Tenía 15 años cuando un fotógrafo la descubrió. Hoy es una de las actrices más cotizadas del mundo; presta su imagen a grandes marcas, como Dolce and Gabbana; es madre de tres hijos y un símbolo en Francia.

Laetitia casta insiste en subrayar que es algo más que una cara bonita. Si así fuera, el mundo se habría cansado de mí en un mes , arguye. Han pasado dos décadas desde su primer trabajo y el mundo parece lejos todavía de esa posibilidad. A sus 35 años, esta actriz y modelo francesa de pronunciadas curvas continúa poniendo su rostro y su cuerpo al servicio de las marcas más poderosas. La última, Dolce and Gabbana, a cuyo perfume Intense acaba de dar imagen.

XLSemanal. La descubrió un fotógrafo mientras estaba de vacaciones con su familia en Córcega cuando tenía 15 años. ¿Qué cree que vio en usted?

Laetitia Casta. Mi personalidad, el conjunto; no solo la belleza. Cuando eres tan joven y alguien te dice. Creemos que puedes ser buena en esto, ¿quieres intentarlo? , no sabes si serás o no capaz. Te tiras a la piscina y, si sale bien, ese es tu destino.

XL. Parece como si no le hubiera costado ningún esfuerzo ser modelo

L.C. No quiero decir que fuera fácil, sino que vi que la vida me llamaba por ese camino. De todos modos estoy segura de que a cualquier chica que desee de verdad ser modelo le resultará más difícil de lo que fue para mí.

XL. ¿Fue abrupto, entonces, su aterrizaje en el mundo de la moda?

L.C. Lo primero que me dije fue. Muy bien, estoy conociendo a gente algo loca e interesante, pero no puedo dejar de ser yo misma . Así que, cuando empezaron a intentar cambiarme, convertirme en una modelo según sus parámetros, no pudieron. Pensé. Se acabó, no quiero ser modelo . Fue extraño, era como si tuviera que esforzarme en ser yo misma.

XL. A ver si me aclaro, ¿entonces no es usted una modelo?

L.C. Sí, pero a mi modo. No fue fácil con cierta gente, pero esa fue mi decisión y siempre fui consciente de que había elegido el camino más duro. Cuando tienes una fuerte personalidad y carácter, los demás no pueden quebrarte ni cambiarte. En esta profesión das mucho de ti misma, no paras de moverte, te haces pasar por distintos personajes, das más y más todavía , pero yo tenía mi propio modo de ver las cosas. Reconozco que no soy el mejor ejemplo de la profesión de modelo.

XL. Me habría gustado verla en su primera sesión

L.C. [Se ríe]. Mi padre me llevó en coche al estudio, entró conmigo y le dijo a todo el mundo. Muy bien, esta es mi hija, cuiden bien de ella. Estaré esperando fuera a que acaben. Si hubiera algún problema, ya saben dónde estoy . Él es corso y no es, precisamente, un hombre tímido; es un tío muy guay, bien plantado, y todos se quedaron en plan. Sí, sí, descuide . Siempre me esperaba en la puerta. Soy afortunada por los padres que tengo. Me alegro de que fueran muy tradicionales y protectores. Tuve una educación muy estricta y eso me ayudó a tener los pies en el suelo y a actuar de forma responsable cuando, con 18 años, empecé a viajar un montón.

XL. Y usted ¿cómo se tomó aquella primera toma de contacto?

L.C. Lo recuerdo bien. tímida, avergonzada, ¡estaba aterrorizada, vamos! Pero, cuando llegué y vi a toda aquella gente a mi alrededor, me sentí como soñando dentro de un sueño real, mi corazón latía a mil por hora. De pronto entendí que eso era lo que quería hacer en mi vida.

