Torero. Cosecha del 68. En el libro De frente y por derecho, mi madre y yo contamos por primera vez la verdad sobre nuestras vidas. Necesitaba contar mi historia.

XLSemanal. Tiene 44 años. ¿Qué le ha hecho dar ahora este paso?

Manuel Díaz. Lo he hecho por mis hijos, para que lo entiendan todo, porque me hubiera sido difícil hablarlo con ellos. También le he querido contar a Manuel Benítez lo que he vivido, para que lo sepa, por si algún día tiene tiempo y quiere leerlo.

XL. ¿Cree que lo hará?

M.D. Yo creo que, además de leer, él ve, siente y escucha; aunque a lo mejor no lo transmite.

XL. A mí me parece que hay más cera que la que arde en esta biografía.

M.D. Siempre hay que guardar algo en el tintero para la segunda parte [ríe]. Pero la primera ya va bien despachá

XL. Si ya se hubiera abrazado con él a escondidas, ¿me lo diría?

M.D. Seguramente, no. Pero te voy a sacar de dudas. ese momento no ha llegado. Para afrontar la realidad, algunos necesitan mucho más valor que para ponerse delante de un toro. Creo que él tiene miedo a explicar la verdad.

XL. Él le regaló una muleta. ¿Es lo único que tiene del Cordobés?

M.D. Una muleta y un apodo, nada más. El apodo es lo más grande que tengo y la muleta me la envió dedicada para decirme que tuviera suerte y triunfara.

XL. Dice que nunca lo llevará ante un juez, pero lo ha sentado en un tribunal popular y sin posibilidad de defensa.

M.D. Yo no quiero juzgar a nadie y en cualquier caso que se defienda escribiendo él otro libro. Sería genial, en vez de en los juzgados, nos hablaríamos a través de los libros [se ríe]. Yo ya he contado la verdad de mi madre, que es la que creo.

XL. Pero a lo mejor hay otra verdad, otra forma de ver las cosas

M.D. En todas las historias hay dos lados. Yo sé la parte de mi madre y me queda saber la de él. ¡Que la cuente! 

XL. He leído que están preparando el encuentro en un plató de televisión por una millonada.

M.D. Yo habría dado más dinero del que tengo por estar diez minutos con él y preguntarle un par de cosas. Pero nunca lo haría ni por dinero ni en una televisión. Eso que cuentas no existe.

XL. ¿Por qué cree que él no quiere admitir que es su padre?

M.D. Porque quizá ya no puede hacerlo.

XL. ¿ ?

M.D. Porque a lo mejor ya no quiero yo.

XL. ¿Qué?

M.D. Ahora yo no sería el hijo del Cordobés, ahora él sería el padre de Manuel Díaz.

Redoble de jamón .