La idea de que los coches movidos por gas son los antiguos taxis con sus bombonas de butano en el maletero es algo del pasado. El gas natural (GNC) es una alternativa aún más barata que los coches eléctricos. Por Juan Torres

El gas que se emplea en los vehículos es GNC, gas natural (metano) como el que usamos en casa, se comprime para poder ser almacenado en unos depósitos especiales dentro del coche. Son los denominados ‘bifuel’, vehículos que mantienen el motor de gasolina con ligeras modificaciones para funcionar con los dos combustibles. Conservan el depósito de gasolina, al que se añade otro para el gas, normalmente situado bajo el fondo del maletero, con lo que la autonomía aumenta notablemente y, si sumamos la de los dos combustibles, se pueden superar los 1300 kilómetros.

El gas produce menos residuos, con lo que el motor funciona mejor y se alarga su vida útil

Debido a la necesidad de estos depósitos especiales de alta resistencia, la mayoría de los vehículos que funcionan con GNC ya viene con la transformación de fábrica, como el caso de los comercializados por las marcas SEAT, Audi y Skoda. Un vehículo bifuel GNC no necesita ninguna atención especial para su conducción. Siempre empieza a funcionar con gas y, cuando se acaba, pasa automáticamente a gasolina, con una transición entre uno y otro combustible inapreciable por el conductor, tan solo un testigo en el ordenador de viaje avisa de que deja de funcionar con gas para hacerlo con gasolina. El gas produce menos residuos, con lo que el motor funciona mejor y se alarga su vida útil, que puede llegar a duplicarse si funciona mayoritariamente con gas. Incluso el funcionamiento con este es algo más suave y silencioso que con gasolina, sin perder potencia ni prestaciones.

Económico y con etiqueta ECO

El GNC se vende en kilogramos y el precio del kilo no llega al euro. Un vehículo de categoría media, como un SEAT León TGI de 110 CV movido por gasolina y GNC, consume unos cuatro kilogramos de GNC a los 100 kilómetros.

estilo, motor, coches, ecologicos, gas, xlsemanal

Seat León  TGI: SEAT ofrece versiones con GNC en casi todos los modelos de su gama

Esto supone poco menos de cuatro euros, frente a los casi ocho que necesitaría para cubrir esa misma distancia con gasolina. Un kilo de gas natural comprimido proporciona la misma energía que 2 litros de GLP (gas licuado del petróleo), 1,5 litros de gasolina y 1,3 litros de gasóleo.

estilo, motor, coches, ecologicos, gas, xlsemanal (1)

Skoda Octavia G-Tec: la mayor autonomía y bajas emisiones son dos ventajas claras de los vehículos movidos por gas natural

Los vehículos bifuel movidos con GNC emiten de media un 25 por ciento menos de dióxido de carbono y un 87 por ciento menos de óxidos de nitrógeno y partículas, por lo que cuentan con la etiqueta ECO de la DGT. Esto supone que pueden circular incluso en el escenario más restrictivo de limitación al tráfico, alternando las matrículas pares e impares. Tienen una reducción de hasta el 50 por ciento en las tarifas de aparcamiento regulado en la mayoría de las ciudades y en algunos casos, como en Cataluña, también tienen rebaja en los peajes titularidad de la Generalitat y acceso al carril VAO.

estilo, motor, coches, ecologicos, gas, xlsemanal

Audi A5 Sportback G-tron: el lujo y las prestaciones no están reñidos con el gas natural como combustible

El precio de compra de este tipo de vehículos es unos 1000 euros superior que el de la versión gasolina de potencia equivalente, una diferencia que se amortiza con bastante facilidad. Para los más preocupados por la seguridad, el GNC es muy volátil, se disipa rápidamente en un entorno abierto y su temperatura de ignición es de unos 600 grados centígrados, frente a los 315 grados de la gasolina.

REPOSTAJE SIN RIESGOS

Cada vez más ‘gasineras’

Según Gasnam, la Asociación Ibérica de Gas Natural para la Movilidad, en la actualidad contamos en España con 55 estaciones de servicio para repostar gas natural y con otras 10 en Portugal. Sin embargo, está a punto de aprobarse una nueva directiva europea que exige que debe haber, como mínimo, una ‘gasinera’ por cada 150 kilómetros para recargar GNC.

Manual básico

El repostaje con gas se realiza de manera muy parecida al de gasolina, pero en el caso del GNC la manguera se acopla herméticamente a la boca de llenado del coche para evitar fugas. La toma de gas del coche es la de menor diámetro, ya que la tradicional de mayor tamaño es la de la gasolina.