Una foto de Georgina Rodríguez con Cristiano Ronaldo paseando por París en 2016 dio la vuelta al mundo. Desde entonces, y hasta el nacimiento de su primera hija, en 2017, poco hemos sabido de ella… Por Virginia Drake / Realización: Raquel Peláez/Video: Inés Quintanar

Georgina nos cuenta cómo ha vivido todo este tiempo mientras posa como modelo para Yves Saint Laurent Beauté.

“Nunca me he creído superior a nadie, por supuesto. Me encantaba ganarme las cosas por mí misma”

Está empezando su carrera de modelo y no le gusta ser presentada como la novia de Ronaldo, con quien tiene una preciosa hija de cuatro meses. Absolutamente reacia en nuestro encuentro a hablar de su vida personal -para eso tiene activa su cuenta de Instagram-, no da tregua a que le preguntemos por su rumoreada, y quizá inminente, boda con el astro madridista -dicen que podría ser este verano- ni tampoco acerca de cómo ha cambiado su vida desde que conviven juntos y cuida de sus tres hijos anteriores, concebidos a través de gestación subrogada. Nada nos contará Georgina de sus miedos o inseguridades ni de lo que la enamoró de CR7. Y mucho menos de los planes de futuro del futbolista.

Lo que sí nos cuenta Georgina Rodríguez en esta entrevista es que nadie le regaló nada cuando decidió independizarse a los 18 años y que trabajó duro por salir adelante cuando los recursos eran escasos. También nos habla de sus sueños y de su deseo de estudiar marketing y formar su propia empresa. Nos lanzamos a la lidia con mucho temple para conocer más de cerca a esta mujer que está dispuesta a ponerse el mundo por montera.

XLSemanal. Nació en Buenos Aires hace 24 años.

Georgina Rodríguez. Mi padre es argentino y mi madre es de Murcia. Fueron a Buenos Aires con mi hermana Ivana para que ellas conocieran a la familia de mi padre. Decidieron quedarse un tiempo allí y nací yo. Mi padre intentó convencer a mi madre para vivir en Argentina, pero no lo consiguió y, cuando yo tenía un año, regresaron a Murcia. Después, nos trasladamos a vivir a Jaca.

XL. ¿A qué se dedicaba su padre?

G.R. No quiero que esta entrevista sea tan intensa; prefiero que hablemos de cuidados físicos y de belleza y no hablar de mi familia [primer aviso].

georgina rodriguez, novia de cristiano ronaldo

Vestido: Dsquared2. Lápiz de ojos: Couture kajal, de YSL

XL. ¿Cuándo descubrió su pasión por el baile?

G.R. A los cinco años empecé a hacer danza clásica. Jaca es un pueblo pequeño y, como mis compañeras de colegio iban a ballet, mi madre decidió apuntarnos a mi hermana y a mí.

XL. ¿Qué tal estudiante era?

G.R. Buena, aprobaba con facilidad; pero, para mí, el ballet lo ha sido todo. me encantaba y me inculcó disciplina.

XL. ¿Cuándo dejó de bailar?

G.R. A los 17 años. Me fui de Jaca a buscarme la vida porque no quería vivir en un pueblito pequeño donde no hay mucho que hacer.

XL. ¿Pensó en estudiar alguna carrera?

G.R. Sí, pero sabía que antes tenía que ponerme a trabajar si quería venirme a Madrid. Como tenía claro que si me quedaba en Jaca no iba a ahorrar nada, trabajé de camarera en un pueblo pequeño de Huesca, de trescientos habitantes, en el que no había nada, donde alquilé un piso y compartí habitaciones con unos profesores interinos. Cuando tuve lo suficiente, me vine a Madrid, que era mi verdadero objetivo.

XL. Adolescente todavía, ¿no le costó separarse de su familia?

G.R. Siempre he sido muy echada para adelante y no tenía miedo. Tenía muy claro lo que quería hacer con mi vida.

