Huye de la monotonía y practica la mejor terapia detox. un viaje a una isla paradisíaca, un fin de semana gastronómico o una inmersión cultural. Fórmulas para ponerse en modo off.

1. días de verano en Isla Mauricioè¿Eres incapaz de guardar en el altillo biquinis y pareos? Perfecto, no lo hagas. Mételos en una maleta y coge un avión rumbo al paraíso. Mientras aquí comienza a asomar el frío del invierno, en Isla Mauricio empieza el verano y todo bulle en este pequeño rincón del Índico. Te sorprenderán los contrastes de su cultura, de influencia india y africana con reminiscencias coloniales, sus coloridos paisajes, sus bosques de ciervos y, especialmente, sus espectaculares playas, las favoritas de los famosos de todo el planeta, como Rafa Nadal, la actriz Catherine Deneuve o el diseñador John Galliano. è¿Dónde dormir? En Le Touessrok, magnífico hotel, que ha seducido a infinidad de celebrities. Entre ellas, Liv Tyler, Naomi Campbell o Joseph Fiennes. Su spa de Givenchy, uno de los más exquisitos del mundo, las pequeñas islas privadas que lo rodean, en las que podrás tomar pescado y marisco fresco bajo una palmera, y sus actividades acuáticas y deportivas te convencerán. No hay mejor manera de comenzar el invierno. O el verano (letouessrokresort.com).2. Setas y surf en Cantabriaè¿Quién dijo que el surf era solo un plan de verano? Atrévete a coger las olas de otoño en uno de los mejores lugares de nuestro país para practicar este deporte, la famosa playa de Los Locos, en Suances. Y aún hay más. Tras una mañana maratoniana en el mar, adéntrate en el interior de Cantabria. Es una forma perfecta para descubrir su impresionante gastronomía (setas, caza o guisos como el célebre cocido montañés) y unos paisajes únicos, con rutas de senderismo en los valles del Pas, visitas al Parque de Cabárceno, al museo de las cuevas de Altamira o a la bella ciudad de Santillana del Mar (turismodecantabria.com). è¿Dónde dormir? En la Posada de Santa Ana, una casona cántabra convertida en acogedor hotel que, además, este otoño ofrece paquetes especiales de fin de semana, como el Gastronómico. Incluye una noche en habitación doble, cena cántabra con productos de temporada y una botella de cava (81 ). Está situada en Cortiguera, justo al lado de Suances, y su equipo te ofrecerá un sinfín de excursiones y planes para que no pares ni un minuto. Y un dato más. si estás pensando en casarte, aquí organizan impresionantes bodas (posadasantaana.com).3. Ballenas grises en Baja Californiaè Aunque el cambio climático ha alterado un poco sus biorritmos, el exilio de estos enormes mamíferos comienza a principios de noviembre. Es entonces cuando miles de ballenas grises parten desde el mar de Bering rumbo a Baja California (México), donde, escoltadas por delfines y ballenas jorobadas, darán a luz a sus crías semanas después. Su viaje dura entre cinco y ocho semanas, así que tienes tiempo para organizar el tuyo y contemplar así uno de los espectáculos más fascinantes de la naturaleza. è¿Dónde dormir? Haz más entretenida la espera en El Ganzo, uno de los hoteles más cool de México y con una impecable agenda cultural. además de proyecciones semanales de cine clásico junto al mar, aquí han actuado artistas de renombre, como Slash y Damien Rice, y algunos de los mejores grupos independientes de la Costa Oeste americana. ¿Puede haber mejor banda sonora para recibir a las ballenas? (elganzo.com).4. Es Niu y volatería en el Ampurdánè La gastronomía del Ampurdán merece una visita en cualquier época del año, pero es ahora cuando se encuentra en su mejor momento. Los primeros días de noviembre, Palafrugell rinde homenaje a es niu (el nido), plato típico de los pescadores y los corcheros de la zona. Se prepara con tripa de bacalao, huevo duro, peixopalo (bacalao seco), patata, sepia, aves de caza e, incluso, salchichas. En los alrededores de Peratallada no olvidan su tradición agrícola con la volatería, que así se llama la cría de aves de corral, y lo demuestran con guisos como el platillo, el mítico mar y montaña pollastre amb escamarlans (pollo con cigalas), el pichón o el pato asado (visitemporda.com).è¿Dónde dormir? En el hotel y spa Mas de Torrent. Sus tratamientos, la zona de aguas, el solárium para apurar los últimos rayos de sol del otoño y la piscina climatizada serán el contrapunto a una escapada llena de sabor (mastorrent.com).5. Trufa blanca en la Toscanaè Cualquier excusa es buena para viajar a Florencia (hay vuelos directos con Vueling desde Madrid y Barcelona todas las semanas), pero también para acelerar el paso, conocer la bella ciudad renacentista a ritmo veloz y dedicar otro día a los alrededores. Nos referimos a que descubras la célebre y romántica Toscana. Un plan perfecto, sobre todo si incluye conocer el trabajo de Giulio Benuzzi, popular y simpático truffle hunter (cazador de trufas), con el que podrás recorrer los montes junto a su perro en busca de la preciada trufa blanca, ahora en plena temporada. ¿El premio tras la caminata? De película. su mujer, Christina, exmodelo de Gucci y magnífica chef, preparará, con lo que hayáis recogido, una comida típica en la cocina de su granja, La Limonaia, desde donde se divisa toda Florencia. (giuliothetrufflehunter.com).è¿Dónde dormir? En Il Salviatino, un palacio situado en Riesole la colina más chic de la ciudad y convertido en exclusivo hotel. Por aquí han pasado famosos como Kate Moss, Jade Jagger y Bobby Gillespie, entre otros. Desde aquí te organizarán la excursión de la trufa con Giulio. Y también podrás probar este manjar en La Cucina, su restaurante, dirigido por el chef Carmine Caló, con una estrella Michelin. No querrás que acabe esta escapada (ilsalviatino.it). 6.Vendimia en Aquitaniaè El otoño está asociado a la vendimia. Y qué mejor lugar para vivirla que uno de los parajes naturales más bellos de Europa. esta esquina del sur de Francia, al otro lado del País Vasco. Aquí, la Route des Vins de Jurançon lleva casi 20 años organizando un calendario repleto de eventos desde septiembre hasta diciembre. No te pierdas el fantástico restaurante Auberge Labarthe, en Bosdarros (auberge-pau.com) y, si prefieres seguir la ruta rumbo al norte, descubre otro importante enclave enológico, El Périgord, a una hora de Burdeos. En realidad, toda Aquitania merece la pena (tourisme-aquitaine.fr); solo tienes que apurar el tiempo como quien apura una copa de burdeos.è¿Dónde dormir? En Pau, en la zona de Jurançon, el hotel Villa Navarre mantiene ese lujo decadente de la vieja Europa (villanavarre.fr). En el Périgord, el Château de Lalande, un castillo familiar, te hará enamorarte aún más de la joie de vivre francesa (chateau-lalande-perigord.com). n