Olvídate de la leche limpiadora… del tónico de toda la vida y de la crema nutritiva. Ahora lo último es el agua micelar, las brumas, los reveladores del color… Pero, ¿qué son exactamente y cómo se usan? Por Stefanie Milla

LIMPIADORAS ÚLTIMA GENERACIÓN

Bálsamo de limpieza / para un desmaquillado intensivo

¿Qué es? Con una textura muy compacta y casi aceitosa, lograrán captar los elementos grasos del rostro y consiguen una limpieza superprofunda.

¿Cómo se aplica? El secreto de estos bálsamos está en calentarlos entre las manos (¡imprescindible!) y masajearlos sobre la piel. El truco para retirarlos es disponer de una toalla de mano, una muselina o una esponja. Aunque muchos se quitan con agua, la acción de retirada y suave exfoliación de una muselina es excepcional.

¿Su ventaja? Acaba incluso con el maquillaje más resistente, deja la piel suave y sirve para cara y ojos.

Agua micelar / la limpiadora más práctica

¿Qué es? Su secreto son las micelas, unas estructuras que en su interior repelen el agua y en su exterior la atraen. En términos químicos, tienen una parte hidrófoba y otra hidrofílica, que les permite captar la suciedad como un imán y con la eficacia de un jabón, pero sin su acción irritante.

¿Cómo se aplica? Para obtener su máximo beneficio, el algodón no debe arrastrarse con pasadas rápidas sobre la piel, sino mediante toquecitos y/o movimientos circulares lentos, para que las micelas tengan tiempo de atrapar la suciedad.

¿Su ventaja? Tiene una acción limpiadora y tonificante a la vez, sin dejar rastros de grasa sobre la piel. Eso sí. no vale para maquillajes muy grasos o waterproof, que necesitarán un producto con su ‘miajita’ de grasa para ser eliminados correctamente.

MASCARILLAS DE ALTO PODER

‘Sleeping masks’ / para noches cortas

¿Qué es? Las sleeping masks vienen de Corea (¡cómo no!) y son cremas de noche que miman tanto como una mascarilla hidratante. Su secreto es una fórmula que ayuda a impedir la pérdida de agua transepidérmica (es decir, evita que el agua de dentro se escape hacia fuera), lo que crea un efecto ‘buena cara’ al día siguiente, especialmente en pieles muy secas.

¿Cómo se aplican? No están pensadas para usarse a diario, sino de forma puntual, cuando hayamos acumulado cansancio o si nos esperan pocas horas de sueño.

¿Su ventaja? Como truco, son excelentes para usar en ocasiones de gran deshidratación ambiental, como un vuelo largo en avión o un clima ultraseco. En un mundo donde el tiempo es una divisa que cotiza al alza, cómo no caer rendidos ante un producto ‘dos en uno’?

Para limpiar el rostro con agua micelar hay que utilizar un algodón, sin arrastrarlo, solo con leves toquecitos sobre la piel

Máscara ‘peel off’ / el placer de despegar

¿Qué es? El de las mascarillas ha sido uno de los sectores de crecimiento cosmético más espectacular. Las hay de todas las formas, tamaños, colores, precios y hasta diseños, y una de las tipologías recuperadas son las mascarillas peel off, cuya traducción literal es ‘despegar’.
Estas mascarillas contienen un agente plastificante que permite que se transformen en una película compacta, se aplican en una capa uniforme, se dejan secar de diez a quince minutos y luego se retiran.

¿Cómo se aplica? Lo más complicado de las peel off? Encontrar el grosor justo de la capa de producto para que no quede demasiado fina (y no se elimine bien) y que tampoco sea demasiado gruesa y no llegue a secar. Y, por cierto, mejor no aplicarla cerca ni de las cejas ni de las sienes para evitar que se quede mezclada con el pelo, pues allí es engorrosa de quitar.

¿Su ventaja? La parte más divertida, sin duda. Muchas tienen el beneficio adicional de ejercer un ligero efecto peeling, lo cual viene bien, pero en general no son mejores -ni peores- que otro tipo de mascarilla que se retira con agua.

‘Sheet masks’ / el cuidado facial de las mascarillas sábana

spa treatment for young woman's face in the beauty salon

¿Qué son? Entre las nuevas mascarillas, el podio de las ganadoras lo ocupan las sheet masks, aunque solo sea porque toda celebrity que se precie de tener más de diez seguidores en Instagram se ha hecho una foto con una puesta.

El secreto de estas mascarillas se encuentra en que los activos van embebidos en un tejido que puede ser de celulosa, algodón o hidrogel. Este formato tiene una doble acción. permite aplicar una gran cantidad de producto en formato sérum y el tejido actúa taponando la epidermis. Se convierte así en una especie de parche transdérmico cosmético que ayuda a que los activos penetren en mayor profundidad.

¿Su ventaja? Cuando se trata de hidratar en profundidad, especialmente para un efecto flash inmediato, son estupendas. En cambio, si lo que la piel necesita es detoxificación, eliminación de impurezas o exfoliación, la fórmula es menos adecuada. Es más. en pieles grasas o con tendencia a impurezas es mejor dejarlas pasar.

¿Cómo se aplica? La aplicación se hace más fácil si se comienza en la frente y se va descendiendo por el rostro hacia la barbilla, presionando el tejido contra la piel mediante suaves tecleteos. Se dejan actuar el tiempo necesario, pero no más. Y es que en este caso más no es mejor, ¡palabra! En general suele ser mejor estar tumbada o reclinada para evitar que acaben en los pies, pues no siempre se quedan totalmente adheridas a la cara y, una vez pase su tiempo de aplicación, el excedente se retira o, aún mejor, se masajea para que penetre. A menudo se mancha la raíz del pelo, así que mejor no experimentar con ellas justo antes de ese fiestón para el que fuimos a la peluquería.

