¿Es más feliz quien vive cerca del mar?

Justo al final del verano, cuando el calendario exige que nos despidamos de la costa, quisiera rendirle un homenaje al mar, porque su presencia en nuestras vidas prevalece sobre todos los demás factores de la felicidad. Es lo que afirma el think tank New Economics Foundation (NEF) y ahora lo ha corroborado la London School of Economics. somos más felices con mar que sin mar. De las localidades que encabezan las listas que miden el nivel de bienestar en Gran Bretaña, todas son islas. Estas clasificaciones indican un nivel de bienestar superior a la media en Escocia, Irlanda del Norte y el suroeste de Inglaterra, y un bienestar por debajo de la media tanto en las afueras como en el centro de Londres.

La meta de la NEF es mejorar la calidad de vida mediante la divulgación de soluciones innovadoras. Este propósito la ha llevado a analizar las tasas de felicidad y de bienestar a partir de datos subjetivos, que ha combinado con los datos convencionales compilados para su Encuesta de Población Anual. Para analizar de manera distanciada el nivel de bienestar, no preguntaron a los entrevistados dónde les gustaría vivir. Decidieron medir la tasa de felicidad a partir de preguntas sobre el bienestar subjetivo. Preguntaron. ¿cuál es su nivel de satisfacción cuando piensa en su vida?, ¿cuál fue su grado de felicidad ayer?, ¿cuál fue su nivel de ansiedad ayer?, ¿hasta qué punto siente usted que las cosas que hace en su vida valen la pena?

Este tipo de preguntas permitieron a la NEF medir el bienestar de la gente que vive en las zonas rurales y en las zonas urbanas sin tener en cuenta las preferencias individuales. La impresión general nos llevaría a pensar que se vive mejor en Londres que en una isla perdida en medio del mar, pero los resultados hallaron los niveles de bienestar más altos entre los isleños, mientras los niveles de bienestar más bajos se encontraron en Londres y, a continuación, Luton, Reading y los valles de Merthyr Tydfil y Blaenau Gwent. La vida rural y, sobre todo, marítima tiene ventajas que obviamente hemos descuidado.

Los resultados no se veían modificados por las cuestiones de riqueza, ya que el área de menor felicidad Londres es la más rica del país. En el Reino Unido, según la NEF, solo un 31 por ciento en la variación del nivel bienestar puede explicarse por la privación o la pobreza. Quizá otros factores, como la densidad de población el valle de Merthyr Tydfil cuenta con 442 habitantes por kilómetro cuadrado, sí podrían alterar el nivel de bienestar, pero esos factores emanan de la percepción subjetiva y no se tuvieron en cuenta. A la vista está, los resultados rindieron claramente un homenaje al mar. Las islas de Escocia Eilean Siar, la isla de Orkney, la isla de Shetland, la isla de Anglesey, Aberdeenshire y Flintshire, la isla de Wight, Dumfries y Galloway, una zona pionera en la promoción del bienestar encabezan todas las listas de felicidad.

Los académicos y la sociedad civil piden desde hace años a los gobiernos que midan el progreso de manera diferente. Más del 80 por ciento de la población piensa que el Ejecutivo debería tener como objetivo principal lograr una mayor felicidad de sus ciudadanos en lugar de una mayor fortuna . Los estadistas y la clase política se han centrado en los indicadores que consideran objetivos el PIB, la esperanza de vida, la educación sin tener en cuenta la percepción de los ciudadanos, que consideran subjetiva. Quizá por eso la población se sienta, hoy más que nunca, aturdida por esa falta de observación.

Entretanto permítanme ser malo por una vez, terminando esta reflexión con unas preguntas. ¿cuáles son los factores que incitan a algunas regiones de Europa a reclamar la independencia? ¿Y cuáles son los más inductivos. un elevado nivel de bienestar económico o la presencia pura del mar?