Actriz, cantante, madre, esposa y apasionada de la moda, a sus cuarenta años Gwyneth Paltrow se dispone a rodar, con Carlos Saura y Antonio Banderas, su primera película en español. Paltrow imagen del nuevo perfume de Hugo Boss habló con ‘XLSemanal’ sobre Picasso, cosmética, sus hijos y mujeres desequilibradas. No es su caso. Por Fernando Goitia

Es ahijada de Steven Spielberg, hija adoptiva de Talavera de la Reina y madre de dos criaturas cuyos nombres remiten a pasajes bíblicos. Moses y Apple (Moisés y Manzana). También es ganadora de un Óscar, judía, nacida en una familia entregada al cine y la televisión, esposa de una estrella del rock Chris Martin, líder de Coldplay y, a partir de esta semana, imagen de Boss Nuit pour Femme, la nueva fragancia femenina de Hugo Boss.

XLSemanal. ¿Le da usted muchas vueltas a la imagen que proyecta? 

Gwyneth Paltrow. Yo hago lo que quiero hacer. Me conozco muy bien a mí misma y actúo dentro de mis propios límites. No hago cosas pensando en qué van a pensar los demás. No soy tan inteligente como para hacer eso y que me salga bien.

XL. Corre una leyenda que dice que Hollywood no sabe muy bien qué hacer con usted, que los productores no tienen muy claro qué tipo de papeles ofrecerle. ¿Lo ve usted así?

G.P. Pues no, la verdad, me considero muy afortunada. Nunca he tenido, ni tengo, problemas para encontrar proyectos interesantes. Por supuesto, ya no es como antes de ser madre, cuando podía viajar y elegir con más facilidad, pero me siento de maravilla. Sigo trabajando cuando me apetece y, además, ahora tengo a mi marido y a mis dos hijos; lo que yo llamo auténtica calidad de vida.

XL. Pero, al vivir en Londres, ¿no se queda un poco al margen de la industria?

G.P. No, no es así. Recibo muchas propuestas, no crea. Antes, cuando mis niños eran más pequeños, dejé de trabajar y me tiré tres años alejada de todo porque prefería estar en casa. Entonces hice Iron Man [2008] y me lo tomé como una señal. Bueno, no está tan mal trabajar de vez en cuando .

XL. No es por hacerle la pelota, pero habla muy bien español. De todas maneras creo que, hasta esta propuesta que le ha hecho Carlos Saura, nunca había trabajado en España.

G.P. Así es, sí, sí, pero ahora voy a hacer esta película sobre Picasso, 33 días, que cuenta el proceso creativo que rodeó al Guernica. Vamos a rodar en la propia Guernica con Carlos Saura y Antonio Banderas. Será mi primer trabajo en español, aunque haré de Dora Maar, que era francesa, así que hablaré español con acento extranjero.

XL. ¿Y nunca le habían ofrecido un papel en español?

G.P. No, jamás. Estoy muy emocionada.

XL. Hacer de Dora Maar sigue, de algún modo, la senda de Sylvia Plath, otra mujer célebre y atormentada a la que interpretó en el cine, ¿no?

G.P. Sí, Dora Maar no era una persona, lo que se dice, muy equilibrada. También estuve a punto de hacer de Marlene Dietrich, pero se complicó. No sé si volverá a surgir.

XL. ¿Qué le atrae de este tipo de mujeres?

G.P. Me gustan las mujeres que tienen otra vuelta, complejas. Siempre son las más interesantes y, no es por nada, pero creo modestamente que se me dan bastante bien [se ríe]. He interpretado a unas cuantas mujeres así, aunque no sean personajes históricos. Son ese tipo de papeles que siempre te enseñan cosas. Además, desde que soy madre trabajo poco, así que si voy a trabajar qué menos que enfrentarme a un gran desafío.

XL. Interpretó a Sylvia Plath antes de ser madre. ¿Habría podido hacerlo después?

G.P. Lo dices porque se suicidó dejando a los hijos dormidos en otra habitación, ¿no? No había pensado en ello, pero sí, ya me parecía terrible el papel sin ser madre, así que me habría resultado más duro todavía. Es la interpretación más dura y difícil que he hecho en mi vida, pero al mismo tiempo fue quizá la más satisfactoria. Me encantó meterme en su piel.

XL. En los últimos cinco años se ha limitado, casi, a hacer de Pepper Potts, la ayudante enamorada de Iron Man, en cuatro películas. No es ese, precisamente, el tipo de papeles del que habla

G.P. No, no lo es, pero con mis hijos no puedo comprometerme a un rodaje durante muchas semanas. Mis niños tienen sus vidas, el colegio, los amigos; mi marido que se va de gira Por ejemplo, este año estuve rodando Iron Man 3, me iba a trabajar una semana, volvía Me organicé bien, pero es como un puzle cuyas piezas hay que encajar. De momento funciona [se ríe]. En todo caso hacer Iron Man y Los Vengadores ha sido muy divertido y me ayuda en mi carrera. No está nada mal trabajar en estas películas que recaudan millones y millones. Siempre es bueno, te permite luego trabajar en proyectos como este de Picasso con Saura, algo que haces más para ti, para desarrollar un personaje más intenso y sin preocuparte mucho por otras cuestiones.

