Delineados vertiginosos, ahumados en violeta, labios subidos de tono La cubana Ana de Armas nos dedica su mirada más sensual y enigmática mientras se envuelve del espíritu ‘glam-rock’ de la nueva colección de maquillaje de Estée Lauder.

Ayer me dijeron un piropo desde un coche y me quedé tan contenta. Echaba tanto de menos eso de Cuba Aquí no es normal que te digan cosas bonitas por la calle , comenta Ana de Armas, mientras husmea entre los productos de maquillaje de la colección de otoño que Estée Lauder ha preparado para la sesión.  

XLSemanal. ¿Qué le parecen los tonos brillantes que llegan este otoño?

Ana de Armas. Me encantan. Me vuelve loca maquillarme, aunque luego siempre termino con lo básico. pintalabios, eye-liner

XL. ¿Y a usted qué colores son los que mejor le sientan? 

A.A. Para el colorete, el rosa, y en los labios me encanta el rojo. Antes solo lo usaba por la noche, pero ahora me lo planto a todas horas.

XL. ¿Algún truco para deslumbrar?

A.A. Utilizo iluminadores, sobre todo me gusta hacerme una línea en la nariz. Queda precioso.

XL. ¿Y qué es lo que más la hace brillar fuera de cámara?

A.A. Me gusta ir al cine y comprarme DVD. El año pasado vi un montón de pelis de miedo para prepararme para el rodaje de El callejón, que se estrenó en Sitges. Fue una de las experiencias más divertidas de mi vida.

XL. ¿Se lo pasa uno bien rodando una película de terror?

A.A. Es que detrás de las cámaras pasaba justo lo contrario de lo que se ve en pantalla y el director, Antonio Trashorras, me mimó muchísimo.

XL. ¿Es usted de las que miran bajo la cama por si hay un asesino en serie?

A.A. Asesinos, no, pero durante mucho tiempo me aterrorizaba que se me apareciera alguien en la oscuridad.

XL. ¿Algún otro terror infantil que se trajera de Cuba?

A.A. El miedo a las cucarachas, pero poco más. Cuando era pequeña, solo me daba pánico que me castigaran y no me dejaran salir al parque, porque si de algo me alegro de mi infancia en Cuba es de aquella libertad.

XL. Ha vuelto a su tierra recientemente. ¿Cómo la ha visto?

A.A. Estuve hace unos meses y vi a la gente muy cansada. Entre las personas más mayores, como mis padres, se respira resignación. Han trabajado toda su vida y ahora no tienen nada. Y entre los más jóvenes, que ya se van enterando de cosas porque ilegalmente investigan por Internet, hay rabia e impotencia.

XL. ¿Sigue usted a Yoani Sánchez, la bloguera de Generación Y?

A.A. Sí, y me encanta. A través de ella sé que se siguen llevando presa a la gente, de Fidel no se sabe nada, Raúl lleva meses desaparecido

XL. ¿Se nota en el ambiente que pueda haber algún cambio?

A.A. En absoluto. Solo hacen cosas raras como dejar que la gente abra su propio negocio, pero luego no te dan los medios para sacarlo adelante. Todo es un problema, desde que llegas al aeropuerto.

XL. Pero seguro que cuando vuelve a España echa muchas cosas de menos

A.A. Claro, sobre todo bailar, escuchar la música de los vecinos, los piropos A veces me dan ataques de cubanismo total y estoy una semana escuchando salsa o comiendo frijoles y ropa vieja.

XL. Aunque aquí, reconozcámoslo, tampoco le ha ido mal

A.A. Al revés, me ha ido genial. Llegué con 18 años y, al mes de aterrizar, ya estaba rodando El internado.

XL. ¿Qué pasó para que dejara la serie?

A.A. Pensé que el personaje no iba a ningún lado. Ni siquiera lo dejé por otro proyecto. Decidí irme a Nueva York cuatro meses a estudiar Interpretación. Y, cuando volví a España, salió Hispania. 

XL. Y de ahí a rodar este año con Gael García Bernal y Robert De Niro.

A.A. Sí, en Hand of Stone, estoy encantada. Trata sobre la apasionada historia de amor del boxeador Roberto Durán y su mujer, Felicidad Carrera.

XL. ¿Qué es lo más insensato que ha hecho usted por amor?

A.A. Escaparme de casa con una cuerda hecha con sábanas [se ríe]. Fue en Cuba, en casa de mi amiga. Su padre no nos dejaba salir y saltamos por la ventana.

XL. ¿Enfrentarse a los paparazis cuando está con su marido, Marc Clotet, es también una prueba de amor?

A.A. Uy, que va. Hay gente a la que le hacen la vida insoportable, pero no es nuestro caso. No nos podemos quejar.

 XL. Antes de verano se les daba a ustedes por separados

A.A. Ya, pero no puedes entrar al trapo. Con las parejas famosas siempre se sigue el mismo guion. embarazo, crisis, reconciliación Ya sabes lo que te toca.

XL. Es verdad, a usted también le atribuyeron embarazo el año pasado.

A.A. Sí, publicaron algo así como. Sospechoso bultito en la tripa de Ana . ¡No había nada sospechoso, era mi barriga, hijos de ! [se ríe].

Los cuatro “looks” de Ana

‘Glam-chic’

La mirada se enfatiza con sombra verde oliva metalizada, eye-liner y abundante máscara de pestañas.

Sombra de ojos Pure Color Cyber Green (27 euros) y brillo de labios Pure Color en tono Passionberry (25 euros), de Estée Lauder.

Sofisticado

El trazo limpio del eye-liner pmpleta con laca de uñas azul punk. Laca de uñas Pure Color Blue Bloos (23,50 euros) y delineador de ojos Pure Color Quick-Thick Eye-Liner Punker Black (28,50 euros), de Estée Lauder .

Sensual 

Un toque de misterio que se consigue mezclando sombras en fucsia y violetas profundos. Paleta de sombras Pure Color Violet Underground (51,50 euros) y máscara de pestañas Sumptuous Extreme (29 euros), de Estée Lauder.

Fresco

La base de maquillaje Double Wear ofrece un acabado semimate para lograr una piel jugosa y flexible. Base de maquillaje Double Wear SPF 10 en tono Pebble (40,50 euros) y sombra de ojos Cyber Pink (27 euros), de Estée Lauder.