TRATAMIENTO ÚLTIMA GENERACIÓN

Esencia / lociones superhidratantes

¿Qué es? Tónico parece, hidratante es. La esencia llega, como los Reyes Magos, de Oriente y, como todo producto nuevo, requiere aprendizaje para sacarle partido.

¿Su ventaja? Lo mejor sobre la esencia? Funciona. Y muy bien. Hidrata, suaviza y mejora la textura de la piel.La piel queda notablemente más hidratada y suave. De verdad. Lo peor? Es un paso que añadir a la rutina facial, pero lleva pocos segundos.

¿Cómo se aplica? Se debe aplicar tras la limpieza y antes del sérum o la crema hidratante. Cómo? Con los dedos, con suaves toquecitos. Se ha de dejar secar unos segundos antes de aplicar la crema. Eso sí, no sustituye a las tradicionales cremas, pues por su propia textura líquida no tienen el efecto ‘barrera’ de una emulsión tradicional y, aunque hidratan de fuera hacia dentro, no evitan la pérdida de agua transepidérmica.

Las nuevas esencias suavizan y mejoran la textura de la piel si las dejamos actuar unos segundos antes de la hidratante

Brumas / vaporizando activos sobre la piel

¿Qué son? La versión siglo XXI de las aguas termales. es decir, soluciones acuosas enriquecidas con minerales y/o vitaminas o activos hidratantes que se vaporizan sobre el rostro.

¿Cómo se aplican? Por ejemplo, a modo de tónico. O bien debajo de la crema de tratamiento, que sellará esa agua enriquecida sobre la piel para aumentar la hidratación cutánea. Para sacar el máximo partido, lo idóneo es vaporizar a cierta distancia (¡no se trata de que el maquillaje caiga empapado a churretones por la cara!) y luego tapetear la bruma suavemente sobre la piel, para que se absorba, sin dejar que seque al aire, pues eso tiene un efecto deshidratante.

¿Su ventaja? Son excelentes para refrescar el maquillaje durante el día. basta un ‘psscht’ para recuperar la piel o también para dar un aspecto más jugoso a bases de maquillaje minerales o muy mates, que pueden quedar algo pastosas.

MAQUILLAJE CON TRUCO

Reveladores de color / pintalabios ¿mágicos?

¿Qué son? Nos referimos a los labiales reveladores del color, una nueva categoría de bálsamo y/o lápiz de labios que en su formato original aparenta tener un color y al aplicarse sobre la boca revela otro tono diferente. En concreto, un color que va del rosa suave al más intenso dependiendo de cada piel.

El secreto de estos labiales es la eosina, un colorante que se vuelve rojo en contacto con las proteínas de la piel, y que por eso toma un tono personal y propio en cada mujer.

¿Su ventaja? La razón de su éxito es que, en vez de dejar un velo de color sobre los labios, resalta su tono natural de forma sutil, con un nude rosado casi imperceptible. Y dura muchísimo. el color a veces parece incluso intensificarse a lo largo del día.

¿Cómo se aplican? Son idóneos para efectos ‘boca mordida’ o mujeres a quienes no les gusta maquillarse demasiado. Su lado negativo? En ocasiones, el color resultante no es el más favorecedor y puede ser irritante.

‘Primer’ o prebase de maquillaje / con fundamento

¿Qué es? No es imprescindible, pero si se busca una tez pluscuamperfecta ¡no está de más! Su función es unificar aún más la piel y, además, alargar la duración del fond de teint.

¿Su ventaja? Existen específicas para párpados que, además, unifican e iluminan esa piel tan fina que tiende a mostrarse rojiza o azulada. Las hay con color, que se utilizan para corregir el tono. el verde neutraliza las rojeces; el amarillo da luz a las pieles cetrinas o grisáceas; el azul resalta la luz de las pieles muy muy claras; y el melocotón da vida a cutis apagados. Son muy cómodas también las matificantes, que además ayudan a disimular los poros y controlan los brillos. Y no faltan las superhidratantes, para pieles muy secas y/o maduras, que así evitan que el maquillaje se vea cuarteado y, además, mantienen una tez fresca y jugosa.

¿Cómo se aplica? Tras la crema de tratamiento y antes del maquillaje.

PELO Y SUS SOLUCIONES EXPRÉS

Aceite para el pelo / en todos los formatos

¿Qué es? No todos sirven para lo mismo. Por un lado, encontramos los aceites de prelavado. Se aplican antes de lavar el cabello y se han de dejar actuar desde diez minutos a toda una noche, ¡la agenda es el límite! Nutren y dan brillo al cabello desde dentro y se retiran con el champú. Los aceites de peinado se aplican tras el lavado sobre el cabello ya seco. Ayudan a desenredar, a dar brillo y a nutrir, y se deben usar sobre todo en cabello muy fosco, pues en pelo fino pueden dejarlo algo caído, si bien ya están apareciendo fórmulas para este tipo de cabello.

El champú en seco se vaporiza sobre la raíz del cabello y se dejar secar para que su fórmula atrapagrasa actúe adecuadamente

Champú en seco / mucho más que lavar sin agua

¿Cómo se aplica? Se separa el pelo por mechones con las manos y se vaporiza sobre la raíz. Tras cada aplicación hay que esperar unos segundos para que el agua de la fórmula se seque y los activos atrapagrasa realicen su cometido. Se mueve la raíz con los dedos y se pasa al siguiente mechón. Y así hasta tener una melena al más puro estilo Dolly Parton. Pero cuidado con los excesos. El champú seco se deposita sobre el cuero cabelludo, así que no debe usarse más de una o dos veces por semana.