Retiros para practicar yoga, aplicaciones de ‘mindfulness‘, zumos verdes… Lo que empezó siendo un estilo de vida ‘hippie’ y alternativo es ahora un negocio de 37.000 millones de dólares. ¿Cómo hemos llegado aquí? Por Ben Machell

Domingo por la mañana en Los Ángeles. Hace calor. Un grupo de unas 30 personas practica senderismo en Runyon Canyon.

Son todos jóvenes, delgados y atractivos. Forman parte de un ‘colectivo wellness‘. Además de caminar y charlar, practican la meditación, ejercicios respiratorios dirigidos y el qigong. En un momento dado se detienen, forman un círculo, extienden los brazos y cierran los ojos. En el centro del círculo, un hombre los exhorta a ‘abrazar’ la incomodidad provocada por el creciente dolor.

La gurú número 1 es Gwyneth Paltrow. Asistir a un encuentro organizado por su red cuesta entre 400 y 1200 euros

Quien habla es Bryan Ellis, uno de los cuatro fundadores de la Wildfire Initiative. Monitor de yoga y músico, tuvo la idea de organizar estos encuentros semanales mientras seguía un ayuno de 30 días en lo alto del monte Shasta, un volcán al norte de San Francisco. «Entre los siete y los diez días de ayuno comienzas a sentir algo que nunca antes habías sentido -dice-. Una nueva claridad y una nueva energía. La explicación científica es que nuestro sistema digestivo consume entre el 60 y el 70 por ciento de nuestra energía [en realidad consume en torno al 10 por ciento] De modo que, cuando entra en reposo, toda esa energía se dirige hacia la sanación y se vuelve útil. Duermes mucho menos. Tienes una fuerza física increíble».

Negocio en alza

De pie junto a Ellis está Crosby Tailor, otro de los cofundadores de la Wildfire Initiative. Tailor tiene 32 años, es actor y modelo y regenta un negocio de postres sin azúcar ni gluten, para clientes como Gigi Hadid. Tailor y Ellis se conocieron en un mercado de productos orgánicos e hicieron buenas migas de inmediato. Luego se unieron otros dos amigos, especializados en ‘rituales de gratitud’ y ‘baños de impresión’, sumergirte en agua helada para mejorar el sistema inmunológico. El grupo despierta cada vez más interés. No solo organizan eventos en California, también en Nueva York, y hay planes de montar más cursillos y encuentros patrocinados comercialmente en todo el país y una red on-line para difundir terapias y productos.

estilo de vida, sano, saludable, wellness, xlsemanal

Dar ejemplo: la actriz Gwyneth Paltrow se ha convertido en un referente de la vida sana

¿Cómo se explica que un grupito de chavales equipados solo con cuentas en Instagram y un ‘evangélico’ entusiasmo por las prácticas de salud alternativas aparezcan de la nada y, en tiempo récord, estén a punto de crear un modelo internacional de negocio?

Podemos responder a esta pregunta con una sola palabra: wellness. Vivimos en la era del wellness. Aplicaciones asociadas al mindfulness, vacaciones centradas en el yoga, zumos verdes, ayunos y hasta comida holística para perros. Se calcula que la industria relacionada con el wellness mueve 37.000 millones de dólares, y no parece que la burbuja vaya a pinchar en un futuro próximo.

Y dado que la idea del wellness lo abarca casi todo y está en flujo constante, con ella ha llegado la ascensión de una nueva figura pública: el gurú del wellness.

“Lo genial de la mercadotecnia que envuelve el ‘wellness’ es que se trata de algo que nunca puedes llegar a tener del todo”

La número uno sigue siendo Gwyneth Paltrow, quien a través de su portal Goop recomienda a la gente -bueno, más bien a las mujeres- la inserción de huevos de jade en la vagina para cultivar la energía sexual; se muestra entusiasmada con un tratamiento de sanación que implica sufrir picaduras de avispas y ha llegado a preguntarse en voz alta si hay una vinculación entre los sujetadores con aros y el cáncer de mama. Este verano tuvo lugar el primer encuentro Goop, una exposición sobre el wellness de una jornada de duración, cuyas entradas salían por entre 400 y 1200 euros. En marzo, Gwyneth lanzó la marca Goop Wellness de suplementos vitamínicos. El primer día recibió pedidos por valor de 100.000 dólares.

