Se crio en un salón de belleza. Y eso marca. Penélope Cruz sabe bien lo que debe hacer para estar tan bella como cuando era adolescente. Por eso, a sus 41 años, esta madre de dos hijos y embajadora de Lancôme es una mujer en plenitud. Hablamos con ella.

Es difícil decir si, a sus 41 años, Penélope Cruz está más guapa con maquillaje o sin él. Con la cara lavada y apenas un toque de rosa en los labios para no verme tan pálida , su piel es de una blancura nórdica. Genética puntea Cruz. Soy una mujer activa, hago yoga, juego al golf. Nunca me he quitado años, eso es como querer negar tu vida. Además, a la gente le da igual que le digas 70 u 80 . Y se ríe. XLSemanal. Sus padres tenían un salón de belleza. Es decir. tuvo un contacto temprano con la cosmética y la belleza. Penélope Cruz. Sí, de niña pasaba muchas tardes allí. Observaba a las mujeres; lo importante que era para ellas ese tiempo para mimarse, estar más guapas, sentirse mejor. XL. Quizá eso le dio una manera particular de entender ese mundo P.C. Comprendí que ese tipo de cuidados no eran algo superficial ni frívolo y que, aunque no era comparable a la importancia de cuidar la salud, la mente o las emociones, tenían su lugar en la vida.XL. Además, se familiarizaría con la cosmética de un modo muy natural P.C. Sí, tenía acceso a muestras de los productos desde muy pequeña. Me subía al armarito del baño y los cogía. Lo usaba todo a la vez, aunque el rímel me fascinaba especialmente. XL. ¿Cómo ha evolucionado su relación con el cuidado de su propia belleza?P.C. Desde que soy madre tengo menos tiempo y, como mi trabajo me obliga a maquillarme, tampoco me quedan ganas. Además, apenas salgo por la noche. Y, si lo hago, me arreglo en quince minutos. Un poco de colorete y de rímel animan mucho la cara. Por eso, mi rutina es muy importante, sobre todo por la noche porque es cuando la piel se regenera.XL. ¿De qué modo ha cambiado la maternidad su modo de ver el mundo?P.C. Si no la has vivido, no puedes sospechar hasta qué punto todo da un vuelco maravilloso. El grado de responsabilidad que asumes hacia tus hijos está más allá de cualquier límite. Además, rescatas cosas y sensaciones de tu infancia que estaban dormidas y que no pensabas que podías recuperar. Por ejemplo, ahora todas las canciones que me vienen a la mente son canciones infantiles que me encantan. Lo mismo con los libros, libros con los que yo crecí, como El principito. Cuando eres madre, adquieres una idea diferente del paso del tiempo, y tus prioridades se revolucionan para siempre.XL. ¿Cuáles son hoy sus prioridades? P.C. Ser madre es mi prioridad absoluta. Y nunca he sido más feliz como actriz, porque trabajo mucho, pero paso tiempo con mi familia. Esos son los momentos más felices. disfruto de todo lo que hacemos juntos y no quiero perderme nada. Verlos cambiar y crecer es un placer maravilloso.XL. ¿Siempre quiso ser mamá?P.C. Sí, es un sueño más que cumplido. En Todo sobre mi madre, Agrado el personaje de Antonia San Juan dice algo así como que cuanto más se parece una a lo que ha soñado de sí misma, más auténtica es . Yo, como madre, me puedo aplicar perfectamente esa frase.XL. Se cuida mucho y lleva una vida muy ordenada, ¿es así?P.C. Sí. Hay cosas que haces a los 20 o 30 años que no conviene hacer a los 40. No fumo, no bebo, no tomo café y controlo mi alimentación. Cuando me cuido, me siento muy bien.XL. Eso y su privilegiada naturaleza explican que no se adviertan grandes diferencias entre la Penélope de hoy y la Penélope adolescente.P.C. Te puedo asegurar que existen diferencias, pero las celebro y las recibo con los brazos abiertos porque me siento muy bien con ellas.XL. ¿Qué es la juventud para usted?P.C. Creo que por haber crecido en Europa tengo una relación serena con el paso del tiempo. Para mí, un cumpleaños es simplemente un día alegre que se espera con ilusión y se celebra. Lo único que me preocupa es la salud. Si estás sana, puedes enfrentarte a todo, sea lo que sea. De modo que cada cumpleaños, al despertar, me siento enormemente agradecida por mi familia, que es lo más importante de mi vida; por mi trabajo, porque actuar ha sido mi sueño desde que era niña; y por mi buena salud, sin la cual no podría disfrutar de la vida plenamente.XL. ¿En qué medida ser madre contribuye a este estado de serenidad?P.C. Ser madre influye mucho. Con niños descubres