Soy escritor y publico con mi hija ‘Cocina sin tontería’s (Ed. Planeta), donde reivindicamos la cocina de toda la vida.

XLSemanal. Padre e hija. ¿Quién cocina para quién?

Diana Eslava. Cocinamos juntos los fines de semana, cada vez en una casa; y preparamos el tipo de cocina heredado de mi abuela.

XL. En sus recetas no hablan de comensales ni de tiempos

Juan Eslava. Aquí solo hay una clave. que sea fácil y barato; tonterías, las precisas. Cuando ponen en una receta que es para cuatro personas, ¿cómo saben si tengo en casa una manada de lobos hambrientos? A lo mejor es solo para dos

XL. La tortilla sin huevo ni patata parece una broma.

D.E. No lo es. Es una receta de la posguerra y tiene excelentes propiedades. es buena contra el cáncer.

XL. Para hacer sus recetas, hay que estar en paro o jubilado. para unos callos tardan dos días

J.E. Estuvimos cocinándolos todo el fin de semana, sí. Recomendamos cocinar para un regimiento, porque es práctico y sale barato. Luego se congela la comida en bolsas de plástico, que ocupan menos que los tupper, y se toma una vez por semana.

XL. Tienen declarada la guerra a la nouvelle cuisine

D.E. Es una estafa. No pueden cobrar lo que cobran. ¡Ni la manipulación ni la materia prima lo valen!J.E. Si no hay nada más rico que una tortilla de patata bien hecha, ¿por qué me la tengo que tomar descompuesta en una copa? Estas cosas me indignan.

XL. Cuenta que un día se encontró a Gonzalo de Borbón en un restaurante

J.E. Sí [sonríe]. Me invitó a sentarme a su mesa y acabé pagando yo porque él no tenía suelto. Vi claramente que lo que tenía era más cara que espalda.

XL. Sentencian. Cuando un pobre toma jamón, o está malo el jamón o está malo el pobre .

J.E. Eso es puro años cuarenta, una frase que condensa todo un tratado de sociología [se ríe]. Se lo recetaban a los enfermos, y los que no podían pagarlo se hacían un caldo con el hueso.

XL. Dicen que aquellos eran días difíciles, días de plato único .

J.E. Y ya estamos volviendo a ello. Yo recomiendo el cocido.

XL. Aseguran que la mujer casada es una víctima.

J.E. La mujer ha ocupado espacios en la sociedad, pero sin desocupar la casa. ¡No se casen con un hombre que no cocine! La cocina es cosa de dos.

Su desayuno. Zumo de naranja recién exprimido y una tostada de pan de centeno o avena que hacemos en casa con una panificadora y a la que ponemos aceite, y Juan, además, ajo .