¿Por qué hay tanta gente que se baña en agua helada al comenzar el año? Algunos, por puro ritual, pero también porque sus beneficios enganchan. Por Fátima Uribarri

Lo que está haciendo este osado bañista en el lago de Shenyang, al noreste de China, lo hacen Cristiano Ronaldo, Andy Murray, jubilados suecos, camioneros ucranianos o camareros gallegos. El baño helado tiene miles de fans y no solo entre quienes los consideran un ritual para comenzar bien el año nuevo.

Los beneficios de nadar en aguas gélidas enganchan. Los deportistas se someten a crioterapia tras un esfuerzo intenso para recuperar músculos y tendones. El frío combate la acumulación de ácido láctico, que es el causante de la fatiga, y también contrae los vasos sanguíneos. Al salir del agua helada acude a las extremidades sangre limpia, cargada de oxígeno, vigorizante. Un chapuzón helado reduce el dolor y la inflamación, baja la fiebre, elimina la jaqueca… Estimula. Es ideal, dicen, para despedir la resaca. Pero, ¡ojo!, no todo el mundo puede ahogar sus dolores en escarcha. está contraindicado en personas con problemas cardiovasculares… y a alérgicos al frío.