Exfoliantes, mascarillas, aceites, sérums… El diccionario cosmético masculino empieza a abrir sus puertas a unos términos que, hasta hace poco, parecían de otro planeta. Por Stefanie Milla

Descubrimos algunas razones para añadir nuevos productos a tu rutina de cuidado facial.

Existen argumentos más que suficientes para convencer al sector masculino de que la cosmética puede ser una buena aliada. Granitos, piel tirante, manchas, arrugas alrededor de los ojos… Si alguno de estos conceptos ha llamado tu atención en los últimos tiempos, te recomendamos que sigas leyendo.

estilo, belleza, hombre, facial, piel, xlsemanal

Cuestión de hormonas

Ellas son las culpables de las diferencias entre el cutis de hombre y el de mujer. Como explica el doctor David Orentreich, dermatólogo de Clinique, «las hormonas masculinas tienen mayor incidencia en la piel que las femeninas. En los hombres hay mayor tendencia a tener granitos, puesto que su piel es un 15 por ciento más grasa que la femenina, y los poros son de mayor tamaño». Aunque eso también tiene ventajas: «Al tener la piel más gruesa, el proceso de flacidez y pérdida de firmeza comienza más tarde». Pero recuerda: «En cualquier caso, el proceso de envejecimiento llega para todos». Así que más vale prevenir. Por eso te presentamos algunas herramientas más del arsenal cosmético que te puede ayudar a verte mejor durante más tiempo.

Sérum: tu nuevo mejor amigo

Ligeros, fluidos, sin grasa y muy eficaces, los sérums o sueros parecen hechos a medida de la piel masculina. ofrecen una altísima concentración de activos eficaces (más que una crema) en texturas ligeras que penetran enseguida, se aplican en segundos y no dejan sensación pegajosa. Y, sobre todo, funcionan.

Los sérums se adaptan a todas las necesidades: matificante, reparador, anticontaminación

A partir de aquí, la única duda que puede surgir en torno al sérum es si se trata de un producto más que se debe añadir a la rutina de cuidado o si sustituye a la crema. Algunos especialistas consideran que se deben utilizar las dos cosas porque los sueros potencian los resultados de las cremas. Otros, como Paola Gugliotta, creadora de Sepai, creen que puede bastar un único producto: «Al hombre, en general, no le gustan las cremas, ni las más ligeras. El sérum aporta esa textura invisible e indetectable que sí los convence, a la vez que aporta esa hidratación sin nutrición que tanto necesitan», explica.

Entonces…  ¿cuál es la fórmula ideal? Sinceramente, depende tanto de los gustos personales como del tipo de piel. En caso de cutis mixto o graso, un combo perfecto sería un sérum exfoliante o regenerador por la noche, más una loción hidratante y matificante libre de grasa durante el día. Las pieles que requieran más hidratación pueden beneficiarse de usar un sérum anticontaminación más una loción hidratante o un protector solar de día y, por la noche, un sérum reparador o revitalizante más una crema nutritiva ligera.

Cremas específicas para el contorno de los ojos

Si los ojos y alrededores están en la cara, ¿por qué invertir en un producto específico para esa zona y no darse por contento con la crema facial? Básicamente, porque esa piel es especialmente delicada. Es la más fina de todo el cuerpo, la más sensible y la más propensa a alergias e irritaciones. Y, además, la que antes muestra el paso del tiempo. Por eso, si se quiere retrasar ese catálogo de ‘penas’ estéticas, nada como acostumbrarse a usar un producto específico para el contorno de ojos a diario.

El secreto del contorno de ojos: muy poca cantidad y nunca en el párpado superior

Son fórmulas muy concentradas en activos, pero con pocos alérgenos y con texturas ligeras, para no hinchar ni sobrecargar la zona. ¿El secreto de aplicación? Destinar el producto solo al área de las patas de gallo y la ojera y olvidarse del párpado superior. También es importante repartir muy poca cantidad -como un grano de arroz- siempre mediante suaves presiones y sin arrastrar la piel.

Aceites sin sensación grasa

Estimados señores de piel seca: sí, ustedes también existen. Si bien es cierto que la epidermis masculina tiene tendencia a ser grasa, no faltan hombres que requieren productos más emolientes, especialmente si se afeitan a diario (y si han tomado mucho sol, ya, ni hablamos). En este caso, tres gotas de aceite cada noche pueden ser su remedio muy eficaz. Por su afinidad con los lípidos de la piel, los aceites penetran muy rápidamente y dejan una sensación muy confortable. Y, en contra de lo que pueda parecer al hablar de una textura oleosa, no dejan sensación grasa. Siempre y cuando se usen con moderación, claro… Tres gotas son más que suficientes.

