A 45 kilómetros al sur de Lisboa, un ‘resort’ excepcional enfocado al vino. Un hotel enraizado en la tradición rural y a la vez pleno de modernidad. Por Elena Butragueño

En una finca de sesenta y seis hectáreas -siete de ellas de viñedo-, cinco arquitectos portugueses han construido tres tipos de alojamientos blancos como la cal, con la idea de recuperar la tipología tradicional de la zona.

La arquitectura del L’AND ha reinterpretado las casas-patio tradicionales del Mediterráneo. Las villas y apartamentos que han diseñado están ubicados en plena naturaleza y con total privacidad. Y, aunque todas poseen un mismo estilo, también tienen sus diferencias. Por ejemplo, uno de los alojamientos cuenta con terraza y piscina, un salón comedor desde el que se accede a un patio adornado por un limonero y una chimenea muy moderna para tomar una copa o leer, dos habitaciones con sus correspondientes cuartos de baño, una de ellas con otro patio con un olivo y una piscina climatizada donde nadie te puede ver. Y en otros denominados Sky, los techos se abren al firmamento para dormir bajo las estrellas.

Su concepto de decoración se basa en la reedición de piezas de mobiliario de éxito en los años setenta

Los propietarios que han comprado su casa aquí controlan su parte de viña y la producción de su propio vino en la bodega.

hotel land vineyards (1)

El establecimiento cuenta con bodega propia, cuyos vinos da a conocer en catas

Atravesando un amplio jardín se entra en el edificio central, donde se ubican la recepción, el restaurante, bar, OrganicSpa, Fitness y bodega. La decoración de interiores de estos espacios públicos está a cargo de Marcio Kogan, que ha sabido armonizar ambiente rural y modernidad. Su concepto de decoración se basa en la reedición de piezas de mobiliario que tuvieron mucho éxito en los años setenta, como por ejemplo las butacas danesas y la iluminación vintage. El diseño escandinavo se concilia bien con los otros espacios, por los que se acomoda confortablemente una clientela internacional y cosmopolita, en su mayoría joven.

hotel land vineyards (1)

Madera y piedra natural son los elementos empleados por el arquitecto Marcio Kogan para crear los espacios interiores

En el hall crepitan las chimeneas. En el amplio restaurante, todo acristalado, los comensales divisan las murallas y el castillo de Montemor-o-Novo. El chef Miguel Laffan, una estrella Michelin, defiende la nueva cultura gastronómica portuguesa y cada mes compone un menú que combina la cocina mediterránea y la alentejana con influencias contemporáneas y orientales.

hotel land vineyards (1)

El spa ofrece todo tipo de tratamientos basados en los beneficios de la uva

L’AND Vinothérapie Spa by Caudalie es una experiencia inefable de serenidad y placer, con una carta impresionante de rituales, masajes y tratamientos de belleza. El diseño del spa combina sutilmente la madera y la piedra, y desde la piscina climatizada a través de los ventanales se ve otra piscina exterior incrustada en el paisaje.

hotel land vineyards (1)

Las Sky Suites disponen de techos acristalados para contemplar el cielo estrellado

En el L’AND se tiene la sensación de que todo está en calma, hasta que al caer la noche una lluvia de estrellas se convierte en un espectáculo difícil de olvidar.


Dónde y cómo

Dirección: Estrada Nacional, 4. Herdade das Valadas. Montemor-o-Novo. Portugal. Teléfono. 351 266 242 400. www.l-and.com.
Cierra: nunca.
Tarjetas: todas.
Precios: Sky Suites, desde 235 euros hasta 325 euros. L’AND Suites, entre 195 y 500 euros, en función del número de ocupantes, que en este tipo de suite puede llegar a un máximo de cuatro personas.

Un lugar para…

Visitar: La ciudad de Évora, Patrimonio de la Humanidad, con un guía especializado que le descubrirá sus civilizaciones del Neolítico, romanas, árabes y medievales.
Volar: Surcando el paisaje y el cielo del Alentejo en globo. Y lanzarse en paracaídas a 4200 metros de altura con un instructor, partiendo del aeródromo de Évora.
Sumergirse: En la cultura del vino y la enología visitando viñedos y haciendo cursos en el resort.
Ir a las playas: Donde tiene casas escondidas la jet set, como Philippe Starck, Carla Bruni, Sarkozy y muchos más. Y comer en la bonita playa de Pego, en el restaurante Sal, para degustar pescado y marisco de calidad y a buen precio en la misma arena (cierra en invierno, teléfono. 351 213 403 300).