“Nosotros vemos muy poca televisión. Siempre comemos en silencio o ponemos un poco de música”

XL. Pero renunció al ballet, que, según cuenta, lo era todo para usted.

G.R. La danza se quedó en Jaca. El ballet es un deporte muy caro, sobre todo en un pueblo. Hay que pagar la academia y el material. unas puntas valen 50 euros y, bailando tres horas diarias, te duran cinco días. ¡Haz cuentas! Luego están los viajes, los concursos, la ropa… Pero es que, por encima de todo, yo quería salir de Jaca. Me hubiera gustado estudiar algo en Madrid, pero entre el trabajo, los horarios, el tráfico…

XL. ¿Le costó integrarse?

G.R. Gracias a Dios, di con gente muy buena desde el principio; pero también es verdad que he aprendido a separar muy bien las amistades, ya que mucha gente se ha acercado a mí y me ha hecho daño, queriendo o sin querer. Llegué sola a la capital con 19 años y me puse un escudo, pero es verdad que me entró un poco de miedo al principio.

georgina rodriguez, novia de cristiano ronaldo

Traje: Amitie para El Corte Inglés; lencería: Eres: barra de labios: Rouge pur couture, de YSL

XL. ¿Encontró trabajo pronto?

G.R. Sí, empecé de dependienta en una tienda de ropa en San Sebastián de los Reyes (Massimo Dutti), muy lejos de donde yo vivía -en avenida de América-; pero yo quería trabajar en el lujo y comprendí que para eso tenía que hablar inglés. Entonces decidí irme cuatro meses de au pair a Inglaterra. Viví en Bristol, contratada por una familia, y al volver a Madrid empecé a trabajar en Gucci. Tenía 22 años.

XL. ¿Qué tal le fue?

G.R. Al principio muy bien, hasta que salieron las fotos de París, la prensa me acosó y tuve que cambiar de tienda. En Gucci estuve solo ocho meses, desde abril hasta diciembre de 2016.

XL. En noviembre de 2016 se publicaron las primeras fotos suyas junto con Ronaldo en Disneyland. A partir de ahí se convirtió en objetivo de la prensa rosa, ¿cómo vivió ese cambio?

G.R. Mal. Yo me escondía, pero me iban a buscar a la tienda. También llamaban a Gucci y preguntaban por mí, haciéndose pasar por clientes míos. Como yo tenía que fidelizar mucho a mis clientes, me ponía al teléfono y luego escuchaba una voz que me preguntaba si era verdad mi relación. Alrededor de Gucci había siempre ocho o diez fotógrafos esperándome. El director me decía que me bajara al almacén porque no quería verme en la tienda. Empecé a estar muy incómoda y entonces dejé Gucci y me fui a la tienda de Prada en El Corte Inglés.

“Distingo perfectamente a las personas. Sigo teniendo mis amigos de antes y sé descartar a los que se arriman por algo”

XL. ¿Qué tal vendedora es?

G.R. Era muy buena trabajando y fueron momentos muy mágicos con todos mis compañeros, vendía mucho y fidelizaba al cliente. En el mystery shopper (técnica utilizada por las empresas para evaluar la atención que dan los empleados al cliente) llegué a sacar dos veces cien puntos, y ningún dependiente tiene esa puntuación.

XL. ¿Es buena psicóloga?

G.R. En general me gusta analizar; soy bastante callada, pero analizo mucho. Soy tímida y me cuesta abrirme, pero con la gente que conecto es para siempre.

XL. ¿Qué vida hacía? ¿Salía mucho?

G.R. No, estaba tan cansada cuando llegaba a casa que lo único que quería era ducharme, entrenar en el gimnasio, volver a casa, cocinarme algo y hacer las tareas del hogar: ir al supermercado, poner lavadoras, tender la ropa, limpiar… Al final, te acuestas cansada para volver a trabajar al día siguiente. Dos o tres veces a la semana iba un rato a casa de mi hermana. Esa era mi rutina. Me hubiese gustado apuntarme aquí a clases de baile, pero era imposible compaginar los horarios del trabajo y los de las academias. Solo tenía tiempo para trabajar y para ocuparme de mí misma. Todo esto me ha hecho muy fuerte.

georgina rodriguez, novia de cristiano ronaldo

Top: Zara; y lencería: Eres

XL. ¿Y muy segura de sus posibilidades?

G.R. Sí, pero nunca me he creído superior a nadie, por supuesto. Me encantaba ganarme las cosas por mí misma y jamás me he dejado ayudar cuando alguien se ofrecía a echarme una mano: ¡nunca!

