Nací en Barcelona hace 67 años. Soy poeta y académico de la RAE. Escribo tanto en castellano como en catalán. Mi último poemario, Alma Venus, está dedicado a mi musa y pareja, Cuca de Cominges.

XLSemanal. ¿Fue un niño repipi?

Pere Gimferrer. ¿En qué sentido?

XL. En el sentido de pedante, redicho.

P.G. No, al contrario. Como estudiante, nunca tuve nada de constancia.

XL. Y ahora, ¿es un académico repipi?

P.G. Espero que no [ríe]. En la RAE se ha tratado siempre de evitar la entrada de falsos prestigios. Aunque siempre se ha colado alguien. Eso es inevitable.

XL. Cuente, cuente

P.G. [Sonríe]. No puedo darte nombres, pero seguro que sabes a quién me refiero. Yo recuerdo, en la Academia en la que entré, hace muchos años, figuras muy importantes. Quizá ninguno de los de hoy podemos medirnos con gente de la talla de Dámaso Alonso.

XL. ¿Es usted un hombre de su tiempo?

P.G.¿Y qué otra cosa puedo ser? [sonríe]. ¿Qué quieres que te diga? ¿Que vivo en la época de Mozart? Eso sí, nunca me ha interesado Internet.

XL. ¿ ? ¿Y eso?

P.G. Pues porque, con la memoria que tengo, recuerdo las cosas antes de lo que tardaría en encontrarlas. Llevo un Google incorporado en la cabeza.

XL. ¿Cuántas veces ha visto Splash!?

P.G. ¿Eh? ¿Qué es eso?

XL. Un programa de televisión.

P.G. No veo la tele. En ese caso, para nada, no soy un hombre de mi tiempo. Y eso que yo tuve una época en la que veía mucha televisión, me interesaban los informativos y los culebrones.

XL. Confiese. ¿Siempre gana el Planeta la mejor obra presentada?

P.G. Así es. Los miembros del jurado siempre votamos la mejor obra para que sea finalmente publicada.

XL. ¿No le dio hace años un soponcio durante una entrega del premio?

P.G. Sí, pero me hicieron todo tipo de pruebas y estoy totalmente recuperado.

XL. ¿Tan mala era la novela?

P.G. [Ríe]. No, hombre, la novela no era mala. Es que me tomé unas crepes que eran como para matar a un caballo. Me dijo una chica de la organización que no las tocase y yo, por desgracia, me las comí. Cometí ese error [sonríe].

XL. ¿Hay poesía después de YouTube?

P.G.La poesía no puede desaparecer. Volveremos a vivir un momento, tras esta avalancha digital, en que las cosas tengan que volver a escribirse otra vez.

XL. ¿Prohibir las corridas de toros es ?

P.G. Una estupidez que tiene sus días contados. Los toros tienen un alto valor antropológico, humano e incluso poético. Se han escrito pocas cosas tan buenas como algunos poemas taurinos. Y no podemos ir contra eso.

Su desayuno de domingo. El domingo tomo el único yantar que no engorda. jamón ibérico, una o dos manzanas y leche descremada. Algo extraño, pero bueno para el colesterol .