Con 31 años y el Oscar como mejor actriz de reparto debajo del brazo, Lupita Nyong’o ha dado una vuelta de tuerca a los cánones de belleza, tras admitir que hubo un día en que rezó para volverse blanca. Ahora, la actriz de origen mexicano-keniano ha sido nombrada como la mujer más bella del mundo por la revista ‘People’ y es la nueva imagen de Lancôme.

Ha sido una de las últimas en conquistar la industria de Hollywood, pero ya tiene un Oscar como mejor actriz de reparto por su interpretación en 12 años de esclavitud y un papel en la nueva entrega de Star Wars, dirigida por J. J. Abrams. Un año de éxitos en el que Lupita Nyong’o ha admitido que durante mucho tiempo se sintió fea solo por el color de su piel y que deseó con todas sus fuerzas que eso cambiara. Mi madre me recordaba que la belleza no se puede comer, que no es algo que nos sostenga , aseguraba la actriz.

Con los años he aprendido que lo realmente hermoso, lo que de verdad nos sostiene, es la compasión por nosotros mismos y por los demás . Ahora, Lupita es considerada como una de las mujeres más bellas del mundo y ha entrado a formar parte del universo Lancôme, junto con estrellas como Julia Roberts o Kate Winslet.

XLSemanal. 12 años de esclavitud ha sido su primera gran producción. ¿Qué tal esa experiencia frente a la cámara?

Lupita Nyong’o. Lo llevé con naturalidad, pero no terminé de sentirme cómoda. Es como en un parto. todo es muy natural, ¡pero no resulta cómodo! Pues lo mismo sucede a la hora de actuar.

XL. En 2015 se estrenará Star Wars. el despertar de la fuerza, de J. J. Abrams. ¿Qué se siente al formar parte de esta saga legendaria?

L.N. Me ha encantado eso de vivir durante un tiempo en otro planeta y con un grupo tan extraordinario de profesionales. Mi madre solía llamarme marcianita ¡Y ahora lo soy de verdad en la gran pantalla!

XL. Este último año ha estado muy expuesta a la opinión de los medios y del público en general. ¿Cómo lo lleva?

L.N. Trato de no tenerlo en cuenta. Mi madre siempre me recuerda que todo trabajo siempre comporta una parte desagradable que hay que saber sobrellevar. En el caso de los actores, ese aspecto es la constante exposición al gran público. Pero va con el sueldo.

XL. ¿Cómo se las arregla para sobrellevar la presión de la fama y mantener la cabeza en su sitio?

L.N. Sigo muy unida a mi gente de siempre. Me gusta tenerlos a mi lado porque todo esto los ha pillado de sorpresa, igual que a mí. Mis amigos se meten conmigo y me hacen bromas constantemente, lo cual aprecio mucho. Además, eso me recuerda que tengo mucha suerte y que no debo dar nada por sentado.

XL. Suele describirse como de origen mexicano-keniano. ¿Se siente muy vinculada a sus raíces?

L.N. En realidad me describo como mexikeniana. Me inventé la palabreja durante una entrevista, un poco en broma, pero lo cierto es que ahora me gusta. Sí que me siento vinculada a mis raíces. Estamos hablando de las experiencias vitales que me han convertido en la persona que soy ahora.

XL. Durante la entrega de los premios Black Woman Hollywood admitió que de joven se sentía insegura por el color de su piel. ¿Qué le hizo cambiar?

L.N. A los 16 años me trasladé a vivir a México, a una ciudad pequeña en la que había muy pocos negros. Los mexicanos estaban fascinados por el color de mi piel y, un día, un hombre me pidió permiso para hacerme unas fotos. Le dije que sí y, mientras disparaba, empezó a hacer unos comentarios maravillosos. ¡Qué perfección! ¡Es usted bellísima! . El hombre estaba fascinado conmigo y en ese momento me sentí muy guapa.