XL. En sus circunstancias, ¿no admitir ayuda de nadie tiene un punto de orgullo?

G.R. No es cuestión de orgullo. Soy realista y si veo que no puedo comprarme algo demasiado caro no me preocupo. Si no puedo llevar un Chanel, me compro un Zara. ¿Para qué alardear de algo que no te corresponde?

XL. ¿Y ahora?

G.R. Ahora mismo sigo usando vaqueros de Zara, por ejemplo, y me encantan. No visto entera de Gucci, para nada.

XL. ¿En qué momento decide ser modelo?

G.R. No hay un momento exacto. Cuando era pequeña, yo no era muy bonita ni tuve nunca esa picardía de querer ser la más guapa de la clase, porque me sentía muy normal; pero, cuando pasé al instituto, la gente decía que era muy guapa, que tenía un cuerpo muy bonito… Y a base de escuchar a todo el mundo que yo era muy guapa me lo empecé a creer y pensé: «¡Jolín! Ser modelo no está mal». ¿Qué niña, siendo guapa, no sueña con ser la imagen de una buena campaña? Quien diga que no está mintiendo. Y eso fue lo que me pasó.

XL. ¿Entonces se fue de Jaca para ser modelo?

G.R. No me fui exactamente por eso; pero sí es verdad que, al llegar a Madrid, me pararon por la calle varias veces y me ofrecieron tarjetas para que fuera a las agencias. Había fotógrafos que me paraban y me decían que querían hacerme fotos, aunque yo no podía pedir permiso en los trabajos para hacer castings; yo necesitaba trabajar para sobrevivir.

XL. ¿Con qué tipo de vida soñaba entonces?

G.R. Me hubiera gustado ser directora de alguna boutique, montar una empresa con mi hermana… porque yo, de cara al público, vendía mucho y, jolín, quería vender para mí, ganar para mí, no para otros: eso me hubiese encantado y no descarto hacerlo.

XL. ¿Cuánto tiempo estuvo viviendo sola?

G.R. Un año y medio. Cuando tuve que abandonar Gucci, dejé de vivir sola.

XL. A partir de diciembre de 2016 se va a vivir con Cristiano Ronaldo, ¿todo cambió para usted radicalmente?

G.R. Esto no lo voy a contestar porque en esta entrevista no procede [segundo aviso].


El representante de Georgina interviene para recordarnos que solo quiere contestar preguntas de belleza, moda, cuidados físicos o relacionados con la maternidad: «Esto no es el ¡Hola!», dice.


G.R. [Un poco enfadada]. ¿No es mejor empezar de nuevo la entrevista?

XL. ¡No! ¿Le parece mal que le pregunte cómo ha cambiado su vida desde que se fue a vivir con Ronaldo? Lo cuenta y lo muestra en Instagram con mucha frecuencia.

G.R. Mmmm… [Duda si contestar]. Mi vida ha cambiado para mejor, evidentemente, recibo mucho amor por todos los lados y tengo mucho amor para dar.

XL. ¿Se siente segura en este nuevo mundo en el que vive?

G.R. Sí, distingo perfectamente a las personas, sigo teniendo mis amigos de antes y sé descartar muy bien a la gente que se arrima por algo. ¡Experiencia de la vida! Una ya selecciona bien a quién quiere tener al lado y a quién no.

XL. Prácticamente de la noche a la mañana se encuentra con 24 años y una familia hecha con cuatro hijos. ¿Cambia sus expectativas de trabajo, de vida?

G.R. ¡Para nada! Todo lo contrario. es un cargador diario, es una dosis de mimo, de besos, de amor…

XL. Cuando inicia su relación con Ronaldo, ya sabe que hay un niño de seis años y dos en camino (los tres por gestación subrogada). ¿Le asustó un poco?

G.R. No. Yo siempre he sido madura y para mí tener cuatro hijos no es una carga. Lo llevo muy bien y, de hecho, ya no me imagino mi vida sin mis hijos.

