Nieve virgen, bañeras rompepiernas, palas de infarto, tubos estrechos… Los esquiadores saben de qué hablamos: de las pistas más ‘negras’, más peligrosas y más divertidas. Patrick Thorne, un ‘enfermo’ de la nieve, destaca en el libro ‘Descensos míticos’ las bajadas más emocionantes. Por Fátima Uribarri

Baqueira Beret fue una idea del ex campeón de esquí Luis Arias. Eligió el enclave, en 1964, porque abunda la buena nieve, el clima no es demasiado frío y el recorrido esquiable es divertido y variado, con laderas suaves, descensos largos o tubos estrechos y empinados con nombres tan explícitos como Escornacabres (‘Descuernacabras’). La pista que lleva el nombre del fundador de Baqueira es uno de los descensos destacados por Patrick Thorne en su libro Descensos míticos. Los 50 lugares de esquí más espectaculares del mundo (editorial Lunwerg).

Sobresalen por su longitud, como la pista Sarenne, en Alpe d’Huez, una bajada de 16 kilómetros; por su dificultad, como el Muro, sembrada de profundas bañeras, ondulaciones que machacan los cuádriceps de las piernas. Y destacan también, claro, por su inclinación. el descenso de Balma, en Italia, por ejemplo, tiene paredes de hasta 50 grados de inclinación. ¡De vértigo! Los esquiadores que prefieren salir de pista, la nieve en polvo o las palas más escarpadas, pueden ‘quemarse’ las piernas en los descensos de estaciones míticas como Avoriaz, La Plagne, Verbier, Chamoniz en los Alpes abundan. Y pueden aventurarse en glaciares, lanzarse por las laderas del volcán Etna o conocer parajes nuevos, como las estaciones de Europa del Este como Kanin, en Eslovenia, con vistas al mar Adriático; o Zakopane, en Polonia, desde donde se atisban los montes Tatra, la parte más alta de los Cárpatos.

La cima del mundo

Hay descensos en Europa que son bajadas al más puro estilo Bond. entre pinos y a toda velocidad. También los hay de infarto, como el de Sarenne en Alpe d’Huez, que arranca a 3300 metros de altura, con las nubes por debajo de la cabeza. Los esquiadores que disfrutan de estas pistas sienten el éxtasis de los alpinistas y la adrenalina de los pilotos de moto GP. Convertirse en un bólido rodeado de montañas, rocas, árboles y la atmósfera más pura es un placer adictivo. La temporada acaba de comenzar.

WILDE GRUB’N AUSTRIA

10 kilómetros fuera de pista

Desde lo alto del glaciar Stubai parte uno de los descensos más largos, divertidos y variados de Austria, con tramos más escarpados que otros. Deliciosa, con nieve en polvo y con poca gente. Un placer de larga duración.

-Síntesis. una ruta prolongada, sinuosa y variada que baja en zigzag por una impresionante hondonada abierta. Una auténtica gozada.

-Dificultad. 2

-Vertical. 3210-1750 metros.

-Duración. 30 minutos.

EL MURO, SUIZA

Bañeras de 2 metros.

Por una de las pistas de bañeras (ondulaciones) más tremendas de Europa, los esquiadores atraviesan la frontera entre Francia y Suiza. Se accede al Muro desde Avoriaz, Champéry, Châtel, Les Gets y Morzine.

-Síntesis. más de un kilómetro dando botes con una pendiente de hasta 50 grados. Únicamente para expertos.

-Dificultad. 4

-Vertical. 2201-1819 metros.

-Duración. 45 minutos.

Sarenne, Francia

La pista más larga del mundo.

Está en Alpe d’Huez. A 3300 metros de altura, la vista es espectacular. Son 16 kilómetros que comienzan con una fuerte inclinación y a menudo bañeras heladas. La mejor hora para lanzarse por ella es la primera de la mañana. hay menos gente.

-Síntesis. la pista ‘negra’ más larga del mundo. Un desafío.

-Dificultad. 3

-Vertical. 3330-1330 metros.

-Duración. Alrededor de 20 minutos o más.

Luis Arias, España

Más nieve que en los Alpes.

En Baqueira Beret, las nevadas son más abundantes que en los Alpes y las Rocosas. La pista Luis Arias es una ‘negra’ de 2,4 kilómetros de longitud, con tramos anchos, paredes y trechos preciosos entre árboles.

-Síntesis. el viento cálido que viaja hacia el océAtlántico deja nevadas copiosas en los Pirineos.

-Dificultad. 3

-Vertical. 2468-1862 metros.

-Tiempo promedio. sin paradas y a buen ritmo, tres minutos y medio.

BALMA ITALIA

Los tres valles italianos.

A la estación italiana de Alagna no llegan los turoperadores. conserva su encanto salvaje y pistas que parecen precipicios. El descenso de Balma comienza con una hondonada de nieve en polvo y sigue con pendientes de infarto.

-Síntesis. pendientes de hasta 50 grados, por un terreno salvaje y helado. Solo para expertos. Conviene ir bien equipado por si se producen aludes.

-Dificultad. 4

-Vertical. 3260-1210 metros.

-Duración: dos horas.

PREVALA ESLOVENIA

Una trampa de nieve en polvo.

Un abono conjunto de las estaciones de Kanin (Eslovenia) y Sella Nevea (Italia) permite cruzar esquiando la frontera entre la Europa del Este y la del Oeste. Abunda la nieve en polvo. en 20n una capa de 13 metros.

-Síntesis. la estación de Kanin está en un valle alto sin árboles que conecta con Italia. Se divisan desde allí el mar Adriático y los picos de los Alpes Julianos.

-Dificultad. 2

-Vertical. 2292-1100 metros.

-Duración. 30 minutos.