Los nuevos materiales y la vuelta al negro en los relojes masculinos y el retorno al romanticismo en los femeninos marcan las tendencias relojeras del invierno. Piezas para todos los gustos y presupuestos.

Andan los círculos relojeros un poco revueltos en los últimos meses. La causa es la inminente llegada de los llamados relojes inteligentes o smartwatches. Por un lado están los que temen que se produzca una revolución similar a la del cuarzo en los años setenta, que casi acaba con la centenaria industria relojera suiza. Por otro, los expertos que creen que el reloj, tal como lo conocemos, apenas se verá afectado por este nuevo gadget electrónico. Las razones para este optimismo se encuentran en el carácter excepcional del reloj tradicional, descrito habitualmente como la única joya que puede permitirse un hombre . Es el complemento perfecto para definir la personalidad de quien lo lleva, capaz de adaptarse a cualquier ambiente y situación. Pero para que mantenga esta posición de privilegio, las firmas saben que no pueden perder de vista su carácter funcional. Así lo vemos en el gran crecimiento de los denominados modelos de viajero, pensados para el estilo de vida actual, donde un número cada vez mayor de personas necesitan saber la hora en dos o más puntos del planeta, ya sea por motivos de trabajo o por tener familia en el extranjero. Salir del círculo. Otra de las tendencias en alza en la relojería masculina son los relojes de forma, tal como se conoce a los que no son redondos. Los tradicionales tonneau (‘tonel’, en español) o los rectangulares son los más comunes, aunque no faltan diseños más originales, como las pantallas de televisión. Aunque si lo que queremos es un modelo de imagen llamativa y vanguardista, la opción son los realizados íntegramente en negro. Lejos de ser una moda pasajera, estos relojes son una de las tendencias más dinámicas en el segmento de deportivos. A ello han ayudado las innovaciones en materiales, como la fibra de carbono o la cerámica, o los tratamientos de protección similares a los que se emplean en las herramientas industriales. Perfectos para los que no quieren pasar inadvertidos. Aires románticos. Toda la fuerza de los modelos negros se convierte en sutileza a la hora de hablar de las últimas novedades en relojería femenina. Si en años anteriores la tendencia mostraba un acercamiento a las formas masculinas, esta temporada se caracteriza por remarcar los rasgos más característicos del universo de la mujer. No solo por la omnipresencia de las piedras preciosas como principal elemento decorativo, sino también por la disminución de los tamaños de las cajas y la vuelta de las correas que son más parecidas a pulseras de joyería que a los brazaletes tradicionales.

NEGROS. Es la última tendencia, sobre todo en materiales innovadores como la cerámica o la fibra de carbono.

HUBLOT Classic Fusion Esqueleto Ultraplano. Tiene un calibre de tan solo 2,9 mm y está esqueletado para que puedan verse con facilidad sus componentes. Caja de cerámica negra de 45 mm y correa de piel de caimán. PVP. 85.050 euros.

ZENITH El Primero Lightweight. Además de aportar una imagen muy original, la caja fabricada en fibra de carbono dota a esta versión de una extraordinaria ligereza. Solo se han creado cien piezas. PVP. 15.400 euros.

PANERAI Luminor Submersible 1950 3 Days Automatic Ceramica. Impecable la presentación de este reloj creado para los buceadores de la Marina italiana en los años treinta. Caja de cerámica mate. PVP. 12.900 euros.

IWC Ingenieur Automatic AMG Black Series. Producto fruto de la colaboración de la casa relojera con la escudería Mercedes de fórmula 1. Caja de cerámica, movimiento automático y brazalete de caucho. PVP. 10.950 euros.

OMEGA Speedmaster The Dark Side of the Moon. Es la primera vez que el único reloj que ha estado en la Luna se realiza totalmente en cerámica negra. Movimiento propio con cronógrafo coaxial y carga automática. PVP. 8970 euros.

