Tiempo de preparación. 1 hora Ingredientes para. 4 personas

Ingredientes. 225 g de chocolate con un 66 por ciento de cacao, 170 g de mantequilla, 170 g de huevos, 340 g de azúcar, una pizca de sal, 1/4 de vaina de vainilla y 113 g de harina tamizada.

Elaboración. se funden en un bol al baño maría el chocolate y la mantequilla. Con ayuda de una lengua se mezclan ambos ingredientes de forma homogénea y se reserva. Se baten en otro bol los huevos junto con el azúcar y la sal.Se añade a este último conjunto el interior de la vaina de vainilla y se mezcla todo bien, procurando que no se incorpore aire.Se agrega a la mezcla anterior el chocolate ya fundido y se remueve hasta obtener una masa homogénea. Se añade la harina tamizada en forma de lluvia y se incorpora poco a poco al conjunto con ayuda de una lengua.Mientras tanto, se precalienta el horno a 180 C.

Acabado y presentación. se coloca un papel sulfurizado sobre una placa metálica y se unta de mantequilla. Se vierte la mezcla final y se hornea durante 20 minutos. Se verifica el punto de cocción con un palillo (si el palillo sale limpio, la cocción estará correcta; si no, se deja unos cinco minutos más).

Paso a paso

1.-  Se baten en un bol los huevos junto con el azúcar y la sal y se agrega la vainilla.

2.- Se incorpora el chocolate ya fundido y se remueve hasta obtener una masa homogénea.

3.- Se añade la harina tamizada, en forma de lluvia y poco a poco, con ayuda de una lengua.

4.- Se vierte todo en una bandeja sobre papel untado de mantequilla y se hornea.

Mis trucos

Para elaborar esta receta, la harina más adecuada es la de repostería, porque nos ayuda a que esponje mejor. También se la conoce como ‘harina de invierno’, ya que procede de granos de trigo blanco que se siembran durante esa estación del año.

Reinos de humo por Carlos Maribona

Una ración de insectos

Comer insectos. Seguro que a la mayoría de ustedes les provoca un profundo asco el solo hecho de pensarlo. Y, sin embargo, en muchas zonas de Iberoamérica estos bichitos y sus huevos han formado parte de la dieta desde tiempos inmemoriales. Al fin y al cabo son una importante fuente de proteínas para los habitantes de poblaciones rurales pobres, en las que la carne de vaca o de cerdo es un producto poco habitual y demasiado caro. Los insectos han estado presentes en la cocina popular desde épocas prehispánicas e incluso han llegado a convertirse en ingrediente de algunos platos en restaurantes de lujo. Seguramente es México el país con más amplia variedad de especies que se comen. Pequeños saltamontes, gusanos del maguey, escarabajos, hormigas o los huevos de estas forman parte del menú en muchas regiones. Los más valorados de todos ellos son los escamoles, el caviar mexicano, huevos de hormiga con delicado sabor y peculiar textura. También son los que, por su aspecto, provocan un menor rechazo visual, algo muy importante a la hora de comer. En España pueden encontrarse, en la temporada que va de marzo a mayo, en grandes restaurantes mexicanos como Punto MX o Entre Suspiro y Suspiro. No cabe duda de que para comerlos hay que superar ciertos tabúes culturales. Pero les aseguro que vale la pena. Próximo domingo. Benjamín Lana

El vino. Iduna Verdejo Fermentado en Barrica 2010. Cinco mil botellas ilustradas por Joaquín Berao encierran este tesoro. un verdejo fermentado en barrica y criado diez meses en roble francés con reflejos dorados y de nariz compleja con frutas de hueso, matices herbáceos y notas de madera. A 10 C es excelente aperitivo y acompaña bien foie gras, quesos y helados. 1-content/uploads/sites/3/2016/06/vino-600xXx80-1.png” />