Nací en Caracas, Venezuela, en 1965. Soy escritor, guionista y colaboro en prensa, radio y televisión. Acabo de publicar ‘Tiempo de tormentas’ (Planeta), una novela muy autobiográfica. Por Virginia Drake

XLSemanal. ¿Pensó que su vida era una buena historia que contar?

Boris Izaguirre. Todo el mundo cree que su vida es una buena novela, pero en mi caso es verdad: la casa que mi madre construyó en Venezuela era un show con personajes muy potentes.

XL. Puede ser incluso un libro de autoayuda para madres que no saben cómo reaccionar ante un hijo gay.

B.I. Me encanta que lo digas porque mi mamá se tomó muy en serio ser madre de un gay. Si yo tengo 30 amigos gais, hay 30 madres que pidieron ayuda.

XL. ¿Con lo que ha sufrido -dislexia, zapatos ortopédicos, violación grupal, mobbing-, conseguirá que lo queramos más?

B.I. No es mi deseo: he cometido muchos errores por agradar. Prefiero que el lector conozca la relación con mi madre, que siempre quiso que no me cambiaran.

XL. Ha dicho: «Pasé de leer a Marx a leer el ¡Hola!».

B.I. Me equivoqué queriendo ser un intelectual precoz, creo que me lo inventé y fui precoz en mi postureo. Luego vi que el ¡Hola! era lo que más me servía en mi educación.

Boris Izaguirre Desayunoretocada

XL. Se reconoce un mentiroso compulsivo: nunca sabremos si es cierto lo que escribe.

B.I. Este libro no es una biografía, es una novela. Hay cosas dolorosamente reales que relato aquí, aunque luego piense que dar explicaciones es un error y que la mentira es siempre mejor punto de conversación que la verdad.

XL. Su exhibicionismo en Crónicas marcianas no gustó en el ambiente gay.

B.I. Entonces entendí lo que me dijo mi mamá: «No llames la atención porque ya la llamas bastante». Nunca sabes qué inquina puedes provocar en quien te mira. Yo creo que se sintieron agredidos cuando vieron en mí esa realidad por la que ellos llevaban años luchando: tan explosiva, ruidosa, simpática, tropical, exitosa y fascinante. Pero, ahora, el orgullo gay me ha convertido en su estandarte: no hay otro con todos esos ingredientes.

XL. Fue el primero en enseñar el trasero en televisión, pero también conocemos ya el de Jorge Javier Vázquez. ¿Creó tendencia?

B.I. Me encanta Jorge Javier y nos caemos muy muy bien. No he visto aún su culo porque no estaba acá, pero seguro que tiene más carne que el mío [ríe].

XL. ¿Por qué dejó de trabajar en España?

B.I. A lo mejor mi éxito generó sus propios enemigos o me equivoqué diciendo algo. Mi despido de la SER fue muy duro y me di cuenta de que el tren se estaba descarrilando. Cuando me llamaron de Miami, me fui porque mi histrionismo tiene más vida por delante y quiero seguir disfrutándolo.

Desayuno: ‘Brunch’ infinito

Desayuno Boris Izaguirre

 

«Los domingos me tomo un brunch sin fin: con tocineta, huevos, jamón york, salchichas, ternera, queso bresaola, tomates, salmón… y algo dulce de postre».