Ángela cumple este año 59, su hija Olivia tiene 34 y su hermana Mónica, 46. Reunimos a tres generaciones de las Molina gracias a Eau de Rochas para hablar de familia y maternidad.

A ratos se quitan, entre risas, la palabra las unas a las otras. A ratos callan respetuosamente, escuchando antes de hablar. En ocasiones, los ojos se les enrojecen por la emoción. Y en todo momento exhiben una complicidad sin límites. Nos adelantamos al Día de la Madre y reunimos a Ángela Molina, su hija Olivia y su hermana Mónica. Hablan de la maternidad, del apellido que todas lucen con orgullo; de hijos, hermanos y nietos De una familia una tribu , dicen ellas de artistas, dotados con el don del cante, la interpretación y el amor por los suyos. Y hablan también de fragancias y de la pasión de oler bien. XLSemanal. Olivia, ¿cómo es Ángela como madre?Olivia Molina. ¡Ay, Dios! Te puedo tener horas aquí. Es una relación que va creciendo Ángela Molina. En aumento [risas]. ¡Cada día más madre!Mónica Molina. ¡Más insoportable! [carcajada].Olivia. Es una relación con muchas facetas. es mi amiga, mi madre, mi compañera de profesión. Mi madre me ha dado la vida y no tengo más que palabras de amor, claro. Mónica. ¡Ay! Que ahora soy yo la que me emociono Olivia. Ahora que soy madre, entiendo de una manera más profunda el amor incondicional que te profesa.XL. ¿Qué ha significado para ustedes ser madres?Mónica. Hasta que no llega ese momento no tienes la capacidad de entender muchas cosas. ¡Y el trabajito que cuesta, por otro lado!Ángela. Es un arte, algo que no tiene límites.Mónica. Es un acto de una generosidad brutal [asienten las tres].XL. A ser madre se aprende también.Mónica. Y aprendes un montón del otro. Parece mentira que personitas tan pequeñas y tan inocentes te enseñen tanto y te den tantas lecciones.Ángela. Porque están en relación con la pureza continuamente, no están maleados por las ideas de ‘alto nivel’ como los adultos.Mónica. Son más limpios. Su mente es algo tan puro todavía XL. ¿Un momento mágico de su maternidad?Ángela. En mi caso, la relación que tengo ahora con mi madre ¡eso sí que es arte! Cuando llegan los ochenta y pico que tiene ella, lo que se siente por una madre es una dulzura y una ternura infinitas.Mónica. [Con lágrimas en los ojos]. A mí me emociona pensar que alguna vez mi hija va a hablar así de mí.XL. ¿Y con sus hijos?Olivia. Cada día de mi hija es algo fascinante; tienes un milagro delante de ti. Es el gran regalo. Ángela. Es que con Vera, por ejemplo, que es mi nieta [la única, de momento, hija de Olivia], la tienes delante y te sale la alegría a borbotones. Ellos viven la vida como lo deberíamos hacer todos. solo existe el aquí y el ahora. Olivia. Aunque te tienes que poner a su altura porque si no te lo pierdes. XL. Ángela y Mónica, su padre, Antonio Molina, fue una figura pública. Pero Ángela Tejedor, su madre, estuvo menos de cara al público Mónica. Es que nosotras hemos tenido la suerte de tener una madre que No puedo seguir [se interrumpe, entre lágrimas, y ríen todas; ella también].Ángela. ¿Sabes qué le pasa?, que ella es la pequeña y está enamorada de su madre. Es que los pequeños Bueno, en mi caso no lo sé, porque mi hija pequeña me da mucha caña.Mónica. ¡Yo también le doy mucha caña a mamá, eh! No te creas.Ángela. Sí, porque a veces las madres hacemos lo que nos da la gana.Olivia. Sois muy pesadas a veces[ríen todas].XL. Es que su madre manda mucho, Olivia, o eso he oído. Ángela. No, yo no mando nada. Olivia. Ah, ¿no? Es algo muy sutil. No te das ni cuenta y lo estás haciendo. Porque, si es muy obvia la orden, es fácil revelarse.Mónica. Mamá, por ejemplo, es mucho más directa. Ella lo suelta XL. Y aunque en ocasiones también se equivoque ¿no?Ángela. Es que todos somos humanos. Si no, sería un ser omnipotente y esa no es una relación sana. Es bonito que ella tenga sus opiniones y tú las tuyas. Mónica. Esa es la parte bonita que nuestra madre ha sabido hacer muy bien. A pesar de dar su opinión, ha sabido también darnos la libertad para hacer las cosas como hemos querido. XL. ¿Un momento duro de la maternidad?