Cada vez hay más pequeños aparatos en el mercado diseñados para lograr la eficacia de un instituto de belleza en casa. No suelen ser baratos, así que en la redacción de ‘XLSemanal’ los hemos probado para ver si de verdad funcionan. Te lo contamos.

1. Rizos en segundos. Curl Secret, de Babyliss Paris

¿Y esto de qué va? Es un rizador de cabello de última generación que viene a resolver la falta de pericia de las que no se manejaban con las tenacillas de toda la vida.

¿Cómo se usa? Se separa un mechón de tres centímetros de ancho y se desenreda. El propio aparato lo enrolla en torno a un rulo automático que lo calienta durante un tiempo concreto según la temperatura que se haya elegido (en función de si se desean ondas o rizos). Mediante pitidos avisa de cuándo hay que soltar el pelo.

Nos gusta. se utiliza con bastante facilidad y el resultado es espectacular. Los rizos quedan muy naturales y aguantan una noche de sueño.

No nos gusta. aunque genera un poco de ansiedad ver cómo el aparato se ‘traga’ un mechón de nuestro pelo durante unos segundos en los que, al menos al principio, una está rezando para que salgan libres y en perfecto estado, ese pánico acaba pronto. Hay que seguir bien las instrucciones porque si se introducen mechones más grandes de lo recomendado pueden enredarse y hay que tirar un poquito para que salgan.

 ¿Cuánto me va a costar? 129,90 euros.

2. Depilación de profesional. I-Light Pro Face and Body, de Remington

¿Y esto de qué va? Es una fotodepiladora de luz pulsada intensa que reduce el vello de manera progresiva. La melanina que se encuentra bajo la piel absorbe la energía lumínica e inhabilita el folículo piloso, lo cual frena el crecimiento.

¿Cómo se usa? Se puede utilizar en piernas, brazos, axilas, línea del bikini, espalda, pecho y hombros, previamente afeitados. El aparato se coloca sobre la zona y va emitiendo los disparos. El vello comenzará a caerse un par de semanas después. Hay que repetir cada dos semanas, unas tres o cuatro veces, para unos resultados efectivos.

Nos gusta. que incluya un accesorio especialmente diseñado para la cara.

No nos gusta. las instrucciones son complicadas, mucho aviso en tono negativo y están redactadas de forma muy farragosa (por ejemplo, no especifican algo tan básico como si el aparato ha de tocar la piel o no). En algunos casos produce sensación de escozor en la zona tratada y, según el uso, se puede producir una especie de fogonazo que invita a dejar el tratamiento para otro momento en el que uno se sienta más valiente.

¿Cuánto me va a costar? 349 euros.

3. Adiós, ojeras. Eye Refresh, de Rio Beauty (distribuida en España por Scyse)

¿Y esto de qué va? ¿Saben ese truco de belleza de ponerse unas cucharitas de café en los ojos para acabar con las bolsas y revitalizar la mirada? Eye Refresh es eso mismo, pero con enchufe, en versión tecnosofisticada y viene con un sérum. El calor abre los poros, ayuda a que la piel absorba el producto y aumenta la circulación de oxígeno y nutrientes en la zona. El frío cierra los poros y tiene una acción antiinflamatoria y relajante.¿Cómo se usa? El aparato tiene un cabezal de frío y otro de calor, que funcionan a la vez, y se aplican en la zona del contorno del ojo mediante diferentes técnicas y tiempos que se explican muy claramente en las instrucciones. Nos gusta. sobre todo, el cabezal de frío. Produce un efecto revitalizante y refrescante, ayuda a reducir las bolsas y es perfecto para utilizar cuando los ojos están hinchados. El efecto ‘despertador’ es instantáneo. A los 12 minutos de funcionamiento se apaga solo.No nos gusta. es difícil sujetar el aparato sin tapar las rejillas de ventilación.¿Cuánto me va a costar? 179,90 euros.

4. Ataque casero a la celulitisSculptural, de Solac

¿Y esto de qué va? Es un sistema lipomodelador profesional para combatir la celulitis y la flacidez mediante masajes.

¿Cómo se usa? El aparato tiene la forma de un pequeño secador al que se pueden añadir seis cabezales diferentes según el problema que se desee combatir. celulitis blanda, celulitis incrustada edematosa, flacidez Realiza masajes subcutáneos para aumentar el riego sanguíneo, eliminar toxinas y reducir la grasa acumulada.

Nos gusta. es fácil de utilizar, viene con un neceser para guardarlo fácil de transportar, las instrucciones son claras y la intensidad se regula durante el uso sin problema. Es ideal para utilizar con productos anticelulíticos y reafirmantes, porque potencia su absorción en la dermis y ese masaje es el que suele fallarnos cuando pretendemos hacerlo de manera manual al utilizar este tipo de cosméticos.

