El trabajo, los niños, la compra, los deberes Al día le faltan horas. Te damos todos los trucos, los productos y las ideas para optimizar tu rutina ‘beauty’. Gana tiempo para ti. ¡Te lo mereces!

Si nos ponemos a pensar en ello, casi todo nuestro día a día está hecho de pequeños ratitos. Nos lleva tan solo ‘un ratito’ ir andando en vez de ir en bus al trabajo; ‘otro ratito’ echar un filete a la plancha en lugar de abrir algo precocinado; y ‘el último ratito del día’ pasar ‘tiempo de calidad’ con nuestros hijos  Pero todos esos ratitos juntos acaban convirtiéndose en un superrato. Y, al final, todo se acumula y nos falta tiempo. Por eso, nos alegra tanto aquello que nos permite ahorrarlo. Es decir, ganar raciones de ‘un ratito’.

Y, aunque lo más sencillo sería directamente no arreglarse, aspiramos a ir estupendas sin que eso suponga levantarse dos horas antes para tener tiempo de hacerse ‘chapa y pintura’, razón por la que hemos reunido técnicas, procesos, trucos e ideas para hacernos la vida más fácil, sin renunciar a estar guapas.

1.ER mandamiento. Aprovecha la cosmética multiusos

Usar la barra de labios como colorete o el esmalte de uñas para ‘cortar’ el avance de una carrera en la media es un claro ejemplo de multitasking cosmético. Porque no solo las mujeres saben hacer varias cosas a la vez. cada vez hay más productos de belleza que multiplican sus funciones cual navaja suiza cosmética.

Entre los más obvios (y prácticos) están los coloretes en crema. perfectos para un toque de color en las mejillas y un efecto ‘boca mordida’ en los labios. Y, si el color no es demasiado rojo, también son idóneos para un toque de animación en los párpados. Otro producto multifunción por excelencia es la BB cream o, si se busca algo más ligero, la hidratante con color. Si lo que queremos es más cobertura, es mejor apostar por una BB cream coreana, aunque sus tonos suelen ser bastante grises, más apropiados para las pieles claras. Si se quiere una tez natural, lo mejor es buscar una hidratante con color, que da ese extra de calidez que tanto favorece.

En el podio de honor de los productos ‘todo en uno’ están dos bálsamos tan antiguos como eficaces. la crema 8 Horas, de Elizabeth Arden, y Aquaphor, de Eucerin. Sirven para reparar la piel dañada (quemaduras, ampollas); hidratar áreas ultrasecas (codos, rodillas, talones, cutículas); como mascarilla intensiva para las manos (especialmente si se aplica en capa gruesa y luego se ponen guantes de algod ón o incluso de plástico de la frutería o de la gasolinera); como bálsamo de labios; y hasta para domar las cejas o dar un toque glossy a los párpados.

2. mandamiento. separa tus productos de maquillaje

Si mujer precavida vale por dos , mujer ordenada vale por tres  Al menos, en cuanto a la organización de maquillaje se refiere. Si en vez de tener que bucear y rebuscar en un neceser abarrotado cada mañana nos basta con abrir un cajón, un armario o, simplemente, plantarnos ante una mesa bien ordenada, ahorraremos tiempo y claridad mental. No es que haga falta convertirse en una friqui del orden cual ‘fan fatal’ de la autora del superventas La magia del orden, Marie Kondo, pero un poco de organización ayuda y mucho.

¿Un buen truco para simplificar la rutina de maquillaje? Tener todas las brochas en un sitio específico y dedicar un lugar privilegiado a los cosméticos que usamos a diario (por ejemplo, el colorete habitual o la máscara de pestañas), dejando más lejos aquellos que no utilizamos de forma habitual. Crear un neceser específico para llevar en el bolso ahorra también tiempo. es mejor comprar algunos productos por duplicado que tener que pasearlos del bolso al baño y del baño al bolso Por cierto. no hay más que teclear los conceptos organizar cosméticos u ordenar maquillaje en Pinterest para encontrarse con cientos de ideas magníficas para organizar potingues de toda magnitud.

3.ER mandamiento. crea tu rutina básica de maquillaje 

Otra forma muy eficaz de organizar el maquillaje es apostar por colores neutros, que se pueden aplicar incluso con los ojos cerrados y crear una rutina básica que sepamos que funciona. El mejor maquillaje exprés se resume en tres puntos. tez, ojos y boca. Para el cutis, escoger la fórmula que mejor nos vaya (base, BB cream o polvos de sol), pero siempre con los instrumentos más adecuados. Algo tan sencillo como disponer de una brocha adecuada para extender los polvos bronceadores marca toda la diferencia entre dar el toque de color necesario con un gesto natural y rápido con resultados impecables o iniciar una lucha desigual en la que saldremos perdiendo. En los ojos, hay dos gestos de esfuerzo mínimo y resultados máximos. peinar las cejas y rizar las pestañas. Sombra y máscara vienen después y son opcionales. Finalmente, la boca. Para un resultado natural pero cuidado, nada como un bálsamo con color, un labial semitransparente o una barra de labios reveladora del color, pues aportan el tono necesario para alegrar la expresión sin requerir precisión milimétrica en la aplicación.

