Nací en Madrid hace 56 años. Soy una de las pocas actrices españolas que tiene cuatro Goyas.

XLSemanal. ¿Qué hemos hecho los españoles para merecer esto? 

Verónica Forqué. Mucho. Tenemos los políticos que nos merecemos. Debemos mirar más en nosotros mismos. Y, a partir de ahí, volver a creer en el individuo.

XL. ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? 

V.F. Eso sois más los hombres que las mujeres. A nosotras, el sexo sin amor no nos resulta muy estimulante. Enseguida queremos hacer el nido.

XL. ¿Mejoraría esta pertinaz crisis si le diésemos más al asunto? 

V.F. Sin duda. Darle al asunto significa que tienes ganas de vivir. Además, el sexo es de lo poco que nos permiten hacer gratis, de momento [sonríe].

XL. ¡No me diga que las recesiones aumentan su libido! 

V.F. No, no, no [ríe]. Tengo una libido bastante normal. Nada masoquista.

XL. ¿Cuál es la prima de riesgo de la gran familia del cine español? 

V.F. ¡Uuuuh! La gran familia del cine español las está pasando canutas. Es una industria que no funciona.

XL. ¿Hay peliculeros de derechas? 

V.F. ¡Alguno habrá! [ríe]. El artista es más de izquierdas porque le importa menos el dinero que al banquero.

XL. ¿Cuál es su truco? 

V.F. ¿Mi truco? ¿Para? 

XL. Para estar igual que en su papel de chacha de La guerra de papá.

V.F. [Ríe] ¡Qué mono eres! Fíjate, cuando hice aquello tenía 23 años. Mi truco es procurar ser buena persona.

XL. Ya. Algún retoquito habrá habido.

V.F. ¡Noooo! Me da terror. Hace años tuve una crisis y quise quitarme las bolsas de los ojos. Pero no me animé.

XL. Vuelve Almodóvar a rodar una comedia y no la ha llamado.

V.F. ¿Y por qué? ¡Pobre hombre! ¿Es que me tiene que llamar a mí siempre? 

XL. Él se lo pierde, ¿no? 

V.F. Bueno, gracias. Otra vez será.

XL. Mida sus palabras. Ya vio la que se montó con la pobre Carmen Maura.

V.F. Ya, ya. Pero lo arreglarán. A todas nos encantaría volver a trabajar con él.

XL. Dicen por ahí que usted, al igual que Resines o Ladoire, no actúa.

V.F. Los que han dicho eso no saben de esto. Actuar bien es que parezca que no estás haciendo nada.

XL. Y dicen por ahí que su trabajo en El resplandor es el peor doblaje de la historia del cine.

V.F. Comprendo que alguien diga algo así porque no soy dobladora. Además, mi voz es muy peculiar [sonríe].