“Soy muy madura. Tener cuatro hijos no es una carga. Lo llevo muy bien y ya no me imagino la vida sin ellos”

XL. ¿Qué cambia en usted cuando sabe que está embarazada?

G.R. Nada; bueno, si antes ya me cuidaba, durante el embarazo me cuidé mucho más, pero comía lo mismo, dormía bien, no he tenido vómitos, no engordé casi nada, no tenía manías… Bueno, a los ocho meses de embarazo me dio por bailar salsa y contraté una pareja de bailarines que me enseñaban los pasos, pero lo tuve que dejar porque me mareaba [sonríe].

XL. ¿Estaba preparada mentalmente para un cambio de vida tan radical?

G.R. Sí. Hay niñas que no están preparadas ni siquiera para salir de casa con 17 o 18 años, pero otras sí; y yo me identifico con la mayoría de las personas y de las mujeres del mundo, no soy en nada diferente al resto.

XL. Tan solo una semana después de dar a luz salieron en prensa unas fotos suyas haciendo ejercicio en el gimnasio que generaron bastante polémica. ¿No piensa que se precipitó demasiado? ¿Le obsesionaba la recuperación física?

G.R. Yo nunca incumplí nada de lo que me dijeron mis médicos, todo lo contrario.

georgina rodriguez, novia de cristiano ronaldo

Camiseta: American Vintage; minifalada, de Dsquared2. Fondo de maquillaje: All in One Glow, de YSL

XL. ¿Cuándo dejó de trabajar?

G.R. En febrero y me quedé embarazada en marzo. Durante el embarazo me dediqué a cuidarme, a atender a los bebés y empecé a estudiar un curso, que acabo de terminar, de contabilidad financiera.

XL. En poco más de un año ha conseguido tener cuatro millones de seguidores en Instagram.

G.R. Sí y no sé por qué, porque no hago apenas caso a las redes. me gusta gustar, pero no soy una chica adicta a las redes sociales; me gusta disfrutar el momento. Hay gente que comparte las cosas sin vivirlas y, entonces, es todo una mentira.

XL. Pero seguro que es consciente del potencial que supone tener millones de seguidores en las redes.

G.R. ¡Pues ni idea! Yo me dedico más a vivir mi vida diaria y real, no le hago caso a las redes sociales. Me alegra y me gusta saber que me quieren y pensar que, a lo mejor, algo estoy haciendo bien si tengo tantos seguidores.

georgina rodriguez, novia de cristiano ronaldo

Trench de MKT

XL. ¿Tiene muchos haters?

G.R. Los tengo, pero no les hago demasiado caso. Me gusta pensar bien y fijarme en la gente que me quiere, no que me odia o me envidia. Prefiero pensar que puedo usar mi popularidad para ayudar a los demás, por ejemplo, a Nuevo Futuro. Una vez visité uno de los pisos tutelados donde acogen a niños que no viven con sus padres. Fue unos días antes de mi cumpleaños y me esperaron ocho niños con la merienda preparada, tipo fiesta de cumpleaños. Me dieron tanto amor que quería llorar. Había una niña de dos años que vino a abrazarme y yo no sabía cómo reaccionar.

XL. ¿Sabía que este tipo de hogares existe?

G.R. No, me lo contaron cuando fui al Rastrillo. Los niños que conocí en el piso eran muy mimosos y pedían cariño. Otro día, me los llevé a Disney on ice, incluso les di mi teléfono porque me lo pidieron. Después, lo contaron en el colegio y hubo padres que les ofrecían dinero a cambio de mi número.

XL. ¿Le gustaría adoptar algún niño?

G.R. Sí, siempre he querido hacerlo por darles la oportunidad. Cuando era pequeña, no jugaba con Barbies. Tenía un muñequito blanco y otro negro y jugaba con bebés; siempre he tenido mucho feeling con los niños.

XL. ¿Ha seguido la historia de Gabriel, el niño de Almería?

G.R. No vemos mucho las noticias, pero me lo contaron y lo he estado siguiendo por Internet. Me ha impresionado que lo haya matado su madrastra, eso es muy duro. Nosotros vemos muy poca televisión, siempre comemos en silencio o ponemos un poquito de música, salimos a pasear o vamos al gimnasio…

XL. ¿Cómo tiene enfocada su carrera profesional? ¿Ha hecho algún desfile?

G.R. Estoy empezando como modelo de belleza más que de pasarela. No tengo paciencia con las redes sociales como para ser bloguera y me veo más como modelo de fotografía.