No nos gusta. es evidente que por sí solo no acaba con la celulitis, pero lo cierto es que aún está por descubrir el tratamiento que lo consiga, y esto puede ser un complemento al resto de los cuidados para hacer frente a la piel de naranja.

Cuánto me va a costar? 89,99 euros.

5. ‘Peeling’ a domicilio. Microdermoabrasión VisaCare, de Philips

¿Y esto de qué va? Exfolia y masajea la piemula la microcirculación y la activación de fibroblastos, encargados de la secreción de fibras de elastina y de colágeno, responsables de una piel joven.

¿Cómo se usa? Se aplica el cabezal sobre el rostro (se puede elegir entre dos, normal y para piel sensible) y se va deslizando sobre la piel, sin presionar. Se siente una ligera succión que no es molesta. Con la otra mano se estira y sujeta la piel; siempre debe evitarse el contorno de ojos.

Nos gusta. elimina las impurezas acumuladas en la capa más externa de la piel, células muertas y suciedad que dan un aspecto avejentado al rostro. La piel queda más lisa, con menos imperfecciones y absorbe mejor los tratamientos que se aplican a continuación.

No nos gusta. en el caso concreto de una usuaria de piel sensible con antecedentes de rosácea, no aguantó su utilización tras probar en varios puntos diferentes de la piel, porque le producía picor, escozor y hasta una mancha que permanecía tres semanas después de su utilización.

¿Cuánto me va a costar? 255 euros.

6. Gimnasia para la cara. 60 Second Facelift, de Rio Beauty

¿Y esto de qué va? Imita el efecto de los chalecos de electroestimulación (EMS), hoy tan de moda en los gimnasios. Según envejecemos, perdemos tono muscular, también en el rostro.

¿Cómo se usa? Funciona con pilas. Tiene dos bolitas metálicas en el extremo sobre las que hay que aplicar un gel conductor (como el de las ecografías) para facilitar el paso de la corriente. Los contactos de bolita se van colocando sobre los músculos faciales que se desean estimular.

Nos gusta. consigue un efecto de tonificación, que no elimina las arrugas, pero hace sentir la piel más tersa y elástica si se utiliza de forma continuada. Es sencillo de usar y las instrucciones son claras. Facilita mucho el hecho de que 60 segundos sean suficientes (en cada zona que se vaya a tratar).

No nos gusta. hay que poner mucho cuidado en reponer el gel conductor. De otro modo, los contactos de bolita pueden provocar pequeñas descargas eléctricas. El movimiento muscular que se genera puede resultar desagradable a algunas personas, así como la sensibilidad en los dientes que produce.

¿Cuánto me va a costar? 145,50 euros.

7. Igual te limpio que te depilo. Braun Face, de Braun

¿Y esto de qué va? Es el primer dispositivo dos en uno que limpia los poros en profundidad y depila de manera precisa el vello del rostro.

¿Cómo se usa? Tiene un cabezal para zonas como labio superior, barbilla, frente, contorno de cejas que depila con precisión y, además, hace una limpieza profunda de los poros, de modo que elimina maquillaje, suciedad e impurezas.

Nos gusta. no corta el vello, sino que lo arranca, lo que hace que el resultado sea muy duradero y la piel quede muy suave. Es muy eficaz.

No nos gusta. aunque depende del umbral del dolor de cada cual, arrancar el vello de determinadas zonas como el labio superior puede resultar muy incómodo para algunas personas. Las pieles muy blancas se quedan bastante enrojecidas, así que mejor elegir un sábado para la sesión y así poder ir al lunes sin pinta de ‘guiri’ quemado por el sol.

Cuánto me va a costar? De 69 a 89 euros dependiendo del modelo de máquina.

8. Dientes, dientes. Irrigador WATERPIK®

¿Y esto de qué va? Es un aparato diseñado para realizar una limpieza bucal profunda. Incluye un cepillo electrónico y varios cabezales para irrigar un chorro de agua a presión en el espacio entre dientes y debajo de la encía.

¿Cómo se usa? Hay que llenar el depósito con agua templada, seleccionar el cabezal más adecuado e introducirlo en la boca antes de encenderlo. La mejor postura es con la cabeza inclinada sobre el lavabo con los labios parcialmente cerrados para que el agua pueda caer sin salpicar. Lo ideal es ir pasando el cabezal por los espacios entre los dientes para arrastrar los residuos que el cepillo no ha podido eliminar.

Nos gusta. el sistema de irrigado es muy parecido al que utilizan los dentistas y elimina mucha más suciedad que otros métodos que complementan el cepillado como el hilo dental. Es muy fácil de utilizar y se tarda solo un minuto al día. Además, es el método ideal para personas con coronas, implantes y aparatos de ortodoncia fija.

No nos gusta. el ruido es un poco molesto y hay poca información en cuanto al uso adecuado de los diferentes cabezales.¿Cuánto me va a costar? 175 euros.