Una receta veraniega simplemente irresistible

INGREDIENTES. medio kilo de cebolleta picada, medio kilo de bacalao desmigado y desalado, medio litro de nata líquida, 7 hojas de gelatina, 10 g de ajo laminado, 1 guindilla cayena y 150 g de aceite de oliva virgen.
Para el aceite verde, 15 g de hojas de perejil y 180 g de aceite de oliva virgen extra.
Para el acabado, 1 rebanada de pan de centeno cortada al bies, aceite verde y perifollo.

ELABORACIÓN. para la brandada, en una cazuela se calienta el aceite de oliva con el ajo laminado y la guindilla. Cuando el ajo empiece a dorarse se añade la cebolleta picada y se rehoga sin que coja color. En ese punto se sube la intensidad del fuego y se añade el bacalao (en el caso de que soltara mucho agua, escurrir en un colador).
Una vez cocinado el bacalao, se vierte la nata líquida y se deja hervir el conjunto durante 5 minutos. Pasado ese tiempo se incorporan las hojas de gelatina previamente hidratadas en agua. Se pasa la mezcla por la túrmix a velocidad máxima, se coloca en una bandeja y se deja enfriar.
Para el aceite verde, se tritura en una túrmix el aceite y las hojas de perejil, se pasa por un colador y se reserva.

ACABADO Y PRESENTACIÓN. se tuestan las rebanadas de pan, se coloca encima de cada una un poco de brandada, se vierte encima una pizca de aceite verde y se termina con el perifollo.

TRUCO. La brandada es mejor comerla tibia, tirando a fría. La combinación del pan de centeno con la cremosidad de la brandada es espectacular.

PASO A PASO
1. Se rehogan los ajos y la guindilla en el aceite y se añade el bacalao.


2. Se vierte la nata y se cuece todo 5 minutos.


3. Se incorpora la gelatina, se pasa por la túrmix y se deja enfriar.


4. se tritura el aceite con el perejil. Se cuela.