Se está intentando corregir la preocupante tendencia al exceso de peso de los niños españoles, lo que significa riesgo de diabetes, hipertensión, trastornos del sueño, problemas de autoestima y un rosario de patologías. Por V. A. 

Una buena noticia: Aladino 2015 (Estudio de vigilancia del crecimiento, alimentación, actividad física, desarrollo infantil y obesidad en España) asegura que desciende la tendencia a la obesidad infantil en los niños de entre seis y nueve años.

También es alentador el resultado de Enalia, la Encuesta nacional de alimentación en la población infantil y adolescente, que concluye que los más jóvenes consumen más de una vez al día pan blanco, leche y fruta fresca o zumos naturales. Son pequeños indicios de que se está intentando corregir la preocupante tendencia a la obesidad de los niños españoles, lo que significa riesgo de diabetes, hipertensión, trastornos del sueño, problemas de autoestima y un rosario de patologías.