Galletas de chocolate y avellanas

¿Te apetecen unas deliciosas galletas de chocolate con avellanas? Prepáralas tú mismo con la receta de Martín Berasategui en cuatro fáciles pasos / Fotos: José Luis López de Zubiría

Ingredientes

Para las galletas

  • 250 g de mantequilla
  • 120 g de azúcar
  • 40 g de yemas de huevo
  • 250 g de harina
  • 12 g de levadura en polvo
  • 200 g de chocolate negro picado
  • 100 g de avellana tostada picada

Para la mermelada

  • 1 Kg. de ciruelas en limpio
  • 750g de azúcar
  • 35g de zumo de limón
  • 1 vaina de vainilla

PASO A PASO

1. Para las galletas, poner el horno 180 C., juntar la harina tamizada junto a la levadura y mezclar bien. Mezclar la mantequilla y el azúcar a mano. Agregar las yemas y mezclar de nuevo.

Ir añadiendo la harina con la levadura. Añadir el chocolate y las avellanas. Reposar la masa 2 horas en el frigorífico.

2. Dar forma redonda a la masa, chafándola un poco. Colocar sobre una bandeja de horno cubierta de papel sulfurizado. Hornear durante 15 minutos.

3. Para la mermelada, colocar todas las ciruelas con el azúcar, la vaina de vainilla y el zumo del limón.
Colocar un papel sulfurizado encima y dejar reposar 1 hora.

Llevar a ebullición y moviéndolo en todo momento, bajar fuego y seguir moviendo sin parar.
Cuando se coja un poco del líquido y en un plato frío quede gelificado será el punto correcto. Más menos 1 hora y media. Dejar enfriar y meter en botes de cristal esterilizados.

4. Servir las galletas de chocolate y avellanas acompañadas de la mermelada de ciruelas y vainilla.

Mis trucos

Asegúrese de que el utensilio con el que corte las galletas esté bien afilado, los bordes aplastados inhiben la expansión y crecen al hornearse.


El vino

Cepa 21 2008_silueta copia

Cepa 21 2008. Es, sin duda, el buque insignia de la bodega de la familia Moro en su intención de elaborar un vino diferente en la Ribera del Duero, un vino de ‘pura cepa’ y acorde con las tendencias del siglo XXI. Con utilización solo de tinta fina y envejecido 14 meses en barricas nuevas de roble francés y americano, este tinto es intenso y complejo en nariz, donde destaca la fruta negra confitada, mientras que en boca es amplio, opulento y bien estructurado, con redondeados y golosos taninos. Todavía seguirá mejorando en botella, aunque ya está en un buen momento para su consumo y apreciar sus nuevas sensaciones organolépticas. Precio aproximado: 18 euros. Juan Luis Recio