Trabajo en la serie ‘Águila Roja’, donde interpreto a Alonso de Montalvo, el hijo de Águila. Nací en Barcelona hace 16 años, toda mi familia es de Argentina y desde hace cinco vivo en Madrid.

XLSemanal. Le dijiste a tu madre que querías salir en televisión y te apuntó en una agencia.

Guillermo Campra. Sí. Empecé haciendo anuncios de Aspirina y Cola Cao, aunque yo soy de Nesquik [risas].

XL. Tus padres son odontólogos y tienen una consulta en Barcelona.

G.C. Y se turnan para estar en Madrid con mi hermana y conmigo. Ella también es actriz y, aunque yo llevo cuatro años en ‘Águila Roja’ y soy el mayor, ella tiene más experiencia que yo.

XL. ¿Te pareces a David Janer, tu padre en la serie, o pones la misma cara?

G.C. También nos peinan igual Mucha gente cree que Águila es mi padre real.

XL. Pones cara de bueno, pero tienes pinta de ser un juerguista.

G.C. Soy muy bueno, aunque si se puede ser malo con las chicas [se ríe].

XL. Hace unos años decías que, cuando una chica te reconocía, te ponías como un tomate. ¿Ahora ligas como un loco?

G.C. Ligo todo lo que puedo porque me gusta. Y creo que se me da muy bien.

XL. Tras cuatro años en la serie debes de tener una hucha bien gorda.

G.C. La personal está a cero, como siempre. Y respecto a lo que gano, ni idea de lo que cobro en ‘Águila Roja’.

XL. ¿Y a qué esperas para enterarte?

G.C. Cuando cumpla 18 años, ya me interesaré por eso. Ahora, me organizo con lo que me dan mis padres.

XL. ¿Manejas igual de bien los libros del colegio que las espadas?

G.C. Aunque me gustan más las espadas, en general no soy mal estudiante.

XL. Cuando tenías 12 años, te preguntaron qué querías ser de mayor y dijiste. Si se me acaba lo de ser actor, para no ser vagabundo, quiero ser notario y psicólogo .

G.C. No me acuerdo de eso [risas]. Ser actor era mi sueño desde pequeño y estoy centrado en ello. Pero me gustaría estudiar diseño gráfico o fotografía.

XL. ¿Qué te gusta más de ser actor?

G.C. Ser por un instante otra persona.

XL. ¿Aunque sea del siglo XVII?

G.C. Exacto. Se trata de dar vida a un personaje y que la gente se identifique con él. Esa sensación es fantástica.

XL. ¿Te estás haciendo mayor antes de tiempo o no te has perdido nada?

G.C. Siempre he intentado hacer lo que más me gustaba y, de momento, lo he cumplido a rajatabla. No creo que me haya dejado sin hacer algo que quisiera.

XL. ¿Y quién te ha dado más collejas en la vida. tu padre de verdad o Águila?

G.C. Mi padre no suele darme collejas, así que, con seguridad, Águila [risas].

Su desayuno. Casi siempre desayuno lo mismo. La mayor parte de los días tomo un cacao con leche caliente y tres magdalenas. Y, para terminar, un vaso de agua .