Para usar un aceite facial, primero se calientan tres gotas entre las manos y luego se aplica en el rostro con las palmas abiertas

El único truco para sacarles el máximo partido es calentar el producto entre las manos y aplicarlo sobre el rostro con las palmas abiertas. Ese calor, más el ligero movimiento hecho para extenderlo, ayuda a que penetre mejor y actúe a mayor profundidad.

Exfoliantes: el frotar no se va a acabar

Sí, es verdad, la palabra ‘exfoliación’ da lugar a muchos chistes fáciles, pero más allá de chanzas y chascarillos este término explica un proceso de lo más conveniente cuando de mantener una buena piel se trata. Es más, es posible que la mayoría de los lectores se exfolie a diario y no lo sepa. Y es que, al afeitarse, no solo se llevan por delante el vello facial, sino también muchas de las células muertas de la capa córnea, lo que es la definición por excelencia de la exfoliación. Sin embargo, esta no es la más idónea. En parte, porque es algo agresiva y, por otro lado, porque no llega a áreas donde esa retirada de células muertas hace mucho bien, como la nariz o sus aledaños. Eso por no mencionar que no todos los hombres se afeitan…

El afeitado no es suficiente para exfoliar porque no llega a las áreas donde más se acumulan las células muertas

Si se preguntan a quiénes les viene bien la exfoliación, la respuesta es. a todos. Este proceso (también conocido como peeling) estimula la eliminación de las células muertas y revela una piel más luminosa, ayuda a que no se enquiste el vello de la barba, reduce la formación y el aspecto de los puntos negros y sirve para controlar los poros abiertos.

Limpiadoras de cuello para arriba

Está claro que usar gel de ducha para la cara ni es delito ni pone a nadie en peligro, pero… no es lo mejor para la epidermis. Avisados quedan. La razón está en el jabón, que contiene surfactantes que alteran el equilibrio de la piel. ¿Cuál es entonces la solución? Fácil: usar un limpiador facial específico. Nos dirán algunos que, dado que no se maquillan, no hace falta, pero lo cierto es que sí conviene. No solo porque sobre la piel del rostro se acumulan el sebo, el sudor y las células muertas producidos en el desempeño de sus funciones, sino porque la contaminación también se posa sobre ella, causando irritación y radicales libres.

Las mascarillas de arcilla o barro consiguen controlar la grasa y eliminar los poros obstruidos

Por esa razón vale la pena invertir en un gel limpiador específico, que -para que nadie se asuste- se puede usar en la ducha y así ahorrar tiempo. Como en el caso del exfoliante, conviene usarlo mediante movimientos circulares de masaje e insistir más en las áreas más grasas.

Protección solar en zonas descuidadas

Nos parece casi excesivo pensar que vamos a convencer a algún caballero de que se aplique un fotoprotector cada día, pero…  y si logramos al menos darles algunas buenas razones para hacerlo en la cabeza? Lógicamente, solo si carecen de la protección natural que proporciona el cabello. Y es que, cuando este escasea, sea de forma natural o porque se rapan, la piel del cuero cabelludo se encuentra expuesta de forma constante al sol.

Hay productos que mejoran el tono de piel y no son maquillaje, como el autobronceador gradual

Y ahora subimos la apuesta. ¿Y si les recomendamos un fotoprotector mate que controle y reduzca los brillos del rostro? Las fórmulas matificantes contienen microesferas que absorben el sebo natural y controlan así esos brillos tan molestos que se producen en ocasiones.

Un toque de color

Te vamos a revelar un secreto que no todos conocen: hay productos que mejoran el tono de la piel. Y que no, no son maquillaje. Y sobre todo… ¡que no se notan! Entre los más populares se encuentran los autobronceadores graduales, cremas que contienen un porcentaje muy bajo de autobronceador para dar un poco de color sin correr el riesgo de que quede a manchas. La intensidad de tono es acumulativa: cuantos más días seguidos se use, más se notará el color. ¿Nuestro consejo? Usar poco producto y extenderlo, extenderlo y, una vez extendido, volver a extender. Así se evitan zonas no cubiertas y se obtiene un mejor tono de la piel sin marcas delatoras de su uso.

LOS IMPRESCINDIBLES

productos hombre

Concentrado de energía
Active Energizing Concentrate, de Shiseido, mejora las líneas de expresión, minimiza los poros e hidrata 24 horas (85 euros).

Mascarilla purificante
Intensive Purifying Mud Mask, de Tom Ford, limpia e hidrata la piel. Se usa una vez a la semana (52 euros).

Limpiador diario
Gel Hydra Energetic Xtreme Carbón Magnético, de L’Oréal Men Expert. Contra las impurezas (7,29 euros).

productos hombre 2

Loción exfoliante
Exfoliating Tonic, de Clinique. Retira las células muertas y restos de suciedad (25 euros).

Contorno de ojos
Le Lift Flash Eye Revitalizer, de Chanel. Suero y parches antiedad. Efecto antifatiga y luminosidad inmediata (125 euros)