4. mandamiento. El pelo tiene su truco

El secreto número uno para llevar un peinado perfecto en poco tiempo es respetar la textura natural del cabello. Si es liso, hay que optar por estilos que permitan esa caída libre. Si es rizado, dejar que se mueva y que los bucles campen a su aire, delegando la plancha al exilio  Un truco para potenciar ese movimiento es recoger el pelo en trenzas suaves por la noche y soltarlas al despertar. ¡ondas surferas perfectas en segundos!

En el lavado, hay maneras de ahorrar tiempo. La primera. ¡no hacerlo a diario! (además, es un asalto al cuero cabelludo si este no es muy graso). Si se trata de cabello seco que necesita mascarilla, mejor aplicarla la noche antes de lavarlo. no solo es más eficaz, sino que puede ir haciendo su trabajo mientras descansamos en casa, en vez de robarnos tiempo bajo la ducha.

Para reducir el tiempo de secado, vale la pena gastar unos pocos euros en una toalla o en un turbante de microfibra. absorben la mayor parte del agua. Y, de paso, nos quitan el gesto de frotar el cabello con la toalla que tanto lo daña. Con el secador se debe empezar por la raíz y la nuca, ya que las puntas se secan antes y casi solas. Finalmente, un consejo que ahorra tiempo (aunque no dinero). vale la pena invertir en un buen secador que tenga al menos 2200 vatios de potencia, con un chorro de aire realmente potente y temperatura de aire tanto caliente como fría. Además de tardar menos en eliminar la humedad, el brushing es mejor.Como pócima mágica no puede faltar un champú seco. ahora que se el pelo con textura y ligeramente deshecho, nada como un pssst de estos polvitos mágicos en la raíz para disimular un pelo no del todo limpio. Jennifer Aniston, muy fan de este tipo de productos, explica su sistema. abre la raíz con los dedos y vaporiza el producto sobre la raíz. Se deja secar unos segundos y se abre de nuevo el cabello un par de mechones más allá, repitiendo el proceso. No hace falta usarlo en toda la cabeza. solo en las áreas más grasas, generalmente en torno a la raya, los laterales y, en ocasiones, en la coronilla. Después se agita el pelo con los dedos muy abiertos, marcando el movimiento de la raíz. Y más sprays para ahorrar tiempo y disgustos capilares. los productos para tapar canas son un apaño magnífico destinado a ese cabello gris que se empeña en aparecer antes de tiempo.

Sorprendentemente prácticos

Barras de labios en stick. Te ahorran usar el delineador, no se derriten con el calor y dejan un color perfecto. No es de extrañar que arrasen.

Los rizapestañas son el atajo más corto a una mirada más expresiva y a que los ojos parezcan más grandes. Y duran décadas. Eso sí, hay que cambiar la goma regularmente.

Los iluminadores no solo sirven para el rostro. hacen doblete como sombras claras, para dar luz al escote e incluso para resaltar el bronceado.

Los tonos nude. Los colores que se funden con la piel se pueden aplicar (casi) con los ojos cerrados. Paletas como las de Bobbi Brown incluyen colores a prueba de error.

Espejos de aumento. Imprescindibles. Sobre todo para evitar errores de exceso de maquillaje que solo se impiden si te lo confiesa el espejito adecuado.

Sombras de ojos en barra. Ni brochas ni pinceles. solo un toque sobre el párpado para un maquillaje exprés de alta duración.

Rapidísimos

De un trazo Theyre Real!, de Benefit. Eyeliner con punta biselada rígida que facilita la aplicación del color en un solo trazo (25 euros).

Limpieza y mucho más Perfectly Clean, de Estée Lauder. Espuma multiusos que desmaquilla, tonifica y limpia en un solo gesto (29 euros).

Base de maquillaje Miracle Cushion, de Lancôme. Su sistema de esponja permite liberar la dosis adecuada en cada aplicación (38 euros).

‘BB cream’ y antimanchas Bronze Super Plus, de Skin79. Diseñada para pieles mediterráneas. Antiedad, anti-manchas y SPF50 (28,90 euros).

Dos en uno Pot Rouge, de Bobbi Brown. Producto dual en crema para aplicar en labios y mejillas (31 euros).

Hidratación y color Chubby Stick, de Clinique. Bálsamo de labios en stick que aporta un toque de color a los labios secos (20,50 euros).

Sin canas en un minuto Hair Touch Up, de LOréal Professionnel. Spray para disimular las canas. Disponible en cuatro tonos (19,90 euros).