XL. ¿Cree que su discurso ha ayudado a otras mujeres a sentirse más seguras?

L.N. Ese episodio cambió el concepto que tenía de mí misma, y me encantaría que toda persona que no se siente hermosa pudiera vivir una experiencia semejante.

XL. Y de ahí a ser nombrada por la revista People la mujer más bella de 2014. ¿Qué pensó al enterarse?

L.N. Esto me pilló completamente por sorpresa y me sentí contenta y halagada. Me faltó tiempo para decírselo a mi hermano pequeño, porque él se lo toma todo con muchísimo entusiasmo, y me ayuda a expresar mis propios sentimientos cuando me fallan las palabras. Nos pusimos a gritar y a intercambiar palmadas virtuales por la pantalla.

XL. ¿Diría que ahora tiene todavía más autoestima?

L.N. El hecho de ser nombrada la persona más hermosa de 2014 ha hecho que me sienta más apreciada estéticamente, pero mi autoestima no depende de lo que la opinión pública piense de mí, sino de los lazos establecidos con las personas a las que conozco y quiero. Digamos que son una fuente más sostenible para mi autoestima.

XL. ¿Qué se siente al ingresar en la familia Lancôme junto con actrices como Julia Roberts o Penélope Cruz?

L.N. Siento el mayor respeto y admiración por todas y tengo claro que estoy en muy buena compañía. Me he encontrado con Julia Roberts varias veces. Es tan simpática como se la ve en los anuncios de La Vie Est Belle. La primera vez que nos vimos cogió el teléfono y me enseñó fotos de su familia, esas cosas la hacen muy cercana.

XL. ¿Dedica mucho o poco tiempo a ponerse guapa todos los días?

L.N. Muy poco. A diario suelo ponerme solo protector labial o brillo porque son fáciles de aplicar. Me retoco las cejas y, si tengo un poco de tiempo, utilizo lápiz de ojos y rímel.

XL. ¿Considera que la belleza es un don natural?

L.N. Creo que, sobre todo, la belleza es un estado personal. Es el resultado de sauna misma y con los demás. Al hacerlo, conviertes la belleza en un don que compartir con quienes te rodean.

XL. La filosofía de Lancôme es La vie est belle . En su caso, ¿qué cosas hacen que la vida sea más bella?

L.N. La risa. ¡Me encanta reír!

XL. ¿Y cómo definiría la felicidad?

L.N. Para mí, la felicidad consiste en sentirse abrumada de placer y en olvidarte momentáneamente del dolor. La alegría consiste en elegir ser feliz y darle la espalda al dolor.

El estilo Lupita

-La reina de la alfombra roja. La actriz suele apostar por colores eléctricos, como el vestido turquesa de Gucci que lució en los premios del Sindicato de Actores o el top amarillo con cuello chimenea, pero también la hemos visto con un sencillo mono negro de Veronica Beard.

A la cabeza del “glamour”

El toque final. Pelo rapado, tupés, gorros y muchísimos accesorios. La actriz combina como nadie diademas o pendientes de diamantes con detalles más personales.

Sus básicos de belleza

-¿Cuáles son sus productos de belleza preferidos? Sobre todo Génifique, de Lancôme, la crema activadora de juventud. Puedo usarla antes, durante y después del maquillaje. También me gusta el lápiz de labios Baume in Love. Tiene la textura de un protector labial, pero con un tono y un brillo muy suaves. Además, su tamaño es el ideal para bolsos pequeños.

-¿Le gusta el rojo de labios? Es un clásico y queda bien con independencia del color de la piel. A diario suelo utilizar bermellones de tipo apagado, como LAbsolu Rouge en las tonalidades berry noir o cherrywood luxe.

-¿Cómo describiría Lancôme? Elegante, delicada y vibrante.

-¿Cuál fue el primer producto de la marca que descubrió? Blush Subtil, de la línea Figue Espiègle. Mi piel oscura nunca enrojece de forma visible y es un colorete muy natural.