Manchas, arrugas, rojeces… No solo el sol, también la polución es el gran enemigo a vencer. Protégete. Por Stefanie Milla

El aire contaminado contiene partículas capaces de penetrar en la piel, con fatales consecuencias. Pero no todo está perdido. Y como la opción de irse a vivir a un paraíso impoluto de momento no la contemplamos, hemos querido recopilar algunos rituales para protegernos frente a esas agresiones.

Los efectos de la contaminación en la piel

  • La asfixia. Al depositarse sobre su superficie, impide la oxigenación transepidérmica y la piel pierde energía para realizar sus procesos metabólicos.
  • La debilita. Al alterar los queratinocitos -las células externas de la piel que constituyen un escudo de defensa- la contaminación impide que estas actúen como barrera.
  • La agota. La contaminación asfixia la mitocondria, el motor de la célula que produce su energía, por lo que esta pierde fuerza para llevar a cabo sus tareas de regeneración.
  • La altera. Todos los contaminantes tienen una acción desequilibrante sobre la membrana celular.
  • La enferma. Patologías cutáneas como el eczema o la dermatitis se agravan en ambientes contaminados. Las partículas afectadas alteran los capilares y los engrosan, lo que dispara estos problemas, así como el enrojecimiento o la rosácea.
  • La oxida. La contaminación está cargada de radicales libres muy agresivos que desatan procesos de oxidación e inflamatorios.

¿Aire sucio? Más arrugas, menos firmeza

El aire contaminado irrita sobre todo a niveles biológicos: desata procesos de inflamación que se pueden hacer crónicos dada nuestra exposición constante a ese entorno tóxico. Entre las consecuencias de esta inflamación crónica -también conocida con el término inglés inflammaging– está un aumento de las enzimas que destrozan el colágeno, lo que a su vez se traduce en una piel con más arrugas y más flacidez, ya que esta sustancia es la que la mantiene firme y elástica.

Manchas: no solo por el sol

Se sabía ya que es la acumulación de radiación ultravioleta y no la edad lo que causa las manchas cutáneas. Luego aprendimos que la irritación las agrava y empeora. Y ahora se conoce que la contaminación también desempeña un papel en su aparición. Un estudio del Departamento de Dermatología de la Universidad John Hopkins de Baltimore demostró la relación entre la polución causada por el tráfico y la aparición de lentigos solares, especialmente en el área de las mejillas. Un estudio del profesor Krutman, director del Instituto de Investigación de Leibniz de Medicina Ambiental, mostraba que bastaba un aumento muy ligero de la proporción de dióxido de nitrógeno en el aire para aumentar hasta en un 25 por ciento las manchas de pigmentación.

ESTRATEGIA DE DEFENSA

Magnifying facial features. Studio shot of a beautiful woman with a magnifying glass in front of her faceBatallón de limpieza

El primer paso consiste en eliminar y retirar la mayor cantidad de partículas que se depositan en la piel. Eso sí. cuanto más contaminado sea el entorno, más suavidad se requiere, pues la piel ya estará agredida y lo que necesita son mimos. Por esta razón es conveniente racionar y ser prudente con los procesos que debilitan esa capa córnea, como las exfoliaciones intensivas o productos como el retinol y el ácido glicólico, que trabajan haciendo más fina dicha capa.

Protección antirradicales

Para evitar estas fatales consecuencias, hay que poner a trabajar una batería de antioxidantes que hagan de escudo. Cremas o sérums enriquecidos con estos activos no solo nos ayudan a contrarrestar los daños de la contaminación, sino también del sol, el estrés o la falta de sueño. La aplicación de cosméticos con activos como las vitaminas C y E, la coenzima Q10 o el té verde son el mejor equipo de apoyo cutáneo posible.

Cuanto más contaminado sea el entorno, más cuidado hay que tener con las exfoliaciones intensivas o productos que lleven retinol

Además de los productos con antioxidantes hay algunos específicos contra la polución, que contienen megadosis de los mismos e incluso activos quelantes, que encapsulan y atrapan parte de esas micropartículas para evitar que penetren en la piel.

Cosmética reparadora

La tercera pata del batallón de defensa pasa por el uso de productos que mejoren todos los procesos de regeneración de la piel, especialmente durante la noche, apoyando los procesos detoxificantes naturales y capaces de calmar esa inflamación dañina que acumulamos por el día.

LOS IMPRESCINDIBLES

productos piel Filtro de uso diario
Prevage City Smart, de Elizabeth Arden. Escudo anticontaminación y antioxidante, además de protección solar mineral (65 euros)

Reparador nocturno
Sérum Advanced Night Repair, de Estée Lauder. Reparación celular y protección frente a las agresiones medioambientales (79 euros)

Tratamiento detoxificante
Loción Detox y Anticontaminación y Luminosidad BioBeauté, de Nuxe. Refresca e hidrata en un solo gesto (15,90 euros)

productos piel 2

Gel limpiador
City Block Purifying Charcoal Cleansing Gel, de Clinique. Elimina toxinas y micropartículas gracias al carbón de bambú (37 euros).

Bomba de oxígeno
Sérum antioxidante, reparador de los daños urbanos, Skin Oxygen Concentrado Reforzante, de Biotherm (59,90 euros).