a quién se tendría que dirigir? 

XL. Al ciudadano de a pie europeo. J.M. 

¡Uf! Tendría que darle vueltas. Habría que ir definiendo. Pero no me veo haciendo la mascota de esta crisis. Derivaría el encargo a otro estudio.

 XL. Sabemos que Curro está en el Caribe. ¿Y Cobi?, ¿dónde está Cobi? 

J.M. Se fue a los cielos en un barquito. El otro día, me llamó San Pedro para contarme que queda muchas noches con Jimi Hendrix y Marilyn Monroe. Creo que Marilyn le hace algún trabajillo de vez en cuando. Porque Cobi también tiene colita [sonríe].

XL. ¿Hay mucho de mariscal, es decir, de general de campo, en Mariscal? 

J.M. Algo hay. Trabajas en equipo, tratas de sacar lo mejor de los otros, pero al fin y al cabo el mundo de la creación es muy hitleriano.

XL. No me lo imagino vociferando, pero puedo equivocarme. ¿Lo estoy? 

J.M. Hay veces que he tenido muy mal el hígado y la tensión muy alta, y se ve que he pegado más de un grito en mi vida. Pero de un tiempo a esta parte apenas lo hago.

XL. ¿Todo en la vida es rediseñable? 

J.M. Pues sí. Porque todo es mejorable.

XL. ¿Hasta Angela Merkel? 

J.M. Claro que sí, por supuesto. Una persona también puede ser rediseñada. Yo mismo. Ahora estoy yendo a un psiquiatra para rediseñarme. ¿Por qué no íbamos a poder cambiar el carácter de esa señora tan ¡alemana!? 

XL. ¿Cómo sería su nueva Europa? J.M.

Con un solo ejército, y pequeñito. Un solo sistema fiscal. Y una sola embajada. Ahorraríamos mucho así. Pero no me hagas caso. No leo prensa. Ni oigo la radio. No la entiendo. Y no veo la tele. Me niego a la actualidad. Estoy viviendo, adrede, en una burbuja.

XL. Es raro que, en esa feliz burbuja, se esté usted psicoanalizando.

J.M. [Con cara de circunstancias]. Es que en todas las casas cuecen habas.

XL. Hay gente a quien no le gusta nada su trabajo. Eso lo sabe, ¿no? 

J.M. Sí, y que mi obra les da repelús. Acabas aceptándolo al ir conociendo, poco a poco, el tipo de gente que es.

XL. ¿Y qué tipo de gente es? 

J.M. Empecé a tenerlo claro con Aznar. Que Aznar llegara a entender mi obra es mi sueño, pero te das cuenta de que es imposible.