Nací en Cádiz en 1970 y mi nombre real es José Luis Figuereo Franco. Lo de El Barrio es en honor al mío. el de Santa María. Presento nuevo disco, ‘Hijo de levante’, y empiezo gira en enero. Daré unos 70 conciertos, que no está mal

XLSemanal. Si le digo buenos días, Barrio queda muy raro, ¿no?

El Barrio. Rarísimo, sí [sonríe]; mejor llámame Selu.

XL. ¡Vale! Hijo de levante, pero de Cádiz por encima de todo.

E.B. Es normal. por el Estrecho nos entra un viento de levante africano, caliente y marinero, que nos pone contentos.

XL. Tres años sin sacar disco, ¿qué ha hecho en todo este tiempo?

E.B. Componerlo, grabarlo y ser padre. Tengo dos niñas muy chiquititas. una de tres años y la otra de once meses.

XL. Está bien que un hombre aparque su trabajo para ejercer la paternidad.

E.B. No sé. Muchas veces es mejor estar cantando que con las niñas, del coñazo que te dan [ríe].

XL. ¿Ha acabado hasta las narices?

E.B. Totalmente [risas]. Sacar disco es un descanso. Las dos son levante total.

XL. Supongo que, ahora, tendrá más amor que desamor.

E.B. Claro. El amor de mi mujer y mis hijas. A esta edad, eso de que te dejen plantao a cada momento ya no me pasa.

XL. Una de sus canciones denuncia el maltrato.

E.B. Donde se esconde el miedo es un tema sobre la violencia de género porque me preocupa, por ambos lados. No soy ni feminista ni machista.

XL. Pero no va a comparar el maltrato a la mujer con el que recibe el hombre.

E.B. No, pero están muy mal los dos. Si no quieres a alguien, déjalo. aún podéis llegar a ser amigos. Un adiós a tiempo es más bonito que un sin adiós.

XL. En otra canción habla del quinto mandamiento. no matarás, pero, más que el quinto, nos falla el séptimo

E.B. ¡Hostia! A ese falta toda España. Aquí ha robado todo el que ha podido.

XL. Todo lo que tengo me lo he ganado a pulso . ¿Tiene mucho?

E.B. Lo que me hace falta para vivir. la nevera llena. Lo que no tengo es para gastar en un bingo. Soy ahorrativo y miro el día de mañana.

XL. Por cierto, cada año saca un modelo de sombrero nuevo.

E.B. Sí, he logrado que una sombrerería catalana me regale dos cada año.

XL. Con sombrero, ¿se siente más Chaplin, Bogart o Indiana?

E.B. Más Bogart, sin duda; me siento más gánster que aventurero o cómico.

XL. Sus fans se tatúan su cara, ¡ya son ganas!

E.B. [Risas]. Sí; no soy agraciado de cara, y tenerme tatuado para toda la vida

XL. ¿La cara de quién se tatuaría Selu?

E.B. La de Cristo. Soy muy creyente.

Su desayuno. Un zumo de naranja y una tostada con aceite, tomate y jamón, a la catalana; pero lo pago yo. Lo tomo en el bar de abajo, con el periódico. me gusta estar informado .