TUDOR Fastrider Black Shield. Inspirado en el mundo de las motocicletas, es el primer Tudor fabricado en cerámica. Agresivo contraste con los acabados en rojo para un cronógrafo automático de 42 mm. PVP. 3930 euros.

CUERVO Y SOBRINOS Robusto Black. Homenaje a la carrera de coches clásicos que organiza la casa. Caja de acero de 43 mm con tratamiento PVD negro. Esfera de fibra de carbono y correa de caucho grabada con láser. PVP. 2882 euros.

FESTINA Ceramic Collection. Realizado íntegramente en cerámica, es ligero, irrayable y no pierde brillo ni color con el tiempo. 40 mm de diámetro, movimiento de cuarzo y hermético a 50 m. PVP. 229 euros.

VICEROY Viceroy 40383. Una propuesta interesante tanto para hombre como para mujer, con caja de acero en acabado negro y esfera a juego. Calibre de cuarzo con fecha, completado con una gruesa correa de cuero. PVP. 89 euros.

FORMAS Las esferas redondas compiten con los nuevos diseños.

FRANCK MULLER Master Date. La firma de Ginebra ha hecho de la caja tonneau su rasgo distintivo. De oro rosa, destaca por su completa indicación de calendario, que incluye fecha de doble dígito. PVP. 38.315 euros.

VACHERON CONSTANTIN Toledo 1951. Fiel aproximación al modelo original creado en el citado año y bautizado con el curioso nombre de Cioccolatone. Caja de oro rosa y correa de piel de caimán. PVP. 34.000 euros.

TAG HEUER Monaco Cronógrafo Automático 24. Inspirado en el mundo de las carreras de resistencia, su movimiento está protegido por un sistema de amortiguación interior. Con correa de cocodrilo. PVP. 10.765 euros.

HERMÈS Cronógrafo Dressage. Diseñado en 2003, refleja la influencia de la equitación en la historia de Hermès. Caja de acero, movimiento automático y correa de aligátor en acabado mate habano. PVP. 8500 euros.

TISSOT Heritage Prince I. Un clásico de 1916 varias veces reeditado gracias a su impactante imagen, estilo art nouveau. Caja de oro amarillo protegida por cristal de zafiro curvo y correa de cocodrilo con cierre. PVP. 3625 euros.

LONGINES Evidenza. Lleva empleando la forma tonneau desde 1911. Tanto la caja como el brazalete están realizados en acero. Movimiento automático con función cronógrafo y ventana de fecha. PVP. 2360 euros.

FEMENINOS Las líneas próximas al universo de la joyería suben enteros.

ULYSSE-NARDIN Jade. El primer reloj destinado en exclusiva al público femenino, con un sistema de manipulación que protege las uñas. Caja de oro blanco completada con diamantes y cerámica. PVP. 39.750 euros.

BVLGARI Serpenti. Este icónico modelo, que se enrolla a la muñeca de la dueña, está disponible ahora en esta versión bicolor en acero y oro rosa, con bisel engastado con diamantes y corona con zafiro rosa. PVP. 13.700 euros.

CHANEL Première. Su forma está inspirada en la Place Vendôme de París. Caja de acero de 20 mm de ancho y engastada con 56 diamantes. Esfera lacada en negro. Brazalete de eslabones en acero. PVP. 7000 euros.

SANDOZ Genève. Pequeño diámetro, números árabes tipo breguet y caja de acero con recubrimiento rosa son los aspectos más destacados de este modelo con cristal de zafiro y correa de cocodrilo. PVP. 385 euros.

MORELLATO Heritage. Inusuales formas para este modelo de tamaño pequeño en caja de acero con tratamiento PVD amarillo. La esfera está decorada con cristales. También disponible en acabado rosa. PVP. 229 euros.

MAREA. El efecto ámbar crea el contraste ideal en este delicado reloj de acero con recubrimiento rosa y engastado con piedras checas. Tiene movimiento de cuarzo y una caja hermética a 50 m. PVP. 55 euros.