Ingredientes. 160 g de nata líquida, 160 g de leche de coco, 120 g de chocolate blanco, 80 g de yemas de huevo, 1 lima y 1 manzana verde.

Elaboración. se ponen en una cacerola a fuego medio la nata líquida y la leche de coco y se lleva la mezcla a ebullición hasta que hierva. Una vez que haya hervido la mezcla, y todavía muy caliente, se vierte en un bol en el que se habrá depositado previamente el chocolate blanco. Se puede optar por emplear unas pastillas pequeñas ya precortadas o por una tableta tradicional que se troceará a conciencia para que el chocolate se deshaga con facilidad. Con la ayuda de unas varillas se bate enérgicamente la mezcla hasta que quede homogénea. A continuación se añaden al bol las yemas de huevo y se vuelve a batir intensamente el conjunto. Se coloca la mezcla dentro de unas pequeñas cocottes y se cocinan en el horno, previamente precalentado a 85 grados centígrados, durante 45 minutos.

Acabado y presentación. una vez transcurridos los tres cuartos de hora de rigor, se sacan las cocottes del horno y se dejan que se entibien un poco. Cuando lo estén, se meten unas 3 horas en la nevera para que las natillas acaben de coger la textura deseada. Entretanto se cortan unos bastones finos de manzana, que se colocarán por encima de las natillas cuando estén frías. Este proceso debe hacerse justo antes de servir para evitar que la manzana se oxide y oscurezca. Se ralla la lima por encima y se sirve. Se decora con unas hojas de menta fresca o cualquier otra hierba que sea de nuestro gusto.

Paso a paso

1. Se cuecen la nata y la leche de coco y, cuando hiervan, se añaden al chocolate.

2. Se bate enérgicamente la mezcla y se agregan las yemas de huevo.

3. Se echa la mezcla en cocottes y se hornean 45 minutos a 85 grados.

4. Se cortan unos bastones de manzana y se ralla lima sobre las cocottes.