El cabello se ha convertido en el mejor ‘accesorio’ para seguir las tendencias de la temporada. El secreto es mucho movimiento y un estudiado toque de color.

Naturalidad y frescura. Estos dos conceptos son la base sobre la que se asienta la revolución que está viviendo el mundo del cabello. No solo a la hora de elegir un peinado u otro, sino también cuando llega el momento de cuidarlo y darle color.

Por eso arrasan los cortes de pelo cómodos y versátiles, que se pueden adaptar fácilmente a diferentes momentos del día, junto a recogidos informales, algo deshechos, y con un toque infantil. Paralelamente, los productos de peinado y de tratamiento se enriquecen con ingredientes como antioxidantes o vitaminas para cuidar el pelo desde dentro y pemitir que muestre toda su belleza en el exterior.

Color Sobre seguro

La clave de las melenas que triunfan esta temporada es la búsqueda del movimiento. Para conseguir este efecto hay que olvidarse completamente de los bloques de color y jugar con diferentes tonalidades y matices degradados, siempre personalizados en función de la fisonomía y el pelo de cada persona. A la vez, hay que procurar que el cabello se mantenga hidratado y con brillo , describe el peluquero Moncho Moreno (monchomoreno.com). Para ello es imprescindible lavarlo con productos específicos para pelo coloreado, ya que están formulados con ingredientes capaces de cerrar las cutículas, aportar el brillo necesario e impedir que los pigmentos se ‘escapen’.

Ondas esponjosas 

Mullidas, flexibles y ligeras, las grandes ondas, muy abiertas y marcadas, encuadran el rostro esta temporada. Se trata de un estilo decididamente sesentero y acompañado siempre por la raya en medio para conseguir un perfecto equilibrio. Para lograr este estilo entre romántico y boho, hacen falta unas tenacillas especiales. Y, para mantenerlas en perfectas condiciones, basta con enroscarlas en forma de anillas huecas , explica Carlos Fernández, formador de Franck Provost (franckprovost.es) para España y Andorra. El renacer de este tipo de peinado viene acompañado por la aparición de productos de styling que potencian el rizo natural del cabello o, en el caso de las melenas lisas, ayudan a que las ondas aguanten el máximo tiempo posible. También es importante recordar que el cabello debe estar completamente seco antes de utilizar las tenacillas y aplicarle un producto que lo protega del calor.

Tratamientos reparadores 

El cuidado del cabello está entrando en una nueva dimensión que va más allá de eliminar la suciedad y resolver problemas como un exceso de grasa o unas puntas abiertas. Ahora, el foco se centra en combatir los efectos que causan la polución, herramientas térmicas como las planchas o el secador y los tintes. Por eso, ingredientes como los antioxidantes, vitaminas, proteínas de seda, extractos vegetales o filtros solares están entrando a formar parte de las fórmulas más punteras. Lo ideal es aplicar el tratamiento reparador al menos una o dos veces por semana, en función de las necesidades del cabello, hasta devolverle la hidratación perdida. L’Oréal Professionnel ha ido incluso más allá y acaba de lanzar el tratamiento reparador de larga duración Pro Fiber, que incluye una cita con el experto en el salón de peluquería y tres productos para mantener el tratamiento en casa.

Huele tu melena

Uno de los olores más agradables es, probablemente, el de una melena recién lavada moviéndose suavemente. Y al contrario, ¿quién no odia el ‘aroma’ que se queda en el pelo después de haber estado en un ambiente lleno de humo de tabaco? La razón está en que el cabello es muy poroso y absorbe todo tipo de olores, para bien y para mal. Aprovechando esta peculiaridad, están surgiendo perfumes específicamente formulados para emplear en el cabello sin dañarlo. Son ideales para dar un toque de personalidad, el mejor momento para aplicarlos es por la noche. Lo adecuado es pulverizarlos a distancia, creando un efecto ‘lluvia’ , aconseja Carlos Fernandez.

Con aire francés

La reina Letizia ha sido la gran responsable del renacer de la melena francesa. Un corte recto, a la altura del cuello, que cae hacia el mentón, pero sin dar la sensación de una V invertida. Es un estilo que funciona en todo tipo de cabellos y, por tanto, admite todos los acabados, desde bucles muy marcados a un efecto surfero, muy despeinado , describe el peluquero Crisanto Blanco.

El reinado de las trenzas

Sin duda, las grandes estrellas del año son las trenzas. Anchas, finas, de raíz, de espiga o en peinados muy elaborados, su estilo aniñado y sensual aparece en todo tipo de looks. Si se busca un estilo desenfadado, hay que hacerla suelta. Y si interesa algo más sofisticado, se debe apretar bien el pelo en cada giro , asegura el experto. Keira Knightley

Muy estricto

El acabado wet, como de pelo recién lavado, alcanza su máxima expresión al retirarlo de la cara, con un efecto muy pulido. Es un peinado indicado para la noche. Hay que peinar todo el cabello hacia atrás y fijarlo con laca o gel. Es muy importante que tanto la parte frontal como la nuca queden muy pegadas a la cabeza, marcando líneas en una misma dirección , explica Crisanto. Julianne Moore

Hasta las cejas

Otra de las tendencias que ha vuelto son los flequillos. gruesos, rotundos, enmarcando perfectamente el rostro, como el que lleva la actriz Dakota Johnson. Según el experto, lo que los hace diferentes es un corte ligeramente dentado, para darle movimiento. Lo ideal es que parta de la zona alta de la cabeza, y llegue justo hasta debajo de las cejas, sin sobrepasar nunca el párpado fijo .

El día después

Triunfan los semirrecogidos informales, como si hubieras dormido peinada. Para conseguir este efecto, Crisanto recomienda trabajar el cabello con una tenacilla, para crear una onda grande. Luego, se cardan el frontal y los laterales hacia atrás y se sujeta el pelo a la altura de la nuca. El toque de gracia es darle un aire sesentero, sacando un mechón lateral hacia fuera. Sarah Jessica Parker

Los imprescindibles

Cuero cabelludo hidratado. Aceite Magic Elixir Hair Restructuring Concentrate, de Kiehl’s. Reequilibra la barrera protectora del cuero cabelludo. 22 euros

Color a raya. Acondicionador Color Ignite Multi, de Sebastian Professional. Fórmula en espuma para cabello coloreado o con mechas en varios tonos. 24,90 euros

Reparación. El champú Pro Fiber Reconstruct, de L’Oréal Professionnel, prolonga el tratamiento para reparar el cabello dañado que comienza en el salón. Champú. 15,90 euros

Cabello perfumado. Chance Parfum Cheveux, de Chanel. La estela floral de Chance perfuma el pelo sin resecarlo gracias a una fórmula específica que lo protege. 41 euros

Ondas con estilo. Curve, de GHD. Cuatro rizadores y tenacillas especialmente diseñados para lograr todo tipo de ondas con resultados duraderos. 179 euros

Reanimador capilar. Rehab, de Lush. Un champú detox con carga extra de vitaminas para los cabellos maltratados. Mezcla de jojoba, aceite de oliva y almendras. 8,40 euros