el mundo a través de sus ojos, como si volvieses a la infancia. Los acompañas en su aventura de la vida y eso te despierta la imaginación y la curiosidad, te devuelve a tu propia esencia, a tu verdadero ser. de pronto eres joven, estás abierta a nuevas experiencias y descubrimientos.XL. Como actriz siempre ha de estar abierta a nuevas experiencias, ¿no?P.C. Sí, mucho. Cada película y cada papel son diferentes y eso obliga a desvelar nuevas facetas de ti misma, sin concesiones. Soy una estudiante eterna de la vida. Siento una pasión y un respeto absolutos por este oficio.XL. La industria, sin embargo, no trata igual a actrices y a actores P.C. Sí, en parte todavía se trata a mujeres y hombres de forma muy diferente. Por ejemplo, nadie le pregunta a un actor qué edad tiene o cómo se siente al cumplir 40 o 50 años. ¡Creo que me han preguntando cómo me siento por cumplir años desde que tenía 20! Así que ignoro sistemáticamente ese tipo de preguntas. Estoy agradecida por lo que tengo y lo seguiré estando a los 50 años, a los 60 ¡y, espero, cuando llegue a los 100! XL. ¿Qué vuelve luminosa a una mujer?P.C. La sensación de libertad, liberarse de clichés y límites como homenaje al amor; ser fiel a ti misma y expresar tus auténticos sentimientos. Siempre que veo a una mujer que irradia luz pienso que esa es la energía que está compartiendo con el mundo.XL. Su descripción es muy sensual.P.C. La sensualidad es una hermosa cualidad. Me gusta verla en la gente. Aunque no todo el mundo la posee. Por ejemplo, Marlon Brando fue el ser más sensual que he visto nunca. XL. Acaba de estrenar Zoolander 2. ¿Qué tal fue eso de hacer una comedia con Ben Stiller?P.C. Soy muy fan de la primera. La veo cada cierto tiempo y conecto con su humor absurdo y delirante. Es genial. Así que me hizo mucha ilusión. Soy una agente de la Interpol, división de la moda, que colabora con los personajes de Ben y Owen Wilson para resolver un misterio.XL. ¿En persona es Ben Stiller tan divertido?P.C. ¡Ben es un fenómeno! Hay muy pocos capaces de interpretar y dirigir al mismo tiempo. Me admira su capacidad de entrar y salir del personaje cientos de veces al día.XL. Es usted embajadora de Lancôme. ¿Por qué esta marca en particular?P.C. ¡Por la inspiración que suscita! Lancôme siempre ha estado presente en mi vida desde que era una niña. XL. ¿Tardó mucho en probar alguno de sus productos?P.C. No, tenía 14 años cuando pedí a mis padres que me compraran Trésor. Lo mío con ese perfume fue un flechazo. Nunca he dejado de usarlo. Los olores tienen un gran poder evocador y me devuelve a muchos momentos y viajes de mi vida.XL. Qué simetría tan bonita que ahora represente a ese perfume P.C. Para mí tiene un gran valor sentimental. Por eso, cuando hablo de Trésor, lo hago desde un lugar muy sincero, no necesito forzar nada.XL. ¿Hay alguna campaña de la marca que le haya dejado una huella especial?P.C. Las primeras con Isabella Rossellini. Las veía todas y coleccionaba las fotos de las revistas. son el primer recuerdo que tengo de la publicidad de Lancôme. Me impactaban mucho por la belleza de Isabella y por lo que transmitía. no existen clichés ni límites Y, por supuesto, siempre había un maravilloso homenaje al amor y a su energía.XL. Cuando protagoniza una campaña, ¿cambia su actitud respecto a su trabajo en una película?P.C. Yo intento inventarme un personaje y hacerlo desde ahí. Mi deseo es transmitir lo que la marca o el producto aspiran a comunicar.XL. ¿Considera que la publicidad es un arte mayor?P.C. Siempre la he valorado. Desde muy joven me fascinaba cómo en un spot de 30 segundos se podía contar una historia y transmitir una sensación alrededor de un producto. Nunca he menospreciado la publicidad, sino todo lo contrario. Además, incluye otro arte que me encanta. la fotografía. XL. Hace años hizo alguna exposición con sus fotos P.C. Por falta de tiempo ya no hago tantas como antes. Ahora, sobre todo, les hago fotos a mis hijos. Pero sí, hubo un tiempo en que llegué a tener la alegría de que posaran para mí ídolos personales como Jacqueline Bisset o Lauren Hutton.

Amor a discreción. Se casaron en julio de 2010 con la misma discreción con la que la pareja, muy celosa de su intimidad, lleva su vida pública.

Leonardo y Luna. El pequeño Leonardo nació seis meses después de la boda. Dos años más tarde llegó Luna, su hija.