Modelos y actrices se pasean por las calles más chic de Los Ángeles y Nueva York con una bebida verde en la mano. ¿Qué es? Un zumo orgánico. Aseguran que es el nuevo milagro para adelgazar. Se lo contamos.

Un par de personas hacen cola frente a un cajero automático naranja en una de las calles principales de Beverly Hills. No están sacando dinero ni comprobando el saldo de su cuenta corriente. Están comprando zumo. Eligen el licuado en una pantalla táctil, pagan con tarjeta y se van con una botella (o varias) en la mano. Es el cajero automático de Kreation Juice, que funciona 24 horas al día y tiene otras seis sucursales repartidas por los barrios más cool de Los Ángeles. En el interior, el colorido menú que cuelga de la pared anuncia zumos de nombres exóticos como Resplandor (con aloe vera, manzana, pimiento verde y pepino), Atrevido (melón, limón y cayena) o Pacífico (de menta, manzana y piña).

Kreation no es ninguna rareza, sino un juice bar más entre las decenas de establecimientos que están floreciendo en Los Ángeles, San Francisco o Nueva York. Y todos prometen lo mismo. el zumo más fresco, más nutritivo, más orgánico (muchos compran la materia prima en los mercados de agricultores locales) y más saludable. Los precios son, consecuentemente, estratosféricos. Algunos juice bars cobran hasta 12 dólares (9 euros) por 440 mililitros de zumo. El atenuante es que, a menudo, un solo zumo se extrae de hasta tres kilos de verduras y frutas. Además, para los adeptos al juicing, sus beneficios para la salud bien los valen.

LAS VENTAJAS SON INNUMERABLES, DICEN. Fortalece tu sistema inmune gracias a los antioxidantes presentes en la verdura y la fruta, y mucha gente nota que goza de más energía que antes , explica Cherie Calbom, conocida como la Juice Lady y que es autora de más de 20 libros sobre nutrición y zumos. Cuando licuamos un vegetal, el cuerpo no tiene que hacer un trabajo extra para digerirlo y los nutrientes son asimilados más fácilmente por el organismo , añade. No todo el mundo piensa igual. Para Jennifer K. Nelson, nutricionista especialista en dietética de la Clínica Mayo, en cambio, no existen evidencias científicas sólidas de que los zumos extraídos sean más saludables que el zumo que se consume cuando comes una fruta o un vegetal entero .

ESTOS ZUMOS SE HAN CONVERTIDO EN UN SÍMBOLO. La prueba irrefutable del cambio de tendencia es que celebrities como Jessica Biel, Jennifer Garner, Miley Cyrus, Blake Lively o Miranda Kerr han dejado de pasearse delante de los paparazis con su café y ahora lo hacen con un brebaje verde no identificado. Es el green juice, un licuado a base de verduras como el kale (o col rizada) o las espinacas. También posan con él en sus selfies de Instagram. Y es que su consumo se ha convertido en un símbolo de la vida urbanita y en una declaración de intenciones sobre quién eres y cómo te cuidas. Por eso, el zumo ha dejado de ser el clásico acompañante del café y las tostadas en el desayuno para sustituir comidas o cenas completas.

Y luego están quienes, directamente, solo consumen licuados. Es lo que se conoce como juice cleanses (limpiezas con zumos). En realidad, se trata de dietas restrictivas que consisten en sobrevivir a base de licuados de frutas y verduras (y, como mucho, batidos) durante varios días. Estos programas, que suelen durar entre tres y diez días, prometen desintoxicaciones exprés para eliminar las impurezas del organismo.

Sus ventajas no acaban ahí. pelo más brillante, piel más luminosa, altas dosis de energía, clarividencia La propaganda es infinita. Y, por supuesto, pérdida de peso. Si no, no sería una dieta. Sin embargo, los nutricionistas tienen dudas razonables acerca de su efectividad y su conveniencia. No es posible que una dieta detox de tres días sea capaz de eliminar las toxinas del cuerpo. Además, no es una dieta equilibrada , ha explicado el doctor David Heber, endocrino de la Universidad de California.Sin embargo, para sus adeptos, los cleanses son capaces de despertar un estado de conciencia superior sobre nuestra salud y bienestar.

Pero también apelan a un cierto estatus social. Y ahí es donde intervienen estrellas como Salma Hayek o Gwyneth Paltrow, que se han encargado de amadrinar diferentes marcas de cleanses. Un programa de cinco días de zumos en Organic Avenue, el favorito de Paltrow, puede costar hasta 400 dólares; y en Cooler Cleanse, cuya cofundadora es Hayek, un menú ronda los 58 dólares diarios.

Me encanta comer y no soy vegetariana. Por eso es tan importante darle un respiro a mi cuerpo de vez en cuando y limpiar mi sistema. El cleansing es mi meditación. Me hace parar, concentrarme y pensar lo que me estoy metiendo en el cuerpo. Es como pulsar el botón de reset , cuenta Hayek.Pero los cleanses no son solo cosa de actrices y modelos. Sobre todo, desde que en 2010 el documental Fat, sick and nearly dead (Gordo, enfermo y casi muerto) popularizó las dietas a base de zumos. La película seguía el periplo del empresario australiano Joe Cross, que, aquejado de una enfermedad autoinmune y con sobrepeso, decidió someterse a un ayuno de zumos durante 60 días bajo supervisión médica. Cross llegó a perder 37 kilos en dos meses y consiguió mantener a raya su enfermedad y controlar su colesterol.

