Soy Premio Nacional de Gastronomía, tengo dos estrellas Michelin (El Bohío y La Casa del Carmen), y un Ondas por ‘MasterChef‘. No puedo pedir más. Por Virgina Drake

XLSemanal. Despide 2013 en la Puerta del Sol dando las campanadas para Televisión Española.

Pepe Rodríguez. Nunca se me pasó por la cabeza trabajar en televisión, así que esto de dar las campanadas es la leche. El 1 de enero, mi vida ya no tendrá sentido: no habrá nada más importante que me puedan ofrecer.

XL. ¿Ha ensayado en casa?

P.R. ¡Pues no! Es que yo nunca tomo uvas en fin de año. Prefiero 12 copas de champán, aunque no tan rápidas.

XL. Me refería al carillón, los cuartos

P.R. Tampoco. Menos mal que está Anne Igartiburu, porque, si nos dejan a Jordi Cruz y a mí, ni cuartos, ni uvas ni nada.

XL. ¿Sabe que, a su lado, Jordi seguirá siendo el más guapo y sexi de los dos?

P.R. ¡Claro! Yo soy un tipo sencillo, de pueblo, aunque tengo mi éxito. Además, yo, que al natural no estoy mal, con el esmoquin gano dos puntos por lo menos.

XL. Estos días, en MasterChef Junior lo han convertido en una madre.

P.R. Me cuesta ponerme serio con los niños El programa termina el día de Reyes y a finales de enero empezamos MasterChef 2. ¡Esto es un sinvivir!

XL. Cuenta que se metió en la cocina tarde y por obligación

P.R. Y sigo obligado en ella, aunque me guste. El Bohío, entonces un bar de carretera, lo abrió mi familia antes de 1936 y mi hermano Diego y yo tuvimos que seguir con el negocio.

XL. ¿Hay mucha ‘gastrotontería’?

P.R. La hay y la habrá. ¿Has visto algo más hortera que llamar gastrobar a un bar de tapas? Somos muy cursis

XL. Ha dicho. Las mujeres tienen difícil compatibilizar la casa con la cocina profesional . ¡Anda que !

P.R. La cocina profesional exige mucho trabajo y supone mucho estrés. Además, a la mujer que trabaja fuera de casa no puedes pedirle que, al llegar a su hogar, encima cocine como los ángeles.

XL. ¡Pues no se lo pida!

P.R. ¡Os va a costar desplazarnos de la cocina profesional! [se ríe]. ¡Se siente!

XL. Asegura que MasterChef es un juego de niñas al lado de la cocina de Martín Berasategui.

P.R. Martín es el cocinero más exigente que he conocido. Yo no hice la mili, pero la pasé entre sus fogones aprendiendo de su rectitud, seriedad, rigor y trabajo.

XL. ¿Qué cenará en Nochebuena?

P.R. Sopa de ajo y perdices escabechadas como las hacían mi madre y mi abuela. Tengo la desgracia de comer muy bien cada día, y en Navidad me gusta algo sencillo. Uno también se harta del lujo.

Su desayuno. Cada día dejo a los niños en el colegio y desayuno en un bar. un vaso de leche con cacao, un zumo de naranja y dos churros de lazo. Los domingos, más de lo mismo .