Nací en Madrid y desde hace seis años soy chef del restaurante DiverXO. He recibido la tercera estrella Michelin. Mis reglas son. creatividad, imaginación, hacer cosas únicas y, sobre todo, que esté muy rico.

XLSemanal. Treinta y tres años, tres soles, tres estrellas Michelin Muchos treses para este 2013.

David Muñoz. No soy supersticioso ni para bien ni para mal. Además, me ha ido muy bien este año y estoy encantado.

XL. ¡Pues se levanta a las siete de la mañana, llega a casa a las tres de la madrugada y encima es mileurista!

D.M. El restaurante es deficitario, pero estamos plantando los cimientos. Algún día espero trabajar menos y ganar más.

XL. DiverXO es un puto milagro , asegura. ¿Es siempre tan mal hablado?

D.M. Es un milagro total. Y uso tacos para reforzar lo que quiero transmitir.

XL. Bebe a morro, no usa chaquetilla, lleva cresta y piercings Su imagen no es la de un chef de un restaurante de lujo de 120 euros el cubierto

D.M. En el siglo XXI, quien prejuzgue por la imagen El lujo es que 30 personas trabajen para que 30 comensales tengan una experiencia superlativa. Por eso precisamente mi mujer, que es la jefa de sala, y yo somos mileuristas.

XL. Tiene el local lleno de cerdos de cartón con alas de plumas negras

D.M. Es una alegoría de la fantasía y la creatividad de DiverXO.

XL. Ha dicho. Solo tengo dinero para poner moqueta en la entrada .

D.M. Es verdad. Hace mes y medio, solo pudimos enmoquetar un trozo. A las mujeres que llevan tacones les pedimos que tengan cuidado al pasar al comedor.

XL. ¿Qué tiene que pasar para que su local siga estando en Madrid?

D.M. No busco que nadie me dé dinero ni socios que me quiten mi libertad; tras seis años, eso es sagrado. Pero, a cambio de imagen, tengo que lograr un local a coste cero. El modelo lo tengo a medio pactar en Londres y Nueva York.

XL. Cada vez que cae al suelo uno de sus platos ¿llora amargamente?

D.M. ¡Total! Cada plato es un lienzo de polvo de vidrio que cuesta entre 120 y 140 euros y se resquebraja con mirarlo.

XL. Tras recibir la tercera estrella, en 12 horas cerró 1200 reservas. ¿Para cuándo me da mesa si quiero cenar?

D.M. Para junio.

XL. ¿Y no podría colarme?

D.M. ¡No cedemos a las presiones! La lista de espera es sagrada y no colamos ni a Julia Roberts, que está muy buena.

XL. ¿Y si me invita a cenar en la cocina, que ahora está muy de moda?

D.M. ¡Si no cabemos ni nosotros !

XL. ¿Y toda esta aventura de fusión oriental para que, al final, se ‘pirre’ por las croquetas y el cocido?

D.M. Sí. Por una sopa de cocido mato.

Su desayuno. No soy de los que desayunan un café con leche y una tostada. Me gusta prepararme un desayuno muy oriental. sopa china a base de caldo de pollo, noodles y gambas .