Tan claro y luminoso que parece casi blanco, el rubio más extremo sorprende y seduce a partes iguales. Apuntarse a este cambio radical exige grandes dosis de paciencia y cuidados exquisitos. ¡Apto solo para las más valientes!

Llegó, sacudió su melena y conquistó. Emilia Clarke, o más bien Daenerys Targaryen, ha roto el estereotipo de la rubia guapa y con poca sesera y ha demostrado que un pelo claro puede ser el complemento perfecto para una cabeza muy bien amueblada. Tanto que su magnífica cabellera se ha convertido en objeto de deseo de todo tipo de mujeres, tal y como se ha puesto de manifiesto en las pasarelas de esta temporada y como se ve, cada vez más, por las calles de todo el mundo.

Poco a poco. Conseguir un tono tan potente tiene sus exigencias. Queda mejor en cutis muy claros y en facciones finas, más que en los rostros con mandíbulas muy marcadas o algo masculinas , describe la peluquera Lorena Morlote (91 401 19 49), una de las pioneras en conseguir este tipo de acabados en nuestro país. El tono natural del cabello es determinante para garantizar un buen resultado. Por eso, Lorena aconseja hacerlo sobre un cabello castaño, y no hacer esos cambios tan radicales de morenas chocolate a platino porque el cabello sufre . Aun así, es posible conseguirlo incluso en los más oscuros, pero procurando siempre hacerlo en varias sesiones, mediante una decoloración lenta y muy poco agresiva .

Siempre, Impecable. Los resultados de estos cambios tan radicales se mantienen hasta que el cabello crece y las raíces empiezan a hacer su aparición, exigiendo una frecuente puesta a punto. Para evitar que el color se estropee y, lo que es más importante, que sufra la fibra capilar, es fundamental aportar una buena hidratación, ya que la decoloración puede dañar ligeramente el pelo , aconseja nuestra experta. Además de utilizar a diario un champú y un acondicionador para cabello teñido, no puede faltar una mascarilla específica un par de veces al mes. Lo más recomendable es aplicarla con el cabello húmedo, recogiéndolo en un trenza, y dejarla actuar media hora. Estos cuidados meticulosos son aún más imprescindibles de cara al verano para frenar las agresiones del cloro, el sol y el mar. Hay protectores específicos que forman una película sobre el pelo y lo encapsulan para que no penetre ningún agente externo que lo pueda dañar , explica Lorena. Y, por supuesto, sin olvidar el protector solar capilar en la playa o la piscina.

Colores añadidos. Una vez conseguido este pelo celestial, surge la gran duda. ¿qué hacer con las cejas o ese vello algo oscuro de los brazos? Lo más recomendable es una decoloración que aproxime ambos tonos lo más posible. Otro aspecto que tener en cuenta es el de acertar con el maquillaje que mejor le va. La opción infalible es un look de ‘niña buena’, basado en una paleta cromática de tonos nude y protagonizado por un rostro uniforme con leves toques de iluminador en la frente, la barbilla y los pómulos. Para sofisticarlo, basta con centrar la atención en los labios, añadiendo brillantes toques frambuesa, magenta o granates. Si apetece un estilo más potente, hay que destacar la mirada. La clave. un perfilado generoso, sustituyendo el clásico eyeliner negro por versiones más alegres y llenas de color en verde, violeta o celeste.

Los imprescindibles para lograr el ‘look’

Brightening Finishing Powder, de Bobbi Brown. Iluminador con seis tonos complementarios. 46 euros.

Lisse Minute Baume Cristal, de Clarins. Color e hidratación a la vez. 22,75 euros.

CC Cream SPF 30, de Clinique. Protege de las agresiones medioambientales. 30,25 euros.

3Way, de Too Faced. Perfiladores. 21,50 euros.

 Sublime Mousse, de L’Oréal Paris. Tinte en espuma, rápido y fácil de aplicar. 9,83 euros.