Nací en Roma en 1963. He vendido más de 65 millones de discos. Tengo tres hijos y me casé por segunda vez en 2014. Mi último disco se titula ‘Perfecto’. En septiembre inicio gira mundial.

XLSemanal. ‘Perfecto’. Un título pretencioso. ¿Alude al disco o a usted?

Eros Ramazzotti. A ninguno. No es más que una broma, una ironía. Nada es del todo perfecto, pero los italianos ponemos esa palabra al final de casi todas las frases. Es un juego.

XL. No se ha cortado nada al elegir a sus músicos. el batería de Quincy Jones y de Leonard Cohen, el guitarrista de Michael Jackson y de James Taylor Si esto sale mal la culpa va a ser suya.

E.R. [Ríe]. En todos mis discos, menos en el anterior, he contado con buenos músicos americanos. Pero sí, me haré responsable de lo que pueda pasar.

XL. ¿Se animará a seguir los pasos de Laura Pausini como coach de ‘La voz’?

E.R. ¡No! Me lo han pedido y no he aceptado. no me gusta juzgar. Laura, además de tener una gran voz, es una gran actriz y una gran comunicadora; yo no soy tan bueno como ella.

XL. Oiga, ¿65 millones de discos vendidos no son muchos? 

E.R. No, no; está bien así [sonríe]. Sobre todo, teniendo en cuenta que solo canto en italiano y en español.

XL. Tiene pinta de ser muy presumido.

E.R. Sí, pero no vanidoso. Me arreglo y sigo una dieta biológica desde hace un año y medio. Y si me veo un pelo en la nariz, me lo corto de inmediato.

XL. ¿Le molesta más que le recuerde su edad o que le pregunte cuánto pesa?

E.R. Sin ninguna duda, cuánto peso; así que no me lo preguntes [mete tripa]. Yo noto cómo pasa el tiempo, tengo 51 años, pero no tengo miedo a envejecer.

XL. ¿Es verdad que fue extra en la película ‘Amarcord’, de Fellini?

E.R. Sí, sí. Crecí en el barrio de Cinecittá, en Roma, junto a los estudios de cine. Cuando necesitaban niños para alguna escena, salían los productores a la calle a buscarnos. Recuerdo perfectamente la imagen de Fellini.

XL. Se dejó fotografiar con una camiseta negra en la que se leía. Obama, sálvanos tú . ¿Lo volvería a hacer o prefiere invocar a Angela Merkel o incluso a Mariano Rajoy

E.R. No se quién es Rajoy, pero a la señora Merkel no. Hoy, me pondría una camiseta muy blanca. No porque Obama sea de color, sino porque hace falta mucha transparencia y limpieza. Todos los colores ya están desteñidos.

XL. ¿Ha cantado para el Papa?

E.R. No, me lo han pedido muchas veces, pero no lo he hecho. Ratzinger no me gustaba, muchos no lo amaban, era muy frío. Para Francisco I sí querría cantar, es lo contrario. demasiado abierto [ríe].

¡Ni zumo ni café! Un yogur ecológico, sin lactosa, con pipas de calabaza y Goji; un vaso de agua con unas gotas de Cellfood, un depurativo que limpia la sangre; y una pastilla de vitaminas .