Dejé el fútbol por ser actor y soy feliz porque he realizado mi sueño. En 2014 cumplo 50 años y estoy haciendo doblete. en el teatro, con Kathie y el hipopótamo; en televisión, con Cuéntame.

XLSemanal. Ha estado en todas las series de éxito. Periodistas, Frágiles, Herederos, La señora, Isabel Solo le faltaba Cuéntame.

Ginés García-Millán. [Sonríe]. Ha sido un regalo maravilloso. La suerte es importante en la vida y yo la tengo

XL. Queda para el recuerdo su impactante papel de Adolfo Suárez.

G.G.M. Suárez es un personaje fascinante, ¡de tragedia griega! Para el papel me lo leí todo, lo bueno y lo malo. Me gustaría volver a hacerlo en una peli potente.

XL. Tras interpretar al malvado de Herederos, ¿es lo más parecido al J. R. español, aunque mucho más guapo?

G.G.M. ¡Eso dicen! [Ríe]. A la gente le gustan mucho los malos, seguramente porque en la vida real no puede serlo.

XL. Nació hace 49 años en la habitación de un hotel. ¡Muy original!

G.G.M. Nací en el hotel de mi familia, en Puerto Lumbreras (Murcia), y allí me crie y vi pasar de todo. turistas, comerciantes, jugadores, canallas Era una ventana abierta al mundo. Recuerdo un día que recaló un autobús con 60 danesas maravillosas ¡Fue inolvidable!

XL. Muy jovencito empezó a jugar al fútbol y llegó a ser profesional.

G.G.M. Alguien pensó que se me daba bien y fui a Valladolid. Pero allí había una semana internacional del cine y un gran festival de teatro y caí en la tentación.

XL. Jugaba de portero. ¿Perdimos un buen Casillas para ganar un gran actor?

G.G.M. ¡Buenooo! Casillas es muy grande, pero yo creo que hubiese sido un buen portero. Eso sí, del Barça.

XL. Paco Rabal le dijo. Ginés, haz cine y conocerás mundo y mujeres .

G.G.M. Con las danesas ya iba bien, ¿eh? [ríe]. Mi primer trabajo fue con Benito Rabal. Con él rodé una serie en Sudamérica durante dos años. Ahí conocí a la familia Rabal, que es maravillosa.

XL. ¿Y quién ligaba más. Paco o usted?

G.G.M. Paco, Paco. ¡Siempre Paco!

XL. Otro buen consejo se lo dio su abuelo. Que nunca te falten un trozo de tierra y dos chotos .

G.G.M. La tierra ya la tengo, en Cabezo de la Jara, al lado de mi pueblo, donde disfruto plantando árboles y viéndolos crecer. El último ha sido una encina.

XL. Sin Facebook ni Twitter ¡Es usted un hombre del futuro!

G.G.M. ¡Seguramente! No tengo tiempo para eso y mi hermano se encarga.

XL. No ha dejado de reírse durante toda la entrevista. ¿Es optimista?

G.G.M. Mucho. Creo que de todo se sale con ganas y esfuerzo y que hay que mirar siempre para delante.

Su desayuno. Un café americano, tostadas con aceite y fruta, generalmente piña. Los fines de semana desayuno con mi chica; de lunes a viernes, solo porque ella se levanta antes .