Ángela. Implica mucho sacrificio también. Te modifica tu vida y la condiciona totalmente, pero no la cambiarías un ápice. Mónica. Es un poco dejar de ser tú.Olivia. Dejar de ser lo que eras antes, tu vida anterior. Mónica. Eso. Hasta que aprendes a vivir con esa personita. Olivia. Algo que yo estoy descubriendo ahora es lo complicado que es compaginar la vida laboral y la vida maternal. XL. Usted, de hecho, aparcó su carrera una temporada.Olivia. Sí, tuve la suerte de poder dedicar mi primer año entero a Vera. Y como familia nos hemos podido organizar así. Porque su papi [el actor Sergio Mur] ha podido también. Ahora que estoy de nuevo en el teatro trabajando [con la obra El viaje a ninguna parte, de Fernando Fernán Gómez], me doy cuenta de lo difícil que es organizar tu vida familiar. XL. Usted, Ángela, tiene cinco hijos. ¿Cambia mucho la relación con ellos?Ángela. Es más de lo mismo. Mónica. Yo admiro a las mujeres que han tenido el valor de tener muchos hijos, como Ángela o mi madre Yo no podría. Me ha pasado una cosa con mi hija Candela y es que me he hecho una especie de mundito que me parece perfecto como es. Y a veces pienso que si ahora viene otro voy a tener que repartir esto, ¿cómo es posible?Ángela. Claro, eso fue lo que me pasó a mí con Olivia, pero luego me di cuenta de que no repartes nada. El amor se suma, se añade.XL. De hecho, ustedes forman una familia muy unida.Mónica. ¡Con ocho! No encuentro nada mejor que eso, que tener tantos hermanos. Ángela. Es tu tribu, con la que conectas y sabes que está ahí de manera incondicional. Mónica. Y luego conectas, dependiendo de la edad que tienes con unos u otros, la relación va cambiando. XL. ¿Qué implica formar parte de esa ‘tribu’ de la que hablan? Ángela. Somos una familia muy unida. Prácticamente somos una piña. Nos buscamos y nos gustamos. Olivia. Luego también hay momentos en que estás más distanciado. Tribu no significa estar pegados día a día.Mónica. Claro, no significa saber qué hace el otro en todo momento. Pero sí saber que estamos ahí. XL. Hablemos de cuidados de belleza. ¿Qué les preocupa?Ángela. Yo necesito el aroma. Si me hueles ahora mismo, ¡soy un jardín![ríen las tres].Olivia. ¿Qué jardín? ¿El jardín botánico? [ríen las tres a carcajada limpia]. Es verdad, mi madre siempre ha olido como una rosa. Mónica. Yo creo que las dos personas en mi vida que mejor huelen del mundo son mi madre y Ángela. Las abrazas y te llega un olor especial. XL. Y con la maternidad, ¿cambia algo la manera de cuidarse?Mónica. ¡Básicamente que te cuidas menos! [risas].Olivia. Y lo necesitas más. Ángela. Y cambia en el sentido de que ya no es solo yo, yo, yo. Es el mejor momento para equilibrarte con la naturaleza, porque es ella la que manda. Olivia. El instinto pasa a primer plano. XL. Y el apellido Molina ¿marca?[Las tres al unísono]. Marca, marca.Olivia. Pero no pesa nada.Mónica y Ángela. Exacto. Ángela. Para mí, el apellido Molina es mi padre, que era un ser maravilloso. Yo disfruto muchísimo el apellido y la relación de la gente con él. Mónica. Siempre lo hemos vivido de una manera muy natural. XL. Por ejemplo, Olivia ¿a usted le pedían autógrafos por su madre?Olivia. Totalmente. Creces con eso y es parte de tu vida. Ángela. A mí me encanta cuando me confunden con ellas, porque me hace sentirme más joven.

A la izquierda, Mónica lleva BLUSA, de Angelo Marani; y JEANS, de Pepe Jeans. En el centro, Ángela viste con CAMISA, de Etro para Just One; y JEANS, de Yerse. A la derecha, Olivia luce BLUSA, de Cruciani para Just One; y JEANS, de Liu Jo.

A la izquierda. VESTIDO, de Zuhair Murad; y ZAPATOS, de Aquazzura. En el centro. MONO, de Color Nude; y BOTÍN, de Aquazzura. A la derecha. VESTIDO, de Max Mara; y ZAPATOS, de Christian Dior.

A la izquierda. BLUSA, de Marella; PANTALÓN, de Dolores Promesas; ZAPATOS, de Ursula Mascaró; y PULSERAS y PENDIENTES, de Uno de 50. En el centro. BLUSA, de Zuhair Murad; PANTALÓN, de Dolores Promesas; y ZAPATOS, de Giorgio Armani. A la derecha. BLUSA, de Marella; PANTALÓN, de Lasserre; PENDIENTES, de Habillé; y ZAPATOS, de Giorgio Armani.