Autorrealización

El doctor Benjamin Voyer es psicólogo social y profesor de mercadotecnia en la London School of Economics. Voyer está fascinado por el wellness. Según argumenta, en realidad estamos hablando del concepto psicológico de autorrealización: la idea de que, una vez satisfechas todas las demás necesidades humanas -empezando por el alimento y el cobijo, siguiendo por la seguridad personal, la pertenencia social y la autoestima-, llegamos a un punto en el que ya solo nos queda llevar todo nuestro potencial a la práctica. Convertirnos «en la mejor versión posible de nosotros mismos».

En busca del misterio

Sin embargo, el problema con el wellness es que nunca terminamos de llegar a él. Siempre hay alguien que va a decirnos que podemos hacer un poquito más, ¡siempre un poquito más! Lo que tendría que resultar irritante, pero Voyer considera que, de hecho, nos encanta. «El wellness tiene mucho de aspiración constante. Estamos acostumbrados a conseguir las cosas que queremos. Fijémonos en el caso de la cirugía plástica. ¿Quieres tener una nariz perfecta? Puedes conseguirla. Pero lo genial de la mercadotecnia que envuelve el wellness es que se trata de algo que nunca puedes llegar a tener del todo. Se trata de algo que no es tangible, pero que a la vez resulta muy deseable. La gente se empeña en llegar al wellness como sea».

Hay otros factores adicionales. «El papel desempeñado por el gurú es interesante, porque vemos que personas muy racionales de pronto se sumergen en lo irracional -dice-. La razón es que, llegados a cierto punto, es agradable contar con alguien que te dice lo que tienes que hacer. Ejercemos el control sobre todo cuanto hacemos en nuestras vidas. Y de repente llega el momento en que decimos: ‘¡Ya basta! A partir de ahora, durante este recorrido de dos días por el desierto, o lo que sea, ya no voy a ser el que esté al mando’. Diría que la gente lo encuentra muy liberador».

estilo de vida, sano, saludable, wellness, xlsemanal

Todos al yoga: en España, un 12 por ciento de la población de entre 18 y 65 años practica yoga habitualmente

Voyer agrega que, en 2017, hay algo en lo irracional que nos fascina de una forma irresistible. «Vivimos en un mundo en el que hemos perdido gran parte de la magia y el misterio. Todo tiene que ver con la ciencia». Hasta cierto punto, nos sublevamos contra este fenómeno. Queremos más misterio en nuestras vidas.

¿Una industria sin control?

En principio no tiene nada de malo, pero hay un problema. Por definición, los gurús del wellness ejercen influencia. Pero la manera en que utilizan dicha influencia escapa a toda regulación. Pueden decir más o menos lo que quieran. En el curso de una reciente entrevista televisada, a Gwyneth Paltrow le preguntaron por el earthing (el aprovechamiento del poder y la energía de la tierra), supuestamente indicado para curar el insomnio, o eso se decía en su web. «Ah, sí, lo del earthing… La verdad es que no sé muy bien cómo funciona eso del earthing», reconoció. «Hay quien dice que perdimos la costumbre de andar descalzos sobre la tierra y que perdimos no sé qué cosa electromagnética». Así siguió un buen rato, hasta que estalló en carcajadas y admitió: «No tengo idea de qué estamos hablando».

“El gurú resulta liberador. A diario intentamos controlar todo y, de repente, nos relaja pensar ‘ya no soy yo el que está al mando'”

Lo que preocupa a Voyer es esto precisamente: que nadie se haga responsable de lo que dice. «En el caso de las industrias publicitarias tradicionales, contamos con unos mecanismos de control muy estrictos -recuerda-. Pero es imposible controlar a la gente que cuelga cosas en Instagram. Si alguien se muere porque ha estado siguiendo una dieta absurda, ¿quién es el responsable?».

Así que quizá podemos adelantar una nueva tendencia de salud que pronto hará furor. la protagonizada por los ‘quemados’ por el wellness.

 

 


PARA SABER MÁS

Página web de Banjamin Voyer