¿Cómo puedo conseguir el color que quiero y mantenerlo vivo y brillante más tiempo? Nuestra miniguía de urgencia te ofrece opciones para todos los colores e incluso presupuestos. Por Stephanie Milla

Castaño: el secreto está en jugar con los reflejos

tintes

Angelina Jolie, Penélope Cruz, Miranda Kerr… Son solo algunas de las más sensuales y atractivas castañas del panorama de las celebrities que demuestran que el tono de cabello más popular y común entre las españolas puede ser tremendamente atractivo.

Las nuevas mechas. Luis Miguel Vecina, colorista del salón Camille Albane, explica que el secreto de sacar partido a este tono es jugar con sus reflejos. «Si observamos el cabello al sol, podremos saber los subtonos que esconde. Al dorado le van los tonos caramelo y al rojizo, los cobrizos». El experto lo tiene claro. «Las mechas finas que van de arriba abajo ya son historia. en los castaños lo que se busca es dar luz a la medida, imitar el efecto del sol en el pelo para rejuvenecer y resaltar el corte».

En España la consumidora de coloración es más jóven que en el resto de Europa (DYM mayo 2016)

La solución: efecto ombré. Si no se busca tapar canas, los baños de color y las coloraciones naturales, así como los efectos ombré (las puntas más claras que las raíces), son idóneos para estos tonos, pues le dan luz y volumen evitando el “efecto raíz”, lo que permite espaciar las visitas a la peluquería.

Rojo: el color fugaz por excelencia

tintes

El tono menos frecuente, el auténtico y genuino gen pelirrojo es posiblemente uno de los más curiosos que hay cuando de melanina capilar se trata.

Pelirroja ‘de bote’. Cuando este tono no es natural sino producto de la coloración, sus usuarias siempre tienen la misma queja. dura poco y pierde intensidad muy pronto. La razón radica en el tamaño de los pigmentos rojos. son especialmente grandes, por lo que no penetran tan bien en el interior de la fibra y, además, se escapan antes.

Dos de cada diez mujeres cambian de color de cabello cuando terminan una relación (DYM mayo 2016)

Un truco: espaciar los lavados. Para alargar su duración -y, sobre todo, la intensidad del reflejo- es importante espaciar cuanto sea posible el tiempo entre la coloración y el primer lavado, y al menos cada dos semanas usar un champú o una mascarilla con color. Estos inyectan pigmentos en la cutícula y aportan los reflejos perdidos.

Rubio: el santo grial de las españolas

tintes

A pesar de que el cabello castaño es el más extendido y mayoritario en un país mediterráneo como el nuestro, el 41 por ciento de las coloraciones en un salón son para aclarar el cabello y conseguir el deseado rubio. ¿Cómo evitar sus principales inconvenientes?

Mitigar el ‘efecto raíz’. Quien opte por aclarar todo el cabello por igual o con una gran cantidad de mechas rubias de raíz a puntas ha de asumir que o bien acude a retocar el color una vez al mes o lucirá una raíz profunda y oscura. Veracruz Retuerta, de Senda Peluqueros, avisa. «A no ser que se tenga un color natural frío, hay que contar con un mantenimiento una vez al mes que ayudará a que el color de todo el cabello, no solo de la raíz, se mantenga mejor».

El 48% de las españolas se realizan coloraciones en tonos rubios o claros y el 39% en marrones

Cuidado con el naranja. Salir del salón con un rubio perfecto y acabar a las tres semanas con un tono “panocha” es frecuente. La culpa la tienen los pigmentos rojizos que se encuentran en los cabellos mediterráneos, que se empeñan en mostrar su dominio de la fibra capilar. Para evitarlo, el colorista puede optar por decolorar mucho el cabello antes de teñirlo, pero esto daña el pelo y el efecto raíz es mucho más visible. Otra opción consiste en jugar con el tono natural del pelo. Como explica Luis Miguel Vecina, «en ocasiones, la mujer debe asumir que quizá es más práctico y sencillo jugar con los tonos naturales de su base que conseguir un color muy diferente al suyo, que requerirá un altísimo mantenimiento». Él recomienda apostar por rubios más cálidos, en tonos miel y caramelo, como los de las rubias trigueñas. Veracruz Retuerta aconseja también retoques con productos de coloración semipermanente para mantener el naranja bajo control.

¿Amarillo? No, gracias. De nuevo, los subtonos son los culpables de que aparezcan reflejos indeseados. O, en el caso de la coloración casera, cuando se retira el tinte antes de tiempo. En este caso, la solución es la corrección óptica que proporcionan los champús y/o mascarillas o acondicionadores con pigmentos violetas, pues el azul aporta ese reflejo frío que requieren los rubios igualmente gélidos.

Rubio platino: el color más ‘cool’ y el más complicado

Es uno de los tonos de moda. El rubio polar, casi blanco y de reflejos fríos, es potente, atractivo y muy fotogénico. Sin duda. Pero requiere una importante inversión de tiempo y dinero para su mantenimiento, pues conseguirlo requiere decolorar el cabello, uno de los procesos más dañinos. Natalie Iglesias, colorista de Maison Eduardo Sánchez, explica las reglas del rubio más extremo.

No en cabello fino. Si se busca un platino total, hace falta decolorar dos veces, lo que castiga mucho el cabello y puede llegar a quebrarlo. ¡Quien avisa no es traidor!

Cuidados extra en grandes dosis. Todo es poco para mimar una melena decolorada. mascarillas, tratamientos hidratantes en el salón, aceites…Así se controlará también el llamado “efecto algodón”, por el que ese cabello queda tan poroso que adquiere ese aspecto mate.