XL. ¿Le ocurrió algo parecido el primer día que rodó una película?

L.C. No, la cámara lo cambia todo. En cuanto me pongo ante ella, la timidez y la vergüenza desaparecen como por arte de magia. Cuando la cámara se va, esa Laetitia que conoces se esfuma y regresa la timidez. Soy muy tranquila, pero ante la cámara Es otra historia.

XL. ¿Esa transformación es igual de instantánea como modelo?

L.C. Es más progresivo, no es aquello de. Acción . Y cambias. Aunque ser modelo supongo que te ayuda, ya que tienes una relación parecida con la cámara. De todos modos, cuando hice mi primera película, yo no sabía todavía que también quería ser actriz. Tiempo antes, alguien ya me había dicho. Tú no eres modelo, tú serás actriz . No había nada que me hiciera pensar en ello, pero todo surgió de modo muy natural. Cuando acepté, pensé. Dios mío, ¿pero qué haces? ¡Un papel en una película! ¡No me lo puedo creer! Bueno, disfruta y luego ya veremos . Parece fácil, pero es dificilísimo. Transmitir emociones y sentimientos, dotarlo todo de profundidad; es algo mágico.

XL. ¿Descubrió algo de sí misma al convertirse en actriz?

L.C. Muchísimo. Por ejemplo, que nunca dejas de aprender y que no debes dar nada por sentado. Tú haces una película y nunca sabes lo que sucederá después de ese trabajo.

XL. Ha interpretado a Brigitte Bardot, a Falbalá y a Marianne, tres grandes iconos franceses. ¿Cuál será el siguiente. Juana de Arco, Marie Curie ?

L.C. ¡Uy, no sé! Juana de Arco sería fantástico, es un personaje formidable. Pero es difícil pensar en esos términos.

XL. Carla Bruni quizá

L.C. No, no, Carla Bruni no [se ríe]. No me interesa, la verdad.

XL. ¿Tiene una personalidad tan marcada como la de todas ellas?

L.C. Yo tengo un carácter fuerte, fruto de todo aquello por lo que he pasado en mi vida. No me ha quedado más remedio, ya que he tenido que enfrentarme a grandes decisiones, compartir mi tiempo con mucha gente y mantenerme fiel a mí misma. En este mundillo tienes que endurecerte para proteger tu espíritu y tu libertad.

XL. Una de esas decisiones, supongo, sería cuando, con 23 años y su carrera disparada, nació su primer hijo. ¿Le causó algún problema profesional?

L.C. Fue maravilloso. Me dejé guiar por lo que me dictaba el corazón. En todo caso, nunca me planteé que pudiera afectar a mi carrera como modelo.

XL. ¿Cómo hace para cvida laboral con la maternidad?

L.C. [Seca]. Hice todo lo que tenía que hacer. Tomé una decisión y fui consecuente con ella.

XL. Cuando se pone al servicio de una marca, ¿en qué basa su decisión?

L.C. Debo sentir la naturalidad. Tiene que impactarme. Es excitante porque debes interpretar un papel, no se trata solo de posar. Cuando me piden cosas de ese estilo, no me interesa.

XL. A las modelos siempre les preguntan qué hacer para estar guapas y sexis, cómo mantenerse joven ¿Le cansa?

L.C. No me importa, pero soy mucho más que una cara bonita y un cuerpo. La uniformización es algo tenebroso. Por eso me hice actriz y hago teatro; por ese motivo, me puse a estudiar; para ampliar mi visión, encontrar proyectos interesantes y mantenerme activa.

Fuerte sensualidad

Intense habla de la pasión, de ser sensual y fuerte de verdad. A veces también resulta un perfume dulce. Me gusta porque es un poco femenino y masculino a la vez. Está creado para una mujer con carácter , describe Laetitia. Mario Testino ha sido el encargado de plasmar ese contraste de sensaciones en las imágenes de esta nueva fragancia de Dolce and Gabbana.

Dolce and Gabbana Intense Eau de Parfum, una composición floral y suntuosa, con nardos, azahar y sándalo. 115 euros.