XL. Si ahora le pregunto cuál es su profesión, ¿qué me dice?

G.R. Quiero estudiar marketing y atender a mis hijos, por supuesto.

XL. ¿Marketing y contabilidad para llevar sus cuentas?

G.R. Y mi futura empresa.

XL. Y para que Hacienda no la persiga.

G.R. De eso siempre se encargarán otros. Siempre he querido estudiar Administración y Marketing y, ahora que puedo, quiero y lo voy a hacer. Ya no tengo que estar ocho horas de pie en una tienda con jornadas de cuarenta horas semanales.

XL. ¿Cómo se ve dentro de diez años?

G.R. Con mis niños grandes, no me veo con más hijos…


Hasta aquí hemos llegado. Su representante nos da el tercer y último aviso: «¿Podrías preguntar ya por rutinas de belleza?».

¡Sea! Georgina nos cuenta que cada día entrena una hora, durante la cual hace spinningbikram y pesas. Que ha contratado a una entrenadora de un gimnasio que hay al lado de su casa, que la ayuda cuando la fuerza de voluntad se resiente un poco y que le corrige los ejercicios para que no le duela la espalda o la pierna. Que le gusta verse bien y que no tiene estilistas que la aconsejen ni maquilladores, salvo cuando tiene que acudir a algún evento o alguna sesión de fotos. Que a diario prefiere ir con la cara lavada, con un poco de rímel nada más, porque tiene muy bien la piel, y que le gustan las mascarillas. Que no suele utilizar base ni colorete y que bebe mucha agua porque quiere estar muy bien hidratada. Que piensa hacerse retoques estéticos en un futuro cuando lo necesite, pero que no le gusta que la gente acabe totalmente con sus expresiones de la cara porque tener alguna es bonito. No le asusta la edad porque lo bueno es seguir cumpliendo años: «No le tengo miedo a la madurez y me apetecerá ser abuela: seguramente lo haré muy bien».

Los ‘looks’

PIEL PERFECTA

georgina rodriguez, novia de cristiano ronaldo (3)

Para conseguir un rostro lleno de luz al instante, empezamos con una base de maquillaje que aporte jugosidad y aplicamos toques de iluminador. Lo ideal es difuminarlo todo con los dedos para integrarlo con la piel», aconseja el maquillador José Belmonte.

Fondo de maquillaje

productos belleza ysl georgina rodriguez(1)

All In One Glow. Cobertura natural sin imperfecciones ni brillos. 47,40 euros.

Pincel iluminador

productos belleza ysl georgina rodriguez(1)

Touche Éclat Collector Edición Monogram. 36 euros.

Todo es de Yves Saint Laurent Beauté

BOCA RADIANTE

georgina rodriguez, novia de cristiano ronaldo (5)

La clave está en invadir los labios con el fondo de maquillaje y así los dejamos borrados para conseguir más definición -asegura José Belmonte-. Después perfilamos con lápiz rojo y aplicamos el labial mate para lograr un efecto de témpera».

Barra de labios

productos belleza ysl georgina rodriguez(1)

Rouge Pur Couture de color rojo. 36 euros.

Máscara de cejas

productos belleza ysl georgina rodriguez(1)Couture Brow. 25 euros.

Todo es de Yves Saint Laurent Beauté

OJOS DE GATA

georgina rodriguez, novia de cristiano ronaldo (8)

Aquí se trata de dibujar un eyeliner muy grueso, al estilo de los años sesenta -propone el maquillador-. Utilizamos el final de la ceja como referencia para terminar nuestro trazo. A continuación aplicamos máscara arriba y abajo y un toque nude en los labios».

Bálsamo fluido con color intenso

productos belleza ysl georgina rodriguez(1)

Volupté Liquid Colour Balm: 36 euros.

Lápiz de ojos ultra-pigmentante

productos belleza ysl georgina rodriguez(1)

Couture Kajal: 37,50 euros.

Todo es de Yves Saint Laurent Beauté

También te puede interesar…

Las fotos que no vas a ver este domingo de Georgina Rodríguez, la novia de Cristiano Ronaldo