Lejos del mundanal ruido y ajenos a supuestas comodidades como la televisión o Internet. Elegimos los hoteles pensados para desconectar y relajarse. Y punto.

Un estudio dirigido por la psicóloga Jessica de Bloom, de la Universidad de Nimega (Holanda), sostiene que la duración de las vacaciones no es el elemento fundamental a la hora de incrementar los efectos beneficiosos sobre nuestra salud y nuestro bienestar. A partir del tercer día ya comienzan a sentirse las ventajas que otorga la desconexión (aunque lamentablemente empiezan a desaparecer a partir de la tercera semana de regreso a la vida laboral). Lo importante, sostiene el estudio, es conseguir relajarse de verdad. Asegurar el descanso físico y mental. Y todos los hoteles seleccionados para estas páginas cumplen con este requisito. Escondites perdidos en lo alto de las montañas o en recónditos valles donde, en ocasiones, el wifi brilla por su ausencia y donde se atreven, incluso, a recomendar prescindir del teléfono móvil. El relax está en todos ellos asegurado. Alguno pensando más bien en unas vacaciones familiares, otros más orientados al viajero solitario o a la pareja.Y son tendencia. vacaciones donde el lujo está en el silencio, en la desconexión, en pasar una tarde descansando con la mente en blanco. Aquí el exotismo está en nuestro interior, no en culturas lejanas o en grandes aventuras. Póngase cómodo, déjese mimar y disfrute.

Eremito(Italia)

Un albergue para el alma

Del éxito del mundo de la moda a la búsqueda de la paz en un lugar recóndito. Tal es la trayectoria del empresario italiano Marcello Murzilli, fundador de la firma El Charro, que, en los años 80 y 90, hizo las delicias de jóvenes y adolescentes con su ropa vaquera. Pero él quería otra cosa. Se embarcó en una travesía en velero de dos años alrededor del mundo y finalmente puso en marcha el llamado Hotelito Desconocido, en Jalisco (México). Ahora ha vuelto a ‘casa’ y ha abierto en Umbría (Italia) lo que él define como ‘hotelito del alma’ (así, en castellano). Un refugio bautizado como Eremito, donde no hay habitaciones, sino celluzze, como se llamaban en italiano las celdas donde vivían los monjes en los monasterios medievales. Construido en la zona que vio nacer a San Francisco de Asís, aquí no hay wifi, ni televisión, ni minibar en las habitaciones, ni cobertura para el teléfono móvil. Sí hay muchas velas, spa, huerto propio donde crecen los productos que sirven en sus comidas y cenas Vida monacal, perdida en una reserva natural de 3000 hectáreas, pero con todas las comodidades y alejada del mundanal ruido que su fundador vivió de lleno antes de decidir dejar todo atrás. Más información en www.eremito.com

Das Graseck (Alemania)

La salud es lo primero

Para llegar hasta este refugio restaurado en lo alto de los Alpes bávaros, hay que dejar atrás el vehículo propio y subirse en la cabina del pequeño funicular, que forma parte de sus instalaciones. Bajo el lema ‘salud a través del placer’, este establecimiento está regentado por una pareja de médicos, cardiólogo él y gastroenteróloga ella. El huésped puede optar por diversos controles médicos. dentista, urólogo, ginecólogo, dermatólogo Pero que esto no lleve a error, aquí no hay un ambiente hospitalario, sino el de un refugio de lujo de alta montaña que ha sido recientemente renovado y reabierto en mayo de este mismo año a los pies de un glaciar. Aquí se viene a cuidar la salud, pero también a relajarse, desconectar y practicar golf, esquí, senderismo Más información en www.das-graseck.de

Domaine Le Bois aux Daims (Francia)

En la naturaleza y en familia

El complejo más familiar de cuantos aparecen en estas páginas ha sido inaugurado este mismo verano en Domaine le Bois aux Daims, un parque natural de 260 hectáreas ubicado en la región de PoitouCharentes, a tres horas y media en coche de París. El viajero puede elegir entre dormir en una de sus villas o en una de sus nueve casas en los árboles. Ofrece spa, minigolf y múltiples actividades pensadas para la familia al completo. natación para bebés, tiro con arco Sus grandes instalaciones hacen de este centro más que un retiro espiritual un lugar donde disfrutar en familia, rodeado de bosques, pero también de piscinas y zonas de juego para pequeños y grandes. Más información en www.centerparcs.fr/fr-fr/france/fp_BD_vacances-domaine-le-bois-aux-daims.

Treehotel (suecia)

Dormir en lo alto de un árbol

Cinco habitaciones diferentes con nombres que aluden al aspecto que los arquitectos les han otorgado. Mirror Cube (cubo de espejos), Birds Nest (nido de pájaros), UFO (ovni) Cuando uno llega a este peculiar hotel, a los pies del río Lule (al norte de Suecia), hace el check in en la cabaña principal y un breve paseo le lleva hasta la estancia elegida. Regentado pece sauna, excursiones en trineo tirado por perros, pesca o kayak. Una experiencia única que ha contado, en su diseño, con la colaboración de destacados estudios arquitectónicos escandinavos. Más información en www.treehotel.se

Iriarte Jauregia(ESPA? A)

Un palacio en el balcón de Guipúzcoa

A una hora de Bilbao y a unos 30 minutos de San Sebastián, entre las localidades de Tolosa y Azpeitia, se encuentra el hotel Iriarte Jauregia, un hotel ubicado en una casona del siglo XVII e inmerso en un valle rodeado de bosques que recibe el sobrenombre de ‘El balcón de Guipúzcoa’. Restaurado con mimo, en su interior convive el diseño más actual con muebles antiguos de hierro y madera. Los viajeros de paladar exquisito disfrutarán además de su restaurante Bailara, regentado por el chef mexicano Enrique Fleischmann. Más información en www.iriartejauregia.com