Las tiendas a granel están de moda, y motivos para visitarlas no faltan. Venden delicias ecológicas, alimentos de kilómetro cero, ofrecen una increíble variedad de productos… Su objetivo: revolucionar el acto mismo de comprar. Por Daniel Méndez

Todo el mundo me decía que estaba loca, invirtiendo todo mi dinero en un negocio en medio de la crisis. Pero yo quería autoemplearme. Además, siempre me ha interesado la nutrición», cuenta Sara Ingelmo en el almacén de la tienda que tanto revuelo generó inicialmente entre familiares y amigos. Gra de Gràcia se llama: una tienda de productos a granel que abrió en el año 2012 en el barrio barcelonés de Gracia. Su decisión no debía de ser tan disparatada: hoy ya regenta tres locales en este barrio condal. «Por entonces había muy pocas tiendas a granel en Barcelona, y las que había no respondían a esta filosofía».

En estas tiendas puedes encontrar, por ejemplo, más de 17 variedades de alubias distintas y oler las especias

«Lo que queríamos era cambiar el concepto de compra: que fuera más responsable. No tan estandarizado como en el supermercado, donde llegas con una lista de tres cosas y vuelves con quince», explica Sara.

Términos como ‘ecología’, ‘consumo responsable’, ‘kilómetro cero’, ‘reducción de residuos’… van habitualmente de la mano de las tiendas a granel, que han experimentado un incuestionable boom en los últimos años. Al peso se ha vendido toda la vida, pero el nuevo concepto da un paso más allá frente al ultramarinos tradicional.

estilo de vida, compras a granel, comida al peso, xlsemanalEn esta tienda de San Sebastián, Granel, no utilizan envases de plástico: las bolsas son de fécula de patata y los recipientes donde se muestran los alimentos, aunque parecen de plástico, son en realidad de fécula de maíz

La cercanía con el cliente y con el proveedor es también un aspecto importante. Sara pone el ejemplo de Mikel, la persona que les elabora el chocolate. «Es un desastre sirviendo -dice entre risas- porque te lo entrega cuando le da la gana, pero te hace un chocolate personalizado como tú se lo pidas: con sal, con pimienta… Muchos clientes me envían un WhatsApp para preguntarme cuándo vendrá y me dicen que les reserve tantas tabletas. Esto no pasa en el supermercado». Desde luego que no.

Saber qué comemos

También Javier Benzo y Juan González, dos amigos de toda la vida que en febrero de 2015 abrieron la tienda Granel Madrid, hablan de la importancia de conocer al proveedor. «Muchas de nuestras legumbres, por ejemplo, las cultiva un amigo de León. Además de la variedad -hemos llegado a tener 17 tipos de alubias-, es una maravilla tener un producto que conoces bien porque sabes cómo trabaja el productor», cuenta Javier. O la quinoa, que proviene de Castellón y no de Perú o Bolivia.

estilo de vida, compras a granel, comida al peso, xlsemanal

En Madrid: «Al principio creíamos que solo entraría en nuestra tienda gente vegetariana o ecologista, pero entra mucha gente mayor», comentan Javier Benzo y Juan González, dueños de Granel Madrid

Juan explica cómo se decidieron a abrir la tienda. «Yo soy vegetariano, y en su momento me costaba encontrar muchos productos específicos o eran muy caros… Además, siempre pensamos que un local de este tipo podría funcionar muy bien en Madrid».

Al peso se ha vendido toda la vida, pero estos establecimientos dan un paso más allá: ofrecen cercanía con el cliente y con el proveedor

Y continúa diciendo: «Al principio creíamos que iba a entrar más gente preocupada por el tema ecológico o por las dietas vegetarianas. Pero nos ha sorprendido de la cantidad de gente mayor que entra. O chavales jóvenes que están empezando a cocinar en casa y quieren probar cosas…».

estilo de vida, compras a granel, comida al peso, xlsemanal (5) copia copia

Una experiencia distinta al súper: el objetivo de estos establecimientos es cambiar el concepto mismo de la compra, hacerla más responsable que en el supermercado

La clave, explican, es la variedad: en ningún supermercado encontraremos quince tipos de harina distintos, como tienen ellos. Y también el hecho de comprar exactamente la cantidad que necesitas. Aunque hay muchos otros motivos: «Cada vez más gente intenta comprar en las tiendas del barrio. Además, puedes ver la alubia o el arroz, oler las especias. Todo esto no te lo da el producto envasado».

Comprar con conciencia

El modelo de negocio que abrieron Eva y Conchi Rico en San Sebastián, en 2015, es algo distinto: es una franquicia, Granel, que tiene la central en Barcelona y tiendas en varias localidades de Cataluña, además de en Oviedo, Bilbao, Valencia, Menorca… «Veníamos de un mundo distinto profesionalmente, pero siempre habíamos tenido la idea de consumir lo más sano posible», cuenta Eva. Además, el empaquetado convencional implica un desperdicio de plástico y otros materiales que es fácilmente evitable con la compra a granel.

estilo de vida, compras a granel, comida al peso, xlsemanal

En Barcelona: «Muchos me decían que estaba loca por abrir una tienda a granel», cuenta Sara Ingelmo, dueña de Gra de Gràcia. Han pasado cinco años y su apuesta fue un éxito. Ya cuenta con tres establecimientos

«Mucha gente viene de casa con sus propios recipientes y los rellena», explican. Además, en su tienda -como en muchas otras a granel- no usan envases de plástico. las bolsas son de fécula de patata y los recipientes, que parecen de plástico, son en realidad de fécula de maíz. «La gente está cada vez más concienciada», comenta Conchi. Se trata de cuidarse a uno mismo y el medioambiente. De reducir residuos no biodegradables y de comprar exactamente lo que necesitamos. De descubrir productos nuevos. Motivos no faltan.