Los ojos que cautivaron al cine español tras recoger el Goya a la mejor actriz revelación nos sirven de lienzo para recorrer los looks de maquillaje de esta primavera, de la mano de Lancôme.

Cuando David Trueba, el director de Vivir es fácil con los ojos cerrados, conoció a Natalia de Molina durante el casting de la película, solo pensó en una cosa. Qué lástima que esta chica no sea andaluza . Pero lo cierto es que esta actriz de 24 años, que nació en Linares y se crio en Granada, solo trataba de neutralizar ese acento por el que tantas veces la habían rechazado. Desde entonces, director y actriz no han parado de acaparar premios, con una película inspirada en la letra de una canción de los Beatles. Ahora, y con su Goya en la mano, Natalia nos presta su mirada para desvelarnos los secretos de la fama desde los ojos de una artista que acaba de aterrizar, mientras repasamos las tendencias de maquillaje en una cita con la belleza que comienza en la maison de Lancôme.

XLSemanal. Parece que fue su mirada más que su acento lo que cautivó a David Trueba

Natalia de Molina. Lo curioso es que me habían echado para atrás tantas veces por mi acento que ni me planteé utilizarlo para el casting de Vivir es fácil , y justo aquí buscaban a una chica andaluza. Afortunadamente no encontraron a nadie y volvieron a llamarme para repetir la prueba.

XL. ¿Y desde entonces vive usted con los ojos cerrados por la emoción?

N.M. Hombre, es que es muy fuerte hacer tu primera película y que te den un Goya. Yo nunca me hubiera imaginado llegar hasta aquí. Ahora, lo que tengo que hacer es seguir trabajando para que todo el mundo vea que esto no es solo una cuestión de suerte. Tampoco quiero que el Goya se me suba a la cabeza, sino demostrar que estoy aquí por algo.

XL. Y así, a ojo de buen cubero, ¿cuánto pesa un Goya en la fama de una actriz que acaba de llegar?

N.M. En mi caso, muy poco porque casi nadie me reconoce por la calle. Sin embargo, para mí es muy importante porque supone la forma de agradecerles a David Trueba y a Cristina Huete que confiaran en mí.

XL. De momento, ni siquiera le ha afectado la famosa maldición de los premios Goya

N.M. Es verdad, porque ya me han llamado para varios proyectos. Empiezo a rodar dos películas.

XL. Y en esta profesión suya, ¿hay que dormir con un ojo abierto?

N.M. Pues mira, yo, como soy muy joven, le pregunté a David antes de que se estrenara la película con qué debía tener especial cuidado en este mundo y me encantó porque me dijo. Natalia, sé tú misma y, si algún día te equivocas, eso te ayudará y aprenderás para la próxima vez . También me aconsejó que fuera siempre muy humilde, pero eso ya lo sabía yo.

XL. Cómo puede a uno cambiarle la vida una canción, ¿verdad?

N.M. Por supuesto. El Strawberry fields forever, de los Beatles, que es el tema en el que se basa la película, ya forma parte de mí. Además, me veo muy identificada con esta canción porque, como decía John Lennon, yo también me he sentido siempre un poco diferente a los demás.

XL. ¿En qué sentido?

N.M. De pequeña era más extrovertida, pero luego me volví supertímida y me costó mucho confesar a mis padres que quería ser actriz. Lo bueno es que lo hice, me arriesgué y aquí estoy. Una de las cosas que más agradezco de todo lo que me está pasando es ver a mi familia llorar de felicidad. Poder regalarles esa sensación es muy grande.

XL. ¿Es cierto que Trueba la puso a improvisar y casi le da un telele?

N.M. Pero si me salió urticaria y todo [se ríe]. Era el primer día de rodaje y yo estaba supernerviosa. En realidad, la escena era una tontería, pero para mí era importante. Cuando terminamos y me quité la ropa, tenía toda la piel llena de ronchas.

XL. ¿No le sirvió para superar esos nervios su paso por La mirilla, donde se fusionaba comedia y erotismo?

N.M. Allí aprendí muchísimo, sí. Era un espectáculo de cabaré burlesque y me enseñó, sobre todo, lo importante que es quererse a uno mismo al margen del cuerpo que tengas.

XL. ¿Se sentía cómoda en un papel así, tan distinto al que hemos visto en el cine?

N.M. Sí, porque trabajando en este tipo de espectáculos te das cuenta de que la vida hay que disfrutarla. Ponerte delante del público, seducirlo y hacerles reír te quita muchos problemas de encima. Además, te das cuenta de que el cuerpo es lo más bonito y natural que existe. Para mí, las mujeres somos todas diosas.

XL. Un tanto atrevido para esa timidez de la que hablaba

N.M. Hay mucho tabú con respecto al cuerpo, pero a mí me da más miedo desnudarme de forma emocional que físicamente.

XL. ¿Y el rostro? ¿Mejor desnudo o le gusta maquillarse?

N.M. ¡Me encanta maquillarme! De los looks de esta sesión, me ha sorprendido mucho el rockero porque nunca me había puesto el eye-liner por debajo del ojo y creo que eso da muchísima fuerza a la mirada. También me ha cautivado el look natural, como de bailarina, parece que no vas maquillada, pero queda fenomenal, con esa sombra de reflejos dorados.

XL. ¿Descartamos entonces que tenga usted un espíritu retro?

N.M. No, al revés, es genial ese estilo pin-up. De hecho, mi icono en el cine es Marilyn Monroe. De pequeña siempre me disfrazaba de ella, con mi lunar y todo.

XL. ¿Qué es lo que siempre le gusta resaltar cuando se maquilla?

N.M. Los ojos, sin duda. Me encanta ponerme máscara de pestañas y utilizar el láuminado en el párpado. También suelo utilizar corrector de ojeras.

‘Look retro’

El glamour del Hollywood clásico de los años cuarenta envuelve este look vintage, inspirado en las actrices de la época, que resalta los labios en rojo y enmarca la mirada en una banana. El toque de modernidad lo imprimen las sombras de color verde pistacho y berenjena.vestido de encaje negro y color maquillaje, de Moca Couture.

‘Look’ romántico

El estilo más natural de la primavera se consigue aplicando un maquillaje muy transparente, que proporciona luminosidad y una piel de aspecto muy jugoso. Las sombras en crema de textura brillante y los labios en un tono nacarado completan este look nude. vestido de encaje con pedrería en el pecho, de Moschino Cheap and Chic.

‘Look rockero’

La apuesta más atrevida de la temporada concentra toda su fuerza en el párpado inferior, remarcado con lápiz negro y sombra difuminada con un eye-liner a la inversa. También resalta el pómulo con colorete en tono oscuro, aplicado por debajo para crear volumen.chaqueta negra con aplicaciones metálicas, de Alfredo Villalba.