¿La mejor forma de revalorizar una joya? Que protagonice una película. Según Circa, algunas piezas llegan a aumentar hasta un 30 por ciento su valor tras pasar por la pantalla grande. Por Raquel Peláez

Las firmas de joyería lo tienen claro. el cine es una lanzadera para posicionar sus piezas, ya que, según Marta Eizaguirre -responsable de Circa, la compañía de compra de joyas y relojes de lujo, en Madrid-, «estas pueden llegar a aumentar su volumen de ventas entre un 20 y un 30 por ciento tras la aparición en un largometraje». La relación joya-celebrity es tan antigua como el propio celuloide, pero, para la experta, fue durante los años cincuenta y sesenta cuando películas como Desayuno con diamantes hicieron que todo el mundo se enamorara de Tiffany and Co. De hecho, el diamante amarillo de 128,54 quilates, valorado en más de 200 millones de euros, continúa expuesto en la tienda de la Quinta Avenida.

Más recientemente, filmes como Pretty woman, en los noventa, o El señor de los anillos, ya en el nuevo siglo, pusieron de moda algunas piezas: «La película de Frodo hizo que todo el mundo quisiera llevar el ‘anillo único’, y muchas firmas lo versionaron en diferentes metales». También el collar de rubíes que Richard Gere le regala a Julia Roberts tuvo varios imitadores. Uno de los últimos fenómenos se vivió con El Gran Gatsby: «Tiffany and Co. aprovechó para comercializar piezas de tipo art déco como las que luce Carey Mulligan en casi todas las escenas».

Sonrisa con rubíes

estilo, joyas de hollywood, xlsemanal

«La gargantilla de 23 rubíes rodeados de diamantes de Pretty woman tiene una valoración estimada de entre 500.000 a 1.000.000 de euros», explica la experta de Circa Marta Eizaguirre.

Locos por los años veinte

estilo, joyas de hollywood, xlsemanal

La adaptación cinematográfica que Baz Luhrmann hizo de la novela de El Gran Gatsby despliega una colección de alta joyería diseñada por la firma Tiffany and Co.

La joya del mar

estilo, joyas de hollywood, xlsemanal

«De haber sido real, la joya más cara del cine sería el Corazón del Mar, la piedra que lucía Kate Winslet en Titanic, inspirada en el diamante Hope, que tiene un peso estimado de 45,52 quilates. Su valor asciende a millones de dólares por quilate», asegura Eizaguirre.