Muy sencillo para hacer en casa con los niños

Ingredientes.

Para el bizcocho. 80 g de mantequilla, 115 g de azúcar, 50 g de huevo entero, 150 g de plátano (que esté maduro), 125 g de harina, 5 g de levadura en polvo, 1 g de sal fina y 10 g de ron.

Para el montaje. chocolate negro rallado, zumo de naranja, mermelada de naranja y gajos de naranja.

Elaboración. Del bizcocho, se precalienta el horno a 170 grados centígrados. Mientras, se mezclan la mantequilla en punto pomada (el estado intermedio entra la líquida y la sólida) y el azúcar con ayuda de una varilla. Aparte se tamizan la harina y la levadura en un bol. A continuación se machacan los plátanos maduros con un tenedor hasta que quede una pasta. Se agregan a la mezcla de mantequilla en pomada y azúcar el huevo, los plátanos previamente aplastados y la sal junto a la harina y la levadura en polvo ya tamizadas. Se añade el ron y se mezcla bien (este ingrediente puede suprimirse si lo van a comer niños).Se vierte la masa en un molde grande o en uno de silicona con compartimentos y se hornea durante 18 minutos.

Acabado y presentación. una vez horneados los bizcochos, cuando estén templados para evitar quemarnos, con la ayuda de un pincel se bañan con el zumo de naranja.Sobre cada bizcocho se ponen los gajos de naranja y la mermelada de naranja confitada. Finalmente, y antes de comerlos, se ralla por encima y por los costados un poco de chocolate negro. El contraste con la naranja es estupendo.

Para comprobar si el bizcocho está hecho, pinche el centro con un cuchillo o la clásica aguja. Un bizcocho bien hecho no dejará residuos, a menos que se quiera que el centro sea líquido o semilíquido.

PASO A PASO

1. Se mezclan la mantequilla en pomada, el azúcar y el huevo.

2. Se machacan los plátanos maduros con ayuda de un tenedor.

3. se agregan a la mezcla anterior junto a la harina y la levadura tamizadas. Se añade el ron.

4. Se distribuye en moldes y se hornea.

EL VINO, POR JUAN LUIS RECIO. Muga Rosado 2011 

A través de un coupage donde predomina la garnacha, en una añada que por su climatología ha permitido lograr la máxima expresión de este varietal (que se completa con un 30 por ciento de viura y un 10 por ciento de tempranillo), se ha obtenido un rosado que despliega en nariz aromas de fruta ácida, melocotón, piña y fruta de la pasión, todo sobre un fondo floral procedente de la viura. En boca resulta fresco y goloso, con una evolución en el paladar que depara sorpresas, como las notas de manzana ácida o un retronasal con predominancia de flor blanca y fruta en sazón. Precio aproximado. 6 euros.