Ashley Graham, que se ha hecho un nombre por sus curvas y su belleza, suelen presentarla como modelo de tallas grandes o ‘mujer real’. Y ella se rebela contra esas etiquetas. Por E. F. 

Quiere que la definan como modelo, sin más. «Todas somos mujeres reales. No puedo con esos comentarios que dicen ‘al fin, una mujer real’. No importa tu talla, tu altura o cuánta celulitis tengas; estamos en esto todas juntas».

Graham acaba de firmar un contrato para ser el nuevo rostro de Pantene.