LA VENTA DE LICUADORAS SE HA DISPARADAO EN EE.UU. Tras el documental, las ventas de licuadoras se dispararon en los Estados Unidos y el juicing casero se puso de moda. Todo el mundo puede hacer un cleanse de dos o tres días. El único problema es si esos ayunos se hacen solo con zumos de frutas, porque pueden tener demasiado azúcar , apunta Cherie Calbom. Esa es, precisamente, la advertencia del profesor de la Universidad de Carolina del Norte Barry Popkin, responsable junto con George Bray de un famoso estudio que, en 2004, alertaba del alto contenido en fructosa de los refrescos endulzados con sirope de maíz. Un batido tiene la misma cantidad de azúcar que seis naranjas o un refresco grande. Es un engaño , argumenta.

Eso sí, Popkin excluye de su advertencia esos zumos verdes con menos calorías y azúcar que tanto les gustan a las famosas.Aunque el juicing es tendencia, no parece una moda pasajera. Los zun llegado para quedarse. Los juice bars son las nuevas cafeterías de América , explica Cherie Calbom.

4 recetas para hacer zumos como las famosas

-DE REMOLACHA, ACELGA Y PI? A. El favorito de Blake Lively.3 hojas de kale (col rizada). 2 hojas de acelga. 1 puñado pequeño de perejil. ½ remolacha. 60 gramos de piña. 2 manzanas verdes pequeñas. 1 ramillete de menta fresca. ½ limón.

-DE COL, MANZANA Y ESPINACAS. El favorito de Michelle Williams.3 hojas de kale (col rizada).2 hojas de acelga. 4 manzanas verdes. ½ limón pelado. 1 puñado de espinacas frescas.

-DE ZANAHORIA, MANZANA Y JENGIBRE. El favorito de Hilary Swank.5 zanahorias medianas. ¼ de pepino.1 manzana mediana.1 trozo pequeño de raíz de jengibre pelada. ½ limón pelado.

-DE ALBAHACA, PEPINO Y LIMA. El favorito de Gwyneth Paltrow.1 manojo de hojas de albahaca. 1 pepino cortado por la mitad longitudinalmente.½ lima. 1 manzana.

Todo lo que debes saber de la ‘juicingmanía’

De la cafeína a la clorofila. La fiebre del zumo es comparable a la que se vivió por el café cuando, a mediados de los noventa, Starbucks y sus competidores empezaron a abrir cafeterías en cada esquina. De hecho, la compañía de Seattle, consciente de su incapacidad para derrotar a este potencial enemigo, decidió unirse a él adquiriendo en 2011 la marca de zumos Evolution Fresh por 30 millones de dólares.

Cómo se preparan. Se consiguen licuando frutas y verduras a una altísima presión (gracias a un proceso llamado cold pressing o prensado en frío) que permite exprimir hasta la última gota, dejando la pulpa completamente seca y preservando la integridad nutricional y enzimática de los ingredientes.

No aptos para ‘herejes’. Los puristas dicen que las licuadoras que funcionan con cuchillas destruyen parte de los nutrientes y las enzimas debido al calor que emana del motor. Y eso, en el mundo del press juicing donde la comida tradicional se denomina genéricamente como sólidos, es una auténtica herejía.

Batidos-limpieza. Algunos de sus seguidores solo consumen licuados conocidos como juices cleanses, una dieta que promete eliminar impurezas y reducir peso.

‘Juicing-victims’. Se ha convertido en una tendencia entre las modelos, que los días previos a la Semana de la Moda de turno se someten a cleanses intensivos. Es lo que hizo Naomi Campbell el año pasado en el desfile de Versace en París. Durante diez días antes del show, solo bebí zumos de zanahoria, jengibre y piña para limpiarme , confesó entonces.

El zumo perfecto, paso a paso

-Elige la licuadora correcta. Las hay de todos los tipos y precios, pero no hay que confundirlas con batidoras o exprimidores. Las más caras son las de prensado en frío, pero generalmente solo las utilizan los profesionales.

-La fruta y la verdura debe ser ecológica. Los expertos lo recomiendan para evitar los fertilizantes. Los productos deben ser de temporada. Por descontado, lava bien los ingredientes antes de licuarlos.

-En general, no hace falta pelar la fruta. Pero hay excepciones como los cítricos y las frutas de piel dura como el melón, el mango, la sandía o la piña.

-Retira los huesos grandes de frutas como el melocotón, la cereza o la ciruela.

-Un truco para que no sean amargos. Para que los zumos verdes, como los licuados de col rizada o espinacas, pierdan el sabor amargo usa un poco de menta. Las manzanas o la piña también funcionan.

-Una vez licuados los ingredientes, rescata la pulpa y vuelve a pasarla por la licuadora para extraer hasta la última gota. Puedes reutilizar la pulpa sobrante para darle sabor a una sopa o para hacer unas croquetas de verdura.

-Consume el zumo al instante. Lo ideal es hacerlo así para que los nutrientes no se oxiden. Si no, asegúrate de guardarlo en un recipiente de cristal. Mantendrá su sabor y sus propiedades 48 horas.

-Si necesitas ideas para tus zumos, hazte con un buen libro de recetas, como Juice Generation. 100 recipes for fresh juices and superfood smoothies, de Eric Helms, o El gran libro de los jugos y batidos verdes, de Cherie Calbom, con más de 400 recetas. Ambos, en Amazon.

-Échale imaginación y experimenta con diferentes sabores, texturas y colores Enhorabuena. ya eres un juicing master.