Mejor cuanto más corto. Las melenas largas que quieran seguir manteniendo su esplendor, mejor harán en abstenerse de este cambio radical. En cambio, es más fácil renovar y recuperar un cabello corto, menos castigado por el paso del tiempo.

El poder del violeta. Los champús con pigmentos violetas, también creados para cabello cano, ayudan a contrarrestar los tonos más amarillentos de esta coloración para mantener el reflejo frío y polar que se busca con el platino.

Negro azabache ¿o no?: las reglas del cabello (muy oscuro)

tintes

En España existe más tendencia a usar la coloración para aclarar que para oscurecer, pero los tonos más profundos resultan muy favorecedores, especialmente en fototipos más altos.

Cuestión de reflejos. En los cabellos oscuros, escoger el subtono adecuado es imprescindible. Si el color natural tiende más a ceniza, hará falta una coloración que juegue con esos tonos fríos; mientras que si es el tipo de cabello que al sol lanza destellos rojizos, nada como los subtonos caoba, que le aportarán mucha calidez.

El paso del tiempo. Incluso si el tono natural ha sido negro profundo durante la juventud, para tapar canas, es casi seguro que un castaño intenso será más favorecedor. Los colores muy drásticos endurecen los rasgos y añaden años.

Cuidado con las alergias. Los tintes más oscuros contienen la molécula PPDA, con un alto riesgo de producir reacciones alérgicas. En ocasiones aparecen en la primera aplicación, pero también se pueden dar más tarde. Por eso, la primera vez que se usa una coloración hay que hacer un test de alergia 24 horas.


TODO LO QUE TIENES QUE SABER SOBRE COLORACIÓN

tintes

Ideas para prolongar la duración del color

Espera el mayor tiempo posible a lavarte tras la coloración. Evitarás arrastrar los pigmentos antes de tiempo y se fijarán mejor.

Usa champús específicos para cabello coloreado o sin sulfatos. Son más delicados con la fibra capilar y ayudan a mantener los pigmentos.

Limita al máximo el tiempo de exposición al agua. ¿Sabías que el chorro de la ducha es uno de los peores enemigos de tu coloración? Cuanta mayor sea la frecuencia de lavado y más tiempo tengas el cabello bajo el agua, más rápido se irán los pigmentos. El agua entra dentro del cabello, lo hincha y, al salir, se lleva consigo parte del color.

Espacia los lavados. A más lavado, menos tiempo de color. Para reducir su número recurre a los champús secos ocasionalmente o lava solo la raíz, sin llevar la espuma a medios y puntas.

Tipos de coloración

Permanente. A menudo llamado “tinte”, es la única que cubre las canas al cien por cien y permite un cambio de color total. Contiene amoniaco y oxidante, imprescindible para fijar el color, y no se va con los lavados.

Tono sobre tono. Disimula las primeras canas, pero no cambia el color original, pues solo oscurece ligeramente el tono de base. Se va en unas seis semanas de forma gradual con cada lavado.

Directa o no permanente. Apenas cubre las canas, pues sobre todo proporciona reflejos y brillo. No contiene ni amoniaco ni oxidante, por lo que se va en unos seis lavados.

Decoloración. Cuando se quiere aclarar más de cuatro tonos en el pelo natural y dos en el teñido, hace falta primero una decoloración previa que arrastre el pigmento del cabello y lo deje blanco para después poner el color deseado.

Mechas y/o reflejos. Técnica en la que solo se pigmentan algunos mechones de la cabellera. Daña menos el pelo y obtiene efectos muy sutiles.


CONSEJOS PARA UNA COLORACIÓN IMPECABLE EN CASA

No apliques el tinte por igual en toda la cabellera. Hay que aplicar primero el color solo en la raíz y dejarlo así durante la mitad del tiempo de exposición. Después extender el tinte también a medios y puntas. De esta forma, el color queda más uniforme y luminoso.

Cuidado con las puntas. Incluso si tenemos en cuenta el consejo anterior, en ocasiones las puntas absorben muchísimo más color al estar más castigadas y, por tanto, mucho más porosas. Si ese es el caso, conviene protegerlas antes de extender el tinte con un bálsamo o con acondicionador.

El 58,7% de las españolas se hace el color en la peluquería y el 32,9 en casa

Cronometra con exactitud. Comienza a calcular el tiempo de aplicación cuando empieces a aplicarte el color, no al final del proceso. Y no te la juegues. usa algún tipo de alarma para que te avise y no te excedas con la exposición.

Más fácil cuanto menos contraste. A no ser que realices una coloración global de todo el cabello y ya tengas controlado el color que quieres, es mejor apostar por cambios poco drásticos cuando se comienza a experimentar en casa. Cuanta mayor sea la diferencia entre el color natural y el del tinte, más importante es acudir a un buen profesional.

Prepara antes el cabello. No solo uses acondicionador y mascarilla los días posteriores al tinte. Hazlo también antes. ¿Un buen truco? Aplicar un aceite prelavado o una mascarilla intensiva durante toda la noche anterior. Cuanto más hidratado esté el cabello, mejor aceptará el color y más brillante quedará.

No te laves el cabello antes. Los aceites naturales del cuero cabelludo pueden ser grandes aliados. Evita aplicar la coloración sobre el cabello muy limpio y así lo dañarás menos. Esta regla es más importante cuanto más drástico sea el cambio de tono. En resumen. cuanto más sucio antes de aplicar el tinte, mejor.