XL. ¿Cómo se toman sus hijos lo de tener una madre famosa?

G.P. No les gusta nada que me vaya mucho tiempo de casa [se ríe]. Piensa, además, que desde que nacieron siempre hemos estado juntos, así que el cambio es un poco dramático para ellos.

XL. ¿Cuál ha sido el mayor descubrimiento que le ha aportado la maternidad?

G.P. Bueno, es increíble, el amor más intenso que puedas conocer. Yo siempre pensaba que Es como un regalo de Dios que no puedes imaginar. No eres capaz de concebir lo que significa sin experimentarlo en persona. No sabes lo que es hasta que lo tienes. No sabes lo que te estás perdiendo hasta que nace tu primer hijo. No se lo puedes explicar a los demás.

XL. Además de trabajar y atender a sus hijos, ¿qué otras aficiones tiene?

G.P. Me encanta cocinar, hacer ejercicio y bailar. Adoro la decoración y dedicarle tiempo a la casa. No me queda tiempo para mucho más, la verdad.

XL. Creo qApple, es una apasionada de la moda. ¿Qué opina ella sobre esto de que su madre ponga su imagen a una marca, a una fragancia en este caso?

G.P. Es que ella todavía no la ha podido oler. El lunes es su cumpleaños, así que le haré un regalo de Hugo Boss. Le encanta el maquillaje, coge mis vestidos, se calza mis tacones [se ríe].

XL. Supongo que tener una madre con un fondo de armario como el suyo, con su propia web de estilo de vida [www.goop.com] y que aparece en las portadas de las revistas constantemente, algo debe de marcar, ¿no? 

G.P. Pues eso debe de ser; sí, sí. Es increíble cómo es ella.

XL. ¿A sus amigos les da consejos sobre moda?

G.P. Sí. Por eso se me ocurrió abrir la web, porque mis amigos siempre me estaban llamando para que los aconsejara. En plan. Gwyneth, estoy en París, ¿dónde puedo conseguir tal artículo? . Así que empecé a poner todo en un sitio privado, solo para gente cercana, pero a medida que crecía me dije que podría hacerlo abierto y acerté porque ahora es un negocio. Le dedico mucho tiempo.

XL. Perfumes, maquillaje, moda ¿Qué le atrae tanto de este mundo?

G.P. Creo que ayuda a las mujeres a encontrar distintas formas de expresarse, a decidir cómo queremos mostrarnos ante el mundo y qué es lo que queremos enseñar de nosotras mismas. Aporta diversas posibilidades para expresarte.

XL. ¿Cómo se definiría a sí misma?

G.P. Centrada, equilibrada, dura trabajadora y muy femenina. Me gusta la idea de poseer distintas cualidades. No tienes por qué encerrarte en tu profesión. Una puede disfrutar jugando en casa con sus hijos por el suelo, ser una gran amante de su marido, cocinar para su familia, cuidar del jardín y hacer su trabajo como nadie. Es posible combinar todo esto, la mujer moderna posee muchas facetas que puede desarrollar.

XL. ¿Por qué decidió asociar su imagen a Boss Nuit pour Femme?

G.P. Porque encaja muy bien conmigo, este tipo de mujer moderna de la que le hablo. Además, me encanta la fragancia, es fresca, huele a felicidad, a energía ascendente, te despierta, como si anticipara la llegada de la noche. Es muy femenina y fuerte. En tres palabras es floral, elegante y tiene cuerpo.

XL. ¿Qué importancia tiene un perfume en el estilo de una mujer?

G.P. El perfume es el punto final que culmina un buen estilismo.

XL. ¿Cuáles son sus fundamentos a la hora de cuidarse?

G.P. Básicamente dormir bien, amar, hacer ejercicio y beber agua suficiente.

XL. ¿A qué prendas guarda usted fidelidad absoluta? Algo que nunca le falla

G.P. Bueno, sobre todo, a un vestidito negro, que también puede ser un mono negro, algo sencillo y de una sola pieza. Para mí, la sencillez es fundamental, como si tuviera siempre a mano un uniforme. Me gusta usar vaqueros y americana durante el día y un vestido de noche de una pieza. Mi rutina de belleza es embarazosamente sencilla, ya que no uso maquillaje, aunque me aplico cremas hidratantes y una máscara. Eso es todo.

XL. ¿Cuántos vestidos negros guarda en su armario?

G.P. Unos cuantos, la verdad. No sé. Son un comodín. Cuando no tengo muy claro qué ponerme, siempre hay un vestidito negro que te salva la noche. También tengo un mono de Stella McCartney parecido a un vestidito negro, pero con pantalón. Es de mis favoritos.

XL. ¿Recuerda su primer vestido?

G.P. Sí, tenía 16 años. Hay una tienda en Nueva York que se llama Betsey Johnson que es muy años ochenta. Con motivo de mi sweet sixteen la fiesta en que te haces adulto, un día muy celebrado en Estados Unidos, mi padre me regaló este vestido muy pequeño, supercorto [se ríe]. Fue la primera vez que me ponía un vestido así como de noche, elegante.

XL. No es una fiesta religiosa, ¿verdad?

G.P. No, no, lo hace todo el mundo. Yo soy judía, pero nunca he sido muy

El perfume que da confianza

Inspirada en el vestidito negro (little black dress), Boss Nuit pour Femme es perfecta para poner un toque sensual a la noche con una mezcla de jazmín, flores blancas y melocotón. 68 euros (50 ml).