Ni se quema ni se pone rojo, pero el pelo también puede sufrir los efectos de una insolación. Si no quieres que te ocurra, toma nota de estos consejos y descubre los peinados que más favorecen en verano.

El sol es uno de los grandes enemigos de la piel y, por supuesto, del cabello. Su forma de acción es tan discreta como implacable. las radiaciones UV y las altas temperaturas alteran la cutícula capilar, una capa de células planas y muy pegadas entre sí que recubren y protegen la fibra del pelo. Cuando se dilatan y se descolocan, el cabello se vuelve frágil, vulnerable y se encrespa con más facilidad. Además, como no refleja bien la luz, tiene un aspecto más triste y apagado. Y el problema se multiplica cuando entran en acción la sal del mar o el propio sudor, que actúan como lupas.

Una cutícula en malas condiciones permite que el oxígeno más abundante a nivel del mar penetre hasta el corazón del pelo. Esa oxidación alterará la melanina que da color a cada cabello, haciendo que cambie de tono afirma José Miguel Gallardo, fundador y director de Tea Cut (teléfono 954 22 34 69). Y lo mismo ocurrirá con los pigmentos sintéticos .

Las altas temperaturas también pueden tener una consecuencia inesperada. que se pierda pelo. La razón es tan sencilla como que muchas de las personas que lucen el pelo largo optan por recogerlo con coletas y este tipo de peinados, si se llevan muy tirantes de manera habitual, pueden provocar una alopecia localizada por tracción continua , comenta la doctora Elizabeth García Bonome, de la Clínica Bonome (teléfono 922 28 21 62).

Una melena preparada 

Antes de enfrentarlo al sol, conviene que el pelo esté lo más libre posible de todo tipo de residuos que lo puedan alterar. Las siliconas, los parabenos o las ceramidas pueden aumentar el impacto de los rayos solares. Por tanto, el primer paso debe ser eliminar cualquier resto de producto que recubra la cutícula utilizando, unos días antes de la exposición al sol, un champú depurador , aconseja el experto de Tea Cut.

El segundo aspecto fundamental es garantizar una buena hidratación. El cabello contiene un diez por ciento de agua explica Gallardo y, si lo pierde, se vuelve seco y sin brillo . Los aceites capilares pueden ayudar a conservar esta óptima hidratación y una correcta nutrición, ya que forman una suave película alrededor de cada cabello. En concreto, el aceite de cártamo es un buen sellador de la humedad, mientras que el de argán regenera y protege de los rayos del sol . También es imprescindible repasar el corte de pelo para quitar las puntas abiertas y reducir al máximo las posibilidades de que se rompan aún más. Al eliminar las zonas más porosas de la melena se reduce, además, el riesgo de que el color del pelo cambie más de lo deseado.

Sin efecto camaleón

¿A quién no se le ha aclarado el pelo en la playa o, lo que es peor, se le ha quedado ligeramente verdoso tras las vacaciones? Para que esto no ocurra, o para atenuar estos daños, José Miguel Gallardo cuenta algunos de sus trucos. Si tienes el pelo claro, funciona bien aplicar aceite de cártamo, puesto que además de hidratarlo dejará un ligero velo dorado que contrarrestará la decoloración del sol. Si eres morena, podrás mantener mejor el color si lo aclaras con una infusión ligera de té. le dará brillo y lo oscurecerá un poco, por lo que ópticamente parecerá menos deteriorado. Y si eres pelirroja, mezcla henna natural en la mascarilla. Eso sí, ten mucho cuidado de que no tenga metales añadidos, ya que son incompatibles con los tintes normales , aconseja el experto.

Siempre protegida

Acostúmbrate a utilizar un protector capilar con filtros UV cuando estés al sol y reaplícalo igual que lo harías con el de la cara y el cuerpo. cada dos horas y siempre después de un baño. Y no olvides aclarar el pelo con agua dulce tras cada inmersión para que no quede ni rastro de sal o cloro en él.

Olvídate, mientras estés en la playa, de cuántas veces a la semana te sueles lavar el pelo el resto del año. Ahora, el criterio debe ser otro. cada vez que te bañes en la playa o la piscina. Los champús específicos para el sol suelen estar libres de elementos que puedan dañar el cabello y son mucho más efectivos para eliminar la sal o el protector capilar. Lo ideal es que te lo laves dos veces seguidas para asegurarte de dejarlo completamente limpio.

E igual que haces con la piel, acompáñalo de un acondicionador capilar, para calmarlo y, una vez a la semana, potencia los cuidados con una mascarilla hidratante. Hay que ponerla siempre en las puntas, nunca en la raíz. En cuanto a la cantidad, sabrás que es la adecuada si, al masajear el cabello, no absorbe más. Pasa luego el peine (nunca el cepillo), primero uno de púas anchas y luego otro más estrecho , aconseja José Miguel Gallardo.

Cuidado con el ‘coco’

El gran olvidado en la playa es el cuero cabelludo. Una de las funciones principales del pelo es, precisamente, proteger la piel de la cabeza de las agresiones medioambientales. Las consecuencias de una exposición al sol sin la protección adecuada pasan por una sensación de ardor o de sensibilidad hasta ponerse rojo, eritematoso o descamarse. La protección física es la más eficaz, así que, para evitarlo, además de utilizar un protector solar anímate a complementar tu look playero con todo tipo de sombreros, gorros o pañuelos y, por supuesto, usa sombrillas. En caso de que, aun así, te hayas quemado, si es leve, lo recomendable es lavar la cabeza con un champú de pH neutro y agua templada, no utilizar tintes durante el tiempo que tarde en recuperarse y evitar sustancias como lacas o perfumes que puedan irritar aún más el cuero cabelludo , recomienda la doctora Bonome.

Falso ‘bob’

Juvenil y muy apropiado para los días de calor. El peluquero Raffel Pagés propone este peinado para melenas largas y ligeramente escaladas. Para conseguirlo hay que comenzar secando el cabello, aportando un poco más de volumen en las raíces con un buen cardado asegura. Después, hacer una coleta unos 6 centímetros por debajo del nacimiento del pelo. Enrollar los mechones sobrantes y la coleta hacia dentro, de forma que quede escondido debajo del cabello que cae, sujetándolo con horquillas .

Neoretro

Es perfecto para una fiesta de tarde o de noche, aunque sea informal y algo deshecho explica Pagés. Al ser alto, aporta siempre cierto glamour. La clave está en cardar las raíces en la coronilla y dejar lisas las del contorno. Se divide el cabello en pequeños mechones, que se van retorciendo sobre sí mismos pero sin apretarlos en exceso. Se sujetan con una horquillas y se fijan con un toque de laca, deshaciéndolos ligeramente . El detalle final. una diadema lo más atrás posible.

Melena suelta con ondas

Después de lavar y eliminar la humedad, se cogen unas mechas gruesas, se retuercen y se enrollan. Después de secar, soltamos las anillas que se forman y peinamos con los dedos , explica Pagés.

Un rayo de sol

¿A quién no le gusta tener el pelo como si estuviera ligeramente aclarado por los reflejos que crea el sol de forma natural? Ese efecto, más leve y algo más anárquico que las mechas, se consigue con las nuevas fórmulas de coloración con efecto ‘baño de sol’, como Blondor Freelights, de Wella Professionals (en peluquerías); o Indian Sun, de Frank Provost (29 ). Además de aportar un plus de luminosidad al rostro, le dan más movimiento a la melena.

Los básicos para el verano

1. Champú Clarificante. Utilizado cada dos semanas, elimina la suciedad, el cloro y los restos de otros productos cosméticos. De Moroccanoil (24,50 ).

2. Color-Protect Shine Infusing Hair Oil Treatment, de Kiehl’s. Con aceite de girasol y albaricoque, protege el cabello de las agresiones del sol (34 ).

3. Edición solidaria Pink Coral, de GHD. Promete cuidar de nuestro cabello cada día (199 ).

4. Peine Paloma, de Termix. Gracias a sus púas anchas, desenreda con facilidad y ayuda a extender los productos de tratamiento (3,50 ).

5. Mascarilla UV Defense Active, de Kérastase. Para proteger el cabello coloreado (37,20 ).

6. SP Sun UV Spray, de Wella System Professional. Especialmente indicado para cabello teñido, no engrasa el pelo (22,80 ).

7. Reparador de puntas abiertas Advanced Keratin Repair, de Pantene Expert (7,99 ).

8. LHuile, de Leonor Greyl. Repara los daños que producen la sal, el